Age Of Conan: Hyborian Adventures

A justo un mes de su salida Age of Conan: Hyborian Adventures una vez más se ha visto reflejado en nuestras pupilas codiciosas de un fin de semana consagrado al descubrimiento del PcP, es decir a los combates entre jugadores.

Aunque este fin de semana de prueba se desarrollaba sobre una versión PvP (jugador contra jugador), contenía una pequeña zona PvE, que permitía familiarizarse con el universo y los mecanismos de Age of Conan. Comencemos pues por ahí, y más concretamente por la inevitable introducción del género: la fase de creación de personaje. El editor es impresionante, con numerosas posibilidades de personalización del cuerpo y la cara con el fin de obtener un único avatar. No hay raza en realidad, sino tres pueblos humanos distintos: los Aquilonianos, el Stygianos y por supuesto los Cimerios, al que pertenece Conan. Esta elección cultural influye directamente sobre las clases disponibles, entre doce, que veremos con todo detalle más adelante. Una vez creado el personaje, la aventura comienza. La historia empieza cuando la galera en la que remamos naufraga. Por fin liberado de sus cadenas, nuestro héroe va entonces a vengarse del esclavista responsable de su cautiverio.

ageofconan.jpg

Armado de un pedazo de remo, la exploración de la playa comienza. Se trata de la zona que ya habíamos visto en la última Game Developers Conference. En los primeros minutos contactaremos con una mujer que tiene la sorprendente característica de ir con poca ropa. Pero tras el babeo sistemático nos encontramos con los primeros enemigos que nos hacen probar el sistema de combate dinámico tanto elogiado por Funcom. Aquí os explicamos en qué consiste: los ataques básicos pueden llevar distintas direcciones (frontal, lateral…), y una secuencia de varios ataques puede dar lugar a un combo. Pero en frente el adversario puede protegerse con ayuda de un escudo. Es necesario pues variar los golpes y por atacar la parte del cuerpo no defendida. Si nos enfrentamos con muchos rivales no hay problema, se enfrentan como en el resto de mmorpgs, pudiendo causar daños a varios enemigos al mismo tiempo. Los ataques especiales vienen a dar cierta alegría a este sistema utilizando la barra de resistencia, que es mejor administrar con cierta prudencia. Es posible acabar con un adversario agonizante de un golpe inevitable que da lugar a un hilillo de sangre de bonito efecto. Definitivamente, podemos decir que nos encontramos en un universo adulto, muy lejos de World of Warcraft.

ageofconan2.jpg

El exotismo de este mundo y el sistema de combate original son los dos activos que pone encima de la mesa Age of Conan. A pesar de estos dos puntos refrescantes, el resto del gameplay sigue siendo clásico, con los mismos mecanismos que los otros juegos de rol online. El interés del PvE va pues sobre todo a depender de la amplitud del contenido que se proponga. Veamos ahora lo que es el PvP, al cual se consagraba este fin de semana. Lo mismo decirlo inmediatamente, las opciones ofrecidas eran bastante escasas. Solas cuatro mapas estaban accesibles, distribuidas en dos modos de juego: una banal captura la bandera y una versión un poco evolucionada de la vieja “lucha por equipos”. Además, el problema de este tipo de acontecimiento, es que se juega con perfectos desconocidos, cruzados al azar del sistema de matchmaking. Por consiguiente, difícil obtener una verdadera sensación de estar jugando en equipo. Sin embargo, el PvP de Age of Conan puede ser interesante, tal y como ocurre con Guild Wars, con verdaderos equipos organizados en torno a personajes complementarios que coordinan sus acciones comunicándose con cascos y micro.


ageofconan3.jpg

Pero el gran interés de la veta de este fin de semana de Age of Conan era descubrir todas las clases, era posible crear personajes de nivel veinte directamente. En general hay cuatro categorías: soldado, sacerdote, mago y ladrón compuestas de tres categorías cada una. La selección depende de la cultura, por ejemplo, un nigromante tiene que ser stygiano mientras que un chamán oso tiene que ser inevitablemente cimerio. La elección es extensa y las clases juegan de forma distintas. Algunas no tienen mana y deben utilizar capacidades especiales basadas en la resistencia. Dentro de una misma clase, es posible especializarse en distintas ramas gastando puntos de “feat” en un árbol que recuerda el sistema de talentos de WoW. Resumidamente, la diversidad está asegurada. Queda, como siempre, equilibrar todo eso, ya que las confrontaciones PvP permitieron mostrar algunas disparidades entre las clases

ageofconan-lucha.jpg

¿Cómo terminar esta preview sin mencionar el apartado gráfico de Age of Conan? Personalmente me parece mucho más bonito El Señor de los Anillos Online, también es cierto que probamos el juego con DirectX 9. Eso sí, la profundidad de campo es impresionante. También se ha realizado un gran trabajo con las animaciones de los personajes, muy convincentes. A nivel artístico, el universo de Conan es reproducido exactamente y tiene la ventaja de no asemejarse demasiado a ningún otro, logra a su propia personalidad. El medio ambiente exterior sale bien parado. Sin embargo, desde el punto de vista técnico la gestión de colisiones es muy “salerosa”, los tiempos de carga son un poco largos (pero lo que hemos probado es una beta). A Funcom le queda un mes para terminar de pulir su juego estrella del año, a ver si cumplen todo lo que prometieron.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...