Avanor, un clon poco original de Rouge

Conozcamos un poco más acerca de Rouge, ya que, a través de este juego, nos podremos familiarizar totalmente con Avanor: Rouge popularizó, allá por el año 1980, los juegos de ordenador, denominados “dungeon crawlers”. Este juego fue un favorito en los sistemas Unix de las universidades estadounidenses en la primera parte de la década de los 80s. Su influencia fue tal, que los clones derivativos de este juego son llamados, hasta el día de hoy “rouge-likes”. Entre algunos de los más notables rouge-likes tenemos a Moria, Angband y ADOM. Este género influenció, años después a muchos otros juegos de aventura como, por ejemplo, la saga de Diablo.

Estamos viviendo una época de confusión y de amnesia. Lo que nos hubiera dado vergüenza hace 20 años atrás, ahora lo amamos con toda nuestra alma, como si de un viejo amigo se tratase. Ahora, todos dicen que jugaban Mario, que escuchaban New Order, y que veían Transformers. La naturaleza cíclica de la moda no hace más que agravar este efecto, ya que nos da la certeza que, dentro de algunos años, esta fiebre retro se irá, y que dentro de algunos más, regresará con aún más fuerza, a atormentar la existencia de quienes queremos colocarnos por encima de caminos ya recorridos.

Foto: Feld-, Wald- und Wiesenadmin

La nostalgia es una cosa peligrosa. Es cierto: hay mucho que rescatar de décadas pasadas, en varios sentidos, desde música hasta ciertas modas, pasando por películas, corrientes intelectuales, etc. Pero hay muchas otras cosas que simplemente fueron errores en su contexto, como el Power Glove de Nintendo, Los Picapiedra Kids, La Mochila con Parlantes, Huey Lewis & the News, entre muchísimas más. Por otro lado, hay otros aspectos característicos de los ochenta que, en su momento, fueron revolucionarios, pero hoy en día son, sin lugar a dudas, más que irrelevantes.

Generalmente, esto último se da con los adelantos tecnológicos, definitivamente innovadores para su época, pero que evidentemente han sido superados con el paso del tiempo. Este fenómeno también se observa en la industria de los videojuegos, y de qué manera, especialmente con los juegos gratis en Internet. En este caso, nos ocupa uno de los ejemplos más resaltantes de modos de juego que, simplemente, no tienen por qué regresar a aterrorizarnos de nuevo: Hablamos de Avanor, un clon poco o nada original del obsoleto clásico Rouge de 1980.


Conozcamos un poco más acerca de Rouge, ya que, a través de este juego, nos podremos familiarizar totalmente con Avanor: Rouge popularizó, allá por el año 1980, los juegos de ordenador, denominados “dungeon crawlers”. Este juego fue un favorito en los sistemas Unix de las universidades estadounidenses en la primera parte de la década de los 80s. Su influencia fue tal, que los clones derivativos de este juego son llamados, hasta el día de hoy “rouge-likes”. Entre algunos de los más notables rouge-likes tenemos a Moria, Angband y ADOM. Este género influenció, años después a muchos otros juegos de aventura como, por ejemplo, la saga de Diablo.

Foto: Feld-, Wald- und Wiesenadmin

En Rouge, tienes que asumir el típico y clásico papel del “aventurero” de los primeros juegos de rol de fantasía. El juego empieza en el nivel más alto de un calabozo sin mapa, el cual está lleno de una gran variedad de monstruos, y un tesoro. La finalidad del juego era pelear contra los monstruos hasta llegar al fondo del calabozo, recobrar el amuleto de Yendor, y regresar a la superficie. No podrás regresar a niveles más altos, si es que aún no has recuperado el Amuleto. Los monstruos de los niveles inferiores se volverán progresivamente más peligrosos…Rara vez se ha sabido de un aventurero que llegue a ver de nuevo la luz del día.

En el juego original, todos los aspectos del calabozo, incluyendo el personaje del aventurero y los monstruos, estaban representados por letras y símbolos; este estilo gráfico, hoy en día, se denomina arte ASCII. Los monstruos eran representados por letras mayúsculas (por ejemplo, Z para zombie); por lo tanto, había 26 tipos diferentes de monstruos. Cada nivel de calabozo tenía un grid de 3 cuartos por 3 cuartos, o en todo caso, callejones sin salida en lugar de cuartos. Los niveles más avanzados incluyen laberintos, en lugar de cuartos. A diferencia de la mayoría de juegos de aventura de la época, el diseño de los calabozos y la posición de los objetos dentro de éstos, era generado aleatoriamente. Cada vez que Rouge era jugado, la exploración se volvía igualmente riesgosa y sorpresiva. El juego cuento con una amplia variedad de pociones, manuscritos, varas mágicas, armas, armadura, y comida, brindándote así muchas posibilidades de ganar, pero también de perecer en el intento. Los gráficos de Rouge son, obviamente, arcaicos para los estándares modernos, aunque las estrategias requeridas para dominar el juego podían a llegar a ser bastante avanzadas. El juego no tenía música ni efectos de sonido.

Esos es, básicamente, todo lo que necesitas saber sobre Avanor, perdón, Rouge. Sinceramente, creo que estoy siendo injusto con Avanor. Es cierto que es un clon poco original y totalmente derivativo del Rouge original, pero, por otro lado, ofrece ciertas características que lo separan un poco de aquel juego. La historia es diferente, la premisa y el modo de juego difieren un poco, puedes escoger entre varias clases de jugador, hay villas donde puedes comprar artículos y armas, entre otros cambios más.

Pero la verdad del asunto es que todo esto no importa. Preguntémonos: ¿Es realmente necesario tener otro clon más de Rouge a nuestra disposición? Se puede argumentar que, realmente, no es necesario crear, descargar, ni comprar ningún juego, pero ese no es el punto. Sinceramente, no veo razón por la cual alguien sienta tanta nostalgia por determinado juego, que se sienta impulsado a programar una copia exacta del original, imitando, inclusive, su prehistórica interfaz. Si los creadores de Rouge hubieran tenido a su disposición, en 1980, las herramientas para programar juegos que hoy están a la mano de todos, ¿habrían querido recurrir a las técnicas empleadas para programar el juego en aquella época? Apuesto a que no. Porque si fuera así, significaría que el encanto de Rouge proviene de sus limitaciones, en vez de su envolvente modo de juego. La manera en la que Rouge se desarrolla puede ser adaptada de una forma moderna y novedosa; es más, ya ha sido adaptada de esta manera. Basta con recordar la legendaria saga de Diablo, claramente inspirada en este juego.

El caso de Avanor es distinto. Creo que esto es crear nostalgia sin contenido alguno. ¿Qué me puede interesar un juego si mi personaje es un @? “¡Oh no, @, corre que los monstruos te van a comer!” Sí, ya sé que puedes escoger la clase, el sexo y el nombre de tu @ (el cual, al parecer, no es muy religioso que digamos). Perno no me digan que uno puede llegar a compenetrarse verdaderamente con un mundo hecho de arte ASCII primitivo, y mecánicas antediluvianas de juego. Lo mejor que puede hacer, en este caso, es leer sobre Rouge en algún libro de historia, y pasar por alto Avanor.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...