Análisis: Ultimate Band

Ultimate Band

Título: Ultimate Band
Género: Musical
Plataforma: Nintendo DS (analizado), Wii
Desarrollador: Fall Line Studio
Editor / Distribuidor: Disney Interactive / Disney Interactive
Idioma: Castellano
Precio: 39,95€
Fecha de lanzamiento: 2 Marzo 2009
Clasificación: Mayores de 3 años

Disney es una compañía que en los últimos años se ha hecho un amplio hueco en el mundo de la música. La mayoría de sus grandes actores son cantantes y no es raro encontrarnos con videojuegos donde sus canciones se tornan protagonistas. Pero parece ser que la factoría también quiere llegar a otro público, un sector donde las caras conocidas de su casa no aseguran las ventas. Para ello ha dado forma a Ultimate Band, un simulador musical disponible en Wii y Nintendo DS. En éste análisis nos vamos a centrar en la versión aparecida en la consola de doble pantalla.

Eres un músico especializado en tocar canciones con múltiples instrumentos. Los fans te adoran, pero ha llegado la hora de salir del nido e ir a las ligas mayores. Para ello te desplazas hasta Rockopolis, la capital del Rock´n´ Roll. Tu misión es encandilar al público del lugar y convertirte en una de esas estrellas que brillan durante décadas.

JUGABILIDAD

El modo principal de Ultimate Band es muy sencillo, tanto que puede llegar a cansar. Nos situamos en Rockopolis, ciudad plagada de garitos a los que ir para tocar música. Estos se irán desbloqueando progresivamente. Cuando reunamos la cantidad de fans necesarios en un bar, se abrirá el siguiente y podremos seguir expandiendo nuestra fama. Si queremos volver a un local ya dominado podremos hacerlo para aumentar la cantidad de fans, lo cual nunca está de más. Que más o menos personas se conviertan en nuestros fans depende de dos cosas: de lo bien que lo hagamos a la hora de tocar la canción, y de que toquemos lo que les apetece.

Ultimate Band

Para saber qué les apetece sólo habrá que hablar con el público al entrar en el local. Nos dejarán consejos sobre las canciones que quieren oír y los instrumentos que más les gustan. Si les complacemos, voilá!, acabaremos con los requisitos del local en mucho menos tiempo. En cuanto a enamorarles por cómo tocamos, la cosa es sencilla, sobre todo porque antes de comenzar una canción podemos definir el nivel de dificultad (entre tres distintos).

El sistema de juego varía para cada instrumento, pero en general son bastante parecidos. El bajo y la guitarra solista parten de una mecánica muy parecida: tocar las cuerdas y las notas en el momento clave y en el lugar adecuado. Para ello tenemos que tocar con el stylus y, si la nota lo requiere, pulsar alguna de las direcciones de la cruceta (o alguno de los botones de la consola si somos zurdos). La guitarra rítmica no nos incita a tocar una nota o cuerda específica, sino que requiere rasgar todas las cuerdas de lado a lado. En algunos casos también es necesario pulsar direcciones de la cruceta. En último lugar, la batería hace gala de un sistema muy parecido al de Elite Beat Agents (a falta de muchos más títulos disponibles en Europa para hacer una comparación). Las notas van apareciendo de la parte superior y cayendo a los tambores, momento en el cual tendremos que pinchar en ellos.

No vamos a engañaros, el modo historia termina resultando aburrido y muy repetitivo. Se incorporan pocas novedades entre locales y poco a poco nos vamos cansando de tocar una y otra vez lo mimos temas. El único incentivo que habrá para seguir jugando será desbloquear canciones, pero no ayuda lo suficiente como para motivarnos.

Ultimate Band

Por suerte, tiene un cuidado modo multijugador con el cual pueden competir hasta un total de cuatro jugadores. No sólo eso, sino que existe la posibilidad de visitar el estudio de grabación para, repartiéndonos los instrumentos, tocar una canción y grabar nuestra actuación en la consola. Éste modo también está disponible para monojugador, con multitud de opciones que nos permiten crear unas grabaciones más que dignas. No llega al nivel de Jam Sessions, pero lo cierto es que los desarrolladores han cumplido.

GRÁFICOS

Poco se han esmerado los chicos de Fall Line Studio a la hora de diseñar el aspecto gráfico del producto. Si bien la simplicidad en las pantallas de juego está justificada, con un simple fondo y los iconos de notas cayendo por la imagen, en el resto de menús podrían haberse esforzado más. El mapa de la ciudad, la representación del escenario y del público, repiten constantemente los mismos modelos con variaciones minúsculas. El diseño de personajes es simpático, pero ninguno de los rostros que veremos a lo largo de la partida nos dirá nada. Así es complicado meterse en la historia y sentir el interés suficiente para seguir jugando después de las primeras canciones.

Ultimate Band

MÚSICA & SONIDO

Los efectos de sonido son funcionales, por decir algo, pero la representación de los instrumentos no está nada mal. Las canciones son de estilos variados, pero menos comerciales de lo que esperamos de una compañía como Disney. Si no te gustan los temas elegidos, el juego no conseguirá satisfacerte. En total hay 15 canciones, diez de ellas procedentes de Wii, y cinco exclusivas para ésta versión. Entre los temas inéditos encontramos “All Star” (Smash Mouth), “Call Me” (Blondie), y “Nine in the afternoon” (Panic! At the disco).

CONCLUSIÓN

Aunque la mecánica presentada para tocar los instrumentos cumple con su trabajo, nos esperábamos más de Disney. Con el poder de sus licencias y la mano que tienen en el mercado discográfico, deberían haber elegido una selección de canciones distinta y haberle dado más personalidad al producto. La historia es nula, los personajes no tienen carisma, y no hay incentivos de peso para jugar cuando nos hemos cansado de tocar los mismos temas una y otra vez.

Ultimate Band

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...