Call of Duty 4, una película bélica

Medal of Honor ha tenido problemas en cuanto a que parece que no ha sabido renovar sus conceptos jugables ni su nivel de calidad a lo largo de la saga, mientras que su rival, Call of Duty se decide a abandonar la ambientación en la Segunda Guerra Mundial para meternos de lleno en un conflicto bélico ficticio convirtiéndose en el mejor videojuego de la serie. Desgraciadamente también tiene el dudoso orgullo de ser el más corto. Si os parece lo analizamos a fondo…

Call of Duty 4En Infinity Ward, no sólo se han decidido a poner en la pantalla de nuestra máquina un FPS que explota todas las posibilidades que se os puedan ocurrir. También han roto con la ambientación y ahora la acción tiene lugar en el momento actual, entre Oriente Medio, Rusia, Ucrania y Azerbaiyán y coge como excusa una lucha sin tregua frente a una organización terrorista. Fiel a la tradición, Call of Duty 4 ofrece dos puntos de vista a la acción: los agentes de las fuerzas especiales inglesas están presentes en la Europa del Este y forman comandos mientras que en la orilla del Mar Rojo la marina americana se encarga de realizar operaciones de gran envergadura. Al contrario que en anteriores entregas no tenemos que “chuparnos” una campaña completa sino que iremos alternando por diferentes puntos. Esto añade al juego un mayor dinamismo.

Call of Duty 4Pero el punto fuerte de un shooter como Call of Duty 4 radica en su capacidad para abrumarnos con su despliegue gráfico. En este caso parece que el hecho de que hayan liberado a las mentes de Infinity Ward del periodo histórico comprendido entre 1939 y 1949 ha tenido consecuencias de lo más interesantes. Ahora es posible enviar al jugador en medio de una explosión nuclear, aunque no le irá bien para las retinas. Un infierno en medio de las estepas de Europa del este en el que nos sentiremos totalmente inmersos. Jugablemente, en el bando de la SAS participaremos en pequeñas operaciones, apoyados por helicópteros de combate. La calidad en el guión del juego y sus variantes, aunque ya vistas en alguna ocasión, no dejarán de sorprendernos. Será necesario seguir siendo invisible y eliminar a los grupos de enemigos coordinándose con nuestro compañero, sin que nadie haya tenido tiempo de hacer un mínimo movimiento. Basta con rehacer la misión para ver hasta qué punto es intervencionista, pero ante tal trabajo, no tenemos que preocuparnos. Debe ser el precio del espectáculo. En las misiones con los marines nos encontramos con un ambiente de insurrección muy inspirado en Black Hawk Down, cambiando radicalmente de registro durante la travesía de callejuelas devastadas por los tanques o el asalto a una cadena de televisión. Sería aburrido, inútil e incluso perjudicial contar la cantidad de situaciones que os esperan en el juego durante el modo campaña.

Call of Duty 4Por primera vez no es necesario vaciar todo un cargador para acabar con un enemigo, el ritmo de juego es perfecto y por momentos nos hemos creído dentro de una batalla. La inteligencia artificial de los enemigos está bien ajustada, son totalmente capaces. La física del juego es perfecta y reacciona con total exactitud ante choques e impactos. El detalle visual alcanzado es de gran nivel, destacando las grandes explosiones tal y como corresponde a un videojuego bélico.

Call of Duty 4Muy lineal y concebido para un público amplio, Call of Duty 4 no representará un gran desafío para los jugadores más avezados, que tendrán que conformarse con presenciar el espectáculo. Cada una de las armas disponibles tienen sus puntos fuertes y débiles, viéndonos obligados a pasar de un arma pesada a una más ligera en función de la situación que tengamos que afrontar. Ponerse a cubierto no será una garantía de supervivencia, la física administra la resistencia de las superficies, la madera o la chapa sólo os protegerán un tiempo de los tiros. Y aunque el título siga siendo lineal, no es un “corre pasillos”, gozamos de suficiente libertad como para buscar nuestras acciones heroicas en plan Rambo. Una ilusión eficaz que evita la sensación de tener un desarrollo escrito previamente.

Call of Duty 4Frenético, al borde de la locura, se podrían poner todo tipo de adjetivos a este nuevo capítulo de la serie. Sin embargo, tenemos la sensación de estar dentro de una película más que otra cosa. Aún así no todo es bueno en Call of Duty 4, lo primero es su escasa duración: 5 horas de juego son pocas en los tiempos que corren. Aunque la animación de los personajes es maravillosa el motor de Call od Duty 4 tiene sus fallos. Objetos cubiertos con aliasing y algunas texturas terriblemente dolorosas.

Call of Duty 4 merece otra oportunidad en el modo multijugador. Utilizando modos de juego clásicos nos hemos encontrado con algún que otro hallazgo que lo convierte en el “must” de los próximos meses. La posibilidad de customizar a nuestro personaje y darle nuevas habilidades es importante. En definitiva, el modo online compensa de sobra la brevedad del modo para un solo jugador.

Gráficos: 80/100
A pesar de la excelencia de las animaciones y los efectos especiales, Call of Duty 4 deja un mal sabor de boca cuando vemos alguna que otra textura. El desarrollo de Infinity Ward nos ha dejado destemplados.

Sonido: 90/100
Excelentes temas musicales acompañan unos efectos de sonido impresionantes y un doblaje interesante. El fallo es que a veces los diálogos se superponen sin venir a cuento.

Jugabilidad: 85/100
Fiel a si mismo, Call of Duty 4 es accesible y se presenta como una sucesión de misiones dignas de un gran cineasta. Podría haberse prescindido de alguna que otra fase torpona.

Duración: 50/100
Sólo cinco horas es poco, eso sí, la belleza de la campaña hace que merezca la pena jugarla. Lo demás es frustrante, nuestro consejo es que juguéis en el mayor nivel de dificultad posible. El multijugador recupera el potencial del juego.

Valoración General: 80/100
Un FPS guionizado como si se tratara de una gran película. Los jugadores deberán escapar del argumento a base de intentar realizar acciones en solitarios. De todas formas estamos ante el mejor videojuego de la serie, que ha hecho bien en dejar de lado la temática Segunda Guerra Mundial en la que se había encasillado. La nueva generación de consolas no está aportando mucho a los aficionados de FPS tácticos o realistas pero hará las delicias de los amantes de grandes shows. El conjunto funciona con defectos, con una física ligeramente decepcionante y con una duración que da que pensar. ¿De verdad es una apuesta casi en exclusiva por el modo online? Pues que nos devuelvan la mitad de nuestro dinero.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...