Al fin, Max Payne 3

Hace más de 10 años que se estrenó Max Payne, entonces desarrollada por Remedy Entertainemnt para PC y que no tardaría en dar el salto a las consolas de segunda generación. El juego nos metía en el pellejo de un policía de la división norteamericana antidrogas, la DEA, que buscaba venganza sangrienta sobre los asesinos que mataron a su esposa y su recién nacido hijo. Max Payne venía a engrosar la lista de tipos duros de los videojuegos, con su actitud cínica ante la vida y la muerte, su estética entre lo posmoderno y underground. Fue el momento de eclosión del que llamaron bullet time: eso de que cuando disparas ves avanzar la bala a cámara híper lenta hasta incrustarse en su objetivo, con la consiguiente recreación en la muerte de sus rivales. Por entonces triunfaba Matrix en las pantallas, con esos mismos efectos, y Max Payne arrasaba en las estanterías de las tiendas de videojuegos.

Como era de prever, el exitoso título tuvo secuelas, nacía una nueva saga. La segunda parte, bajo el título ‘The fall of Max Payne‘, llegaba para incorporar nuevos escenarios de Nueva York, la vuelta de un personaje que se pensaba muerto -la seductora asesina a sueldo Mona- y otra panda de criminales a los que aniquilar. Y por fin, después de muchos anuncios, varios atrasos, algunos fans descontentos y un devenir incierto, Max Payne 3 se hace carne. Estará disponible el próximo 15 de mayo en Estados Unidos y tres días después en las estantería de toda Europa. Por supuesto será compatible tanto para PS3 como para Xbox 360.

En esta nueva desventura abandonamos las sombrías calles de la noctámbula Nueva York para viajar a la resplandeciente Sao Paulo, en Brasil. Resplandeciente por el sol que baña de nuevas texturas y colores la trama de Max Payne, no por el escenario, situado en las favelas de la ciudad, que constituyen un universo aparte donde la pobreza, las drogas y el crimen son los oligarcas que mandan en la zona.

Hasta allí ha ido Max Payne, escapando de sus problemas con la justicia norteamericana y para proteger a un magnate inmobiliario de la ciudad, Rodrigo Branco. Pronto su nuevo trabajo se convertirá en una odisea por las calles de Sao Paulo, de la que ya solo desea huir para siempre.

Rockstar ha dejado de contar con los anteriores desarrolladores para esta entrega y ha encargado el juego a una división propia: Rockstar Vancouver. Desde que se lleva anunciando la tercera entrega hemos recibido píldoras de las novedades. La más importante, al parecer, será un modo multijugador de lo más completo, que tendrá lugar en las calles de la ciudad brasileña y con innovadores sistemas de actuación en grupo, con pertenencia a diferentes clanes y nuevos sistemas de recompensa y subida de nivel.

Además de esto, se perfecciona el estilo: el bullet time seguirá siendo el sello reconocible de la saga y las escenas en las que el jugador no participa, la parte cinematográfica ha sido cuidada al máximo y alternada con cautela para que el ritmo del juego sea el adecuado. Nuevos motores de movimientos de los personajes y algunas innovaciones más para que, después de una larga espera, Max Payne 3 esté a las altura de las espectativas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...