Análisis: The Orange Box, Portal

Portal

Título: Portal (The Orange Box)
Género: FPS – Puzzles
Plataforma: PC (analizado), PS3 y Xbox 360
Desarrollador: Valve
Distribuidor: EA
Idioma: Castellano
Precio recomendado: 39,95 Euros
Valoración: 8/10

Si el otro día intenté argumentar porque considero Half-Life 2 como uno de los mejores juegos que ha dado nunca la industria del videojuego, ahora es el turno para que os hable de otro juego que contiene la fabulosa caja naranja. Completamente alejado en forma de Half-Life 2, Portal es el mejor exponente de cómo lograr lo máximo con el mínimo de recursos. Valve logró implantar un concepto, que hasta entonces era propio del cine o la música, en el mundo de los juegos 3D, ya que Portal es un juego minimal por concepto y plasmación del mismo. Y quizás sea éste el término que mejor ayuda a definir un juego que mezcla las plataformas y los puzzles con la lógica y una sencilla jugabilidad.

Su línea argumental (si es que existe) se resume en unos experimentos que tienen lugar en diferentes fases, que a medida que avanzas se van complicando a pasos agigantados (la 18 y la 19 duros huesos de roer). En estas fases se te dan una serie de objetos, y a partir de un scanner rápido del escenario y de una familiarización con los mecanismos que pueblan estos escenarios, el jugador tendrá que llegar al final del recorrido. Se podría decir que su concepto es tan minimalista que en el transcurso del juego hay solo dos personajes: Chell (la mujer que controlamos) y una voz en off que actúa de narrador en los distintos niveles, y cuyos diálogos, con dosis de mala uva y ironía, sirven para amenizar el trayecto.

Portal es una mezcla de puzzles y laberintos donde el ingenio del jugador para superarlos se pondrá constantemente a prueba. Es precisamente en este factor en donde se sustenta la jugabilidad del juego. No es un juego de acción en el que haya un objetivo concreto y tengamos que aniquilar algunos enemigos para llegar a él. Sino todo  lo contrario, aquí nuestro enemigo será nuestra propia mente y los impedimentos diseñados para salir de la habitación de turno. Es una lucha de velocidad, habilidad y inteligencia, en dónde la lógica juega un papel clave.

 

Portal torreta

El juego cobra una nueva dimensionalidad cuando se nos permite utilizar el dispositivo de portales. Una especie de arma gravitatoria que permite establecer portales (de ahí el nombre del juego) entre dos puntos. Con esta opción el juego adquiere un nuevo sentido y sirve de apoyo para que nuestra inteligencia resuelva el circuito o puzzle expuesto.

Con este planteamiento tan arriesgado y poco convencional es normal que su plasmación no sea nada deslumbrante a nivel técnico. A pesar de ello, muestra unos gráficos aceptables, y unos diseños de escenarios asombrantes. El sonido tampoco es algo que destace, tan sólo los efectos de sonido podrían aportar cierta valoración. Sin embargo estos elementos son coherentes con la estructura y el concepto del juego,  y por lo tanto no juegan a su contra. Lo único que le resta puntos en su valoración es que se haga un poco corto por culpa de una propuesta tan adictiva, cuando a priori, parece lo contrario.

En definitiva Portal es un juego innovador en ciertos aspectos, con elementos de una gran originalidad, y con un diseño y concepto tan sencillos que dejan a uno perplejo al ver el resultado conseguido. Es un juego que supondrá un desafío constante a nuestra mente, y que igual que el Cubo de Rubik, puede acabar con la paciencia de muchos, para aquellos que no, afortunados por gozar de él.  

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...