Battletoads, uno de los videojuegos más difíciles EVER

Allá por el año 1991, Nintendo necesitaba algo para la NES que pudiera competir con las Tortugas Ninja, que por aquella época eran muy famosas por las series de televisión, las películas y, en menor medida, los videojuegos. Aún siendo su campo de menor relevancia, las Tortugas ninjas o TMNT (Teenage Mutant Ninja Turtles) arrasaban en ventas.

Por esta razón Rare creo Battletoads, a simple vista un plagio descarado, con ranas en lugar de tortugas pero con razones igual de válidas para golpear cosas en un avance lateral en dos dimensiones. Sin embargo, pese a dar muestras de ser un importante plagio, el juego fue aclamado por la crítica por su genial jugabilidad. A la vez que le llovía la misma cantidad de críticas por su desmesurada y traicionera dificultad.

Yo en su momento llegue a pensar que había fallos de programación por todos lados, como en aquel juego para el que los programadores no hicieron final. Pero no, seguramente en Rare eran conscientes de lo que hacían. Para empezar, en el juego contabamos con 3 continuaciones, sin passwords para ir avanzando niveles si moríamos y, por supuesto, sin guardar partida, eran tiempos de NES y Master System.

Además de estas fantásticas dificultades, en Rare decidieron que en el modo cooperativo debería haber fuego amigo, haciéndolo aún más divertido todo, no solo había que tener cuidado de los enemigos sino también de donde estaba golpeando nuestro querido Jugador 2. Y a diferencia de otros videojuegos de la época, contar con otro jugador no otorgaba más vidas o continuaciones, con lo cual es prácticamente seguro que el Modo Difícil de ese juega era sencillamente jugar acompañado de alguien.

Cabe destacar en especial la parte en la que íbamos montados en una especie de moto voladora en un nivel en el que debíamos esquivar y saltar obstáculos que aparecían a un escaso segundo o dos ante nuestras narices a una velocidad demasiado rápida como para poder disfrutar de ella, básicamente era un nivel destinado a provocar infartos y la ira infinita de aquel que lo jugase. Era básicamente así:

Una auténtica genialidad para uno de los videojuegos más emblemáticos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...