4×4 Hummer, conduce una máquina en el PC

¿Prefieres un paseo por el bosque o eres de los que disfrutan en medio de un atasco con el coche? Hay gente rara por el mundo. Como no todo el mundo puede comprarse un Hummer es a través de los videojuegos como podrás conseguir este pedazo de todoterreno.

Actualmente, conducir un gran todoterreno se ha convertido seguramente con mucha razón en un acto de un egoísmo sospechoso o incluso sencillamente condenable según las sensibilidades de cada uno. Y, en la gran familia de estos pozos de petróleo sobre ruedas, el Hummer es el campeón. Así pues, además de ser el más grande, el más militar, el más inútilmente grande posible y en consecuencia es percibido como el todoterreno más brutal y vacilón de todos, al fin y al cabo es americano. Y ahora me diréis, y este gilipollas de que está hablando hoy… Pues de un juego que está de camino y que se titulará 4×4 Hummer. Hemos podido probar una demo para PC en el que hemos podido ser respetuosos con la naturaleza en decorados artificialmente salvajes. A pesar del título, el juego nos permite controlar otros coches que no son el todoterreno. Junto al H1 Alfa (el preferido de los puristas, de los militares y aficionados al cubismo…) y del H2 y H3 (los preferidos de sus suegras…), nos encontramos con siete otros vehículos como el Cadillac Escalada, el Chevrolet Tahoe, el Chevrolet Trailblazer, el GMC Envoy o el Yukon.

Todo este pequeño mundo va a enfrentarse en las distintas pruebas que podríamos esperar en este género de videojuegos: haciendo el mejor tiempo en una pista concreta, orientándonos y tocando los puntos indicados en el mapa o una simple carrera en la que hay que llegar a la meta los primeros. Otro tipo de prueba disponible es el trial. En ella es necesario negociar con inteligencia las mil y unas dificultades repartidas sobre un trazado muy sinuoso con rocas en los peores sitios y troncos cortados transversalmente a la longitud de la marcha.



Pero precisamente, 4X4: Hummer nos pareció más bien convincente sobre un punto: su motor físico. La versión de prueba que hemos tenido entre manos sólo permitía jugar al “Arcade” y había bastantes problemas de control, más que eso, hay que tener en cuenta los desniveles de terreno del juego. El sistema de colisiones no era muy realista.

En el capítulo de las buenas noticias hay que decir que los coches sufren daños y se ensucian enseguida. En la esquina inferior izquierda de la pantalla, la representación del vehículo indica el estado de los distintos elementos según el tradicional código de colores que va del verde al rojo. Si tienen la práctica de abordar las dunas como trampolines tienes que saber que el aterrizaje será inevitablemente duro y devastador para nuestra máquina. Preocupante en la medida en que esta instalación tubular es la última defensa de su motor. Otro elemento del interfaz del que desgraciadamente no pudimos aprovecharnos: la representación del motor que, en modo Simulador, reseñará el estado de la caja de cambios de nuestro Hummer. Es necesario decir que en este modo de juego, además de colocar nuestras ruedas en el lugar correcto con el fin de conseguir la máxima tracción,

4X4: Hummer propone una cámara interior muy divertida que en un terreno tan malo como el que tenemos que atravesar consigue dar la impresión de estar encerrados en una caldera. En resumen, aunque este título nos pareció simpático, no es para presentarlo como la referencia del género. Lo más seguro es que acabe en ese limbo imaginario en el que están todos esos videojuegos que engrosan los catálogos de los editores y los lineales del Corte Inglés y el Eroski. Si consiguen comercializarlo a un precio bajo al menos podrá tener nuestra indulgencia y buen rollo para el análisis.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...