Análisis: The House of the Dead: Overkill

Overkill

Título: The House of the Dead: Overkill
Género: Shooter
Plataforma: Wii
Desarrollador: Headstrong Games
Editor / Distribuidor: Sega / Sega
Idioma: Textos en castellano, voces en inglés
Precio: 49,95€
Fecha de lanzamiento: 13 Febrero 2009
Clasificación: Mayores de 18 años

Dicen por ahí que cuando una saga ha entrado en barrena la única solución de tirarla para delante es con una precuela. Y lo cierto es que la mayoría de franquicias de éxito han tirado de la carta de la precuela en un momento u otro. En algunos casos por necesidad, y en otros simplemente por hacerlo. En éste caso tenemos entre manos una de esas precuelas desarrolladas con el objetivo de salvar a la saga. Porque aunque The House of the Dead tenga gran popularidad (e incluso una película, de bajísima calidad, eso sí), lo cierto es que no se encuentra en su mejor momento. Salvo en Japón, donde a Sega le ha dado por usar a los zombies de la serie para todo tipo de productos, el juego no consigue altas cifras de ventas en ningún mercado desde hace mucho tiempo.

Sega ha decidido confiar el desarrollo de la precuela a un equipo interno de Kuju, Headstrong Games, que parece ser estar especializándose en Wii. Por ahora no se les ve muy expertos en lo de los juegos de pistola, pero al menos tienen muchas ideas para aportar frescura al título de Sega.

JUGABILIDAD

La historia se divide en episodios presentados como si fueran películas casposas, con diálogos llenos de tópicos y un humor bastante particular. Controlamos a un agente novato de la AMS, mientras que el segundo jugador maneja a un detective en busca de venganza. Las escenas y el desarrollo de la historia son las típicas de una peli mala de “polis colegas”, con sus chistes malos, los enfrentamientos y las bromas continuas entre uno y otro. A la hora de jugar el planteamiento es el habitual de la serie. Con el wiimote apuntamos a la pantalla a modo de pistola, disparando a todo lo que veamos mediante un puntero de tamaño razonable. Si queremos, podemos jugar con el Wii Zapper, pero no es realmente necesario, y la sensación de realismo se aleja mucho de usar un periférico real en forma de pistola. Bien avanzada la partida desbloquearemos una opción para usar dos armas, una en cada mano.

Overkill

El juego nos lleva sobre raíles a través de variados escenarios en los que nos cruzaremos con zombies de todo tipo, muchos de ellos ya conocidos. Tendremos que dispararles para echarles hacia atrás o reventarles la cabeza de un disparo. Todo con el objetivo de que no se acerquen hasta nosotros, ya que podrían darnos un bocado y dejarnos secos. Si ocurriera esto, tendremos que mover el mando hacia los lados para zafarnos de nuestro enemigo.

Durante la partida ganaremos puntos por los combos que consigamos matando zombies en cadena, y sumaremos dinero para después entrar en la armería. En éste lugar podremos comprar armamento y mejoras para el equipamiento que ya tengamos. Es muy importante adquirir nuevas armas, aunque conviene tener en cuenta que a cada misión sólo podemos llevarnos dos distintas. Escopetas, fusiles… las armas más básicas en cuanto a matar zombies se refiere. Junto a estas, destacará la aparición de algunos objetos que encontraremos por el escenario. Como de costumbre, para activarlos o recogerlos habrá que dispararles, lo cual en más de una ocasión nos dejará desprotegidos contra los enemigos.

Overkill

Lo mejor del juego es su elevado número de desbloqueables, como un modo del director que nos dará suficientes razones como para terminar cada nivel de nuevo (mayor dificultad, escenas adicionales, etc).

GRÁFICOS

Sin duda, lo más destacable del cambio que ha sufrido The House of the Dead es su apartado gráfico, que todavía resulta más casposo que en el pasado. Los diseñadores han tomado como modelo películas del estilo de Planet Terror para situarnos en un mundo espeluznante y extraño. Cada nivel nos llevará a un lugar diferenciado de los demás, los personajes secundarios son estrafalarios y los enemigos, en algunos casos, dan más gracia que miedo. La calidad general de los gráficos no es la más elevada que podemos esperar de un título de éstas características, pero teniendo en cuenta las limitaciones de Wii, el resultado es positivo. Además, aunque la cantidad de enemigos en pantalla tiende a ser elevada, no hay problemas de velocidad y todo se mueve relativamente fluido (salvo si usamos el objeto de ralentizar el tiempo, claro está).

Overkill

Para finalizar, debemos destacar las secuencias de vídeo, en algunos momentos extremadamente largas, pero muy divertidas.

MÚSICA & SONIDO

El doblaje está en inglés, aunque como los subtítulos en castellano realizan un muy buen trabajo, no es algo que vayamos a tildar de negativo. Además, seguramente si se hubiera doblado habríamos escuchado muchos menos insultos y palabrotas de las que tiene la versión original (cada diálogo cuenta con algún taco que otro). Los efectos de sonido realizan un buen trabajo, brillando especialmente los gritos de los zombies y el impacto de las balas. Y finalmente la banda sonora es muy responsable de dar fuerza a la ambientación, con canciones de diferentes estilos y alta calidad.

Overkill

CONCLUSIÓN

Aunque The House of the Dead: Overkill es un buen juego, la verdad es que esperábamos mucho más de éste retorno. Si dejamos de lado lo destacable de su ambientación y los secretos que incorpora, se convierte en otra entrega más. También le fallan los controles, porque si bien el wiimote y el Wii Zapper son efectivos, se quedan lejos de la experiencia que teníamos con las armas de los arcades. No obstante, para los amantes de los juegos de pistola es una compra muy recomendada.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...