Análisis: Onechanbara: Bikini Samurai Squad

Onechanbara

Título: Onechanbara: Bikini Samurai Squad
Género: Acción
Plataforma: Xbox 360
Desarrollador: Tamsoft
Editor / Distribuidor: D3 / Virgin Play
Idioma: Textos en inglés, voces en japonés
Precio: 49,95€
Fecha de lanzamiento: 20 Febrero 2009
Clasificación: Mayores de 18 años

Con muy poco margen de error, podemos asegurar que el juego que hoy analizamos ha sido el más infravalorado por la prensa en lo que llevamos de año 2009. Su paso por la crítica estadounidense ha sido devastador, con notas por debajo del suficiente, y en Europa tampoco ha conseguido mejores resultados. Sólo en Japón, lugar donde ya tienen muy claro lo que van a encontrarse con cada entrega de ésta franquicia, le han dado calificaciones adecuadas (por ejemplo, Famitsu un 28 sobre 40). Pero tampoco nos sorprende demasiado: el juego ha sufrido el efecto dominó que tanto abunda en la prensa del videojuego. Es decir, que cuando uno o dos grandes del gremio, especialmente de origen estadounidense, califican negativamente un juego, un gran porcentaje de la prensa internacional les siguen (aunque no sepan de lo que están hablando). Esto llevó a que The Earth Defense Force 2017 (eso sí, un grandísimo juego) se convirtiera en un clásico casi instantáneo, cuando en realidad le fallan muchos de los aspectos negativos de Onechanbara: Bikini Samurai Squad. Pero en fin, dejémonos de teorías y vayamos a lo que nos interesa: el juego.

La historia de la franquicia es relativamente compleja y muy interesante. Para iniciaros os recomendamos echarle un vistazo a la película oficial que se estrenó hace un tiempo en Japón, y que no es difícil conseguir por la red. En ésta entrega, las hermanas protagonistas se han reunido y Saki, la hermanita pequeña, y la que hizo cosas malas en el pasado, ha recuperado el control sobre su cuerpo. Pero su vida, bastante normal teniendo en cuenta las consecuencias, vuelve a salirse del camino de la cotidianidad cuando un ejército de zombies invade Tokyo (de nuevo). Una vez más, la sangre de las hermanas, perteneciente a un clan milenario, será determinante para detener lo que está por venir. En su camino se encontrarán con Anna, un soldado de los Estados Unidos que aportará la jugabilidad con armas de fuego en detrimento de la desaparecida Reiko.

Onechanbara

JUGABILIDAD

Se ha dicho sobre el juego que es simple, que tiene mucha sangre, que los movimientos son demasiado básicos, y que aburre. Pero si lo vemos con perspectiva, es algo que le ocurre a la mayoría de juegos de su género, donde la acción es lo primordial. No hay puzzles, ni enrevesados niveles donde resolver acertijos, sólo combates consecutivos contra enemigos de lo más siniestros. Avanzamos por decorados limitados donde eliminamos a todos los oponentes de una zona para avanzar a la siguiente. Así de sencillo. En algunos momentos se implementan variedades en la jugabilidad, como conducir una moto, aunque se nota que los desarrolladores no le han dedicado mucha atención.

A la hora de luchar contamos con distintos movimientos que realizaremos no sólo pulsando botones, sino también combinándolos entre sí. Por desgracia, no existe un tutorial donde nos informen de éstas acciones, y no será raro que aunque llevemos un buen rato de partida toquemos algo y descubramos un movimiento nuevo. No obstante, no son complicados de realizar y con un poco de práctica los sabremos hacer de manera intuitiva. Cada personaje tiene su paleta de movimientos, pero hay desde combos de espada o disparos lejanos, hasta acciones de carga especiales y agarres. Todo es espectacular, como las patadas voladoras con las que podremos eliminar a los zombies (que recuerda a la película de Resident Evil).

Lo mejor del juego, además de su bizarrismo, es compartir la aventura con un segundo jugador. Lo haremos en pantalla partida vertical, al igual que ocurría en The Earth Defense Force 2017, siendo una muy buena opción mirar al lado de nuestro compañero para situarnos. Porque la cámara, aunque hay peores, nos dará algún que otro problema a menudo. A medida que avancemos observaremos que el juego le da más importancia a la historia que al simbolismo del modo multijugador. Esto implica que en ciertos momentos, por exigencias del guión, no podremos compartir la aventura con un segundo jugador. Sólo será en momentos puntuales (cuando la heroína esté sola), pero lo cierto es que impacta bastante y corta el rollo si estamos jugando con un amigo.

Onechanbara

Por lo demás, Onechanbara: Bikini Samurai Squad es diversión directa, poco más. Cuenta con muchísimos desbloqueables (especialmente personajes), y un modo galería donde disfrutar de los diseños de personajes. No es tan malo como dicen por ahí, así que no nos sintáis temerosos a probarlo.

GRÁFICOS

La saga siempre se ha caracterizado por ser de presupuesto económico (y de precio reducido), con lo que el apartado técnico de las entregas precedentes era muy modesto. Éste título ya se ha comercializado por vías normales (aunque ya se ha reeditado en Japón bajo línea Platinum), así que deberíamos exigirle un cuidado mayor en sus gráficos. Desgraciadamente, a la desarrolladora, Tamsoft, le ha salido un resultado más bien deficiente. Los escenarios son muy limitados y repetitivos, consiguen captar ciertas áreas del Tokyo más interno, pero les falta vida y un toque de chispa adicional. El diseño de los enemigos es repetitivo y simple, destacando sólo los jefes de nivel, algunos de ellos realmente delirantes. Donde destaca el apartado es en el modelado de las protagonistas, que se mueven con sensualidad y cuentan con multitud de animaciones. Poder cambiarles de traje a medida que avancemos y los desbloqueemos es un incentivo añadido para los fans. Y aunque se diga que a las protagonistas les falta ropa, lo cierto es que salvo a la protagonista y al cameo de la mascota de D3 (una idol muy mona), no les ocurre. Es más una leyenda urbana que otra cosa.

Lo mismo pasa con la sangre, que salta a chorros de cada muerte, pero con un objetivo: empapar a las protagonistas y sus espadas. Si la espada se llena demasiado de sangre se atascará dentro del cuerpo de los enemigos, así que con un botón tendremos que moverla para limpiarla. La sangre que caiga encima del cuerpo de las chicas provocará que su modo de rabia aumente. Al hacerlo entrarán en un estado berserker y serán mucho más potentes, pero en contraposición su vida bajará progresivamente aún sin recibir daños directos.

MÚSICA & SONIDO

Las voces se encuentran en su versión original en japonés, lo cual es de agradecer. Por su parte, los textos están totalmente subtitulados, pero en inglés (un handicap, sobre todo por la gran cantidad de textos que leeremos entre pantallas). Por su parte, los efectos de sonido hacen un buen trabajo y la banda sonora termina siendo repetitiva, con ritmos muy agobiantes.

CONCLUSIÓN

Onechanbara: Bikini Samurai Squad no se merece lo que ha hecho la crítica con él. El juego no es nada del otro mundo, pero está lejos de ser la oveja negra del catálogo de su editora. Divierte, y mucho, y cuenta con una historia interesante en la que lo importante no son, ni de lejos, los cuerpos de las protagonistas.

Onechanbara

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...