En Deep Nostalgia ahora también bailan y lanzan besos

Deep Nostalgia recibe tres nuevos filtros con los que el servicio permite que las personas de las fotos bailen, lancen besos y asientan.

MyHeritage ha vuelto a actualizar su servicio de retoque de fotos Deep Nostalgia para incorporar nuevos filtros que hacen de esta opción una propuesta todavía más inquietante. Cuando esta opción se introdujo en la app de la famosa web de búsqueda de antepasados y familia, ya nos pareció algo extraño que abría una gran cantidad de debates para hablar largo y tendido. Ahora la problemática de este servicio todavía crece más, porque se están cruzando unas líneas que quizá sean “demasiado”.

El motivo de ello es que los filtros que se han añadido son cuanto menos particulares. Uno de ellos, el de asentir, es el que vemos con mejores ojos. Es como si nos imaginásemos a Chuck Norris asintiendo en señal de aprobación en esa clásica escena de la película Cuestión de pelotas. Norris sigue vivo, pero ahora podremos poner el gesto de asentimiento a cualquier foto y persona del pasado. Si, por ejemplo, hemos perdido a un familiar, como a un padre, podremos hacer el retoque para que nos dé la aprobación que tanto quisimos conseguir mientras estaba en vida.

Como decimos, el asentimiento no está mal. El problema son los otros dos filtros. El primero de ellos es el baile. A través de este filtro la persona de la foto mueve la cabeza como si estuviera siguiendo el ritmo de una canción y muestra una cara de felicidad mientras lo hace. No es que esté bailando al ritmo de What Is Love de Haddaway como si fuera el Saturday Night Live, pero sí que hay cierto movimiento que nos lleva a imaginar a la persona en cuestión con un cubata en la mano. En general, no es lo que podríamos considerar como algo respetuoso precisamente.

El otro de los filtros nos muestra a la persona de la imagen moviendo la cara de forma juguetona y, finalmente, lanzando un beso hacia la cámara. ¿Os lo imagináis? Nosotros siempre pensamos, cuando hablamos de este tipo de aplicaciones de “dar vida” de personajes del pasado, como Napoleón, Sócrates, Voldemort o de otros que mejor preferimos no mencionar. No es precisamente lo más correcto imaginarnos tampoco a Agustina de Aragón lanzando un beso o moviéndose al ritmo de la canción de moda. Y si no es correcto llegar a hacer este tipo de retoque con una foto de un personaje histórico, todavía puede ser algo más delicado si nos lo planteamos hacer con una persona de nuestra propia familia.

¿Dónde están los límites? Por supuesto, somos nosotros los que decidimos hacer el montaje en cuestión. Nadie va a experimentar haciendo retoques con miembros de nuestra familia (salvo otros familiares), por lo que no deberíamos preocuparnos de que nadie manche la imagen y el recuerdo de esta persona. Con los famosos la cosa va a ser diferente y le damos uno o dos años hasta que empecemos a ver vídeos completos de deepfake en los que todo tipo de personas no solo lancen besos precisamente. Triste, preocupante y bastante molesto para el estómago (imaginarlo).

Cuando Deep Nostalgia lanzó el primer filtro, el sistema original para lograr que la foto se moviera de una manera bastante natural, hasta nos alegramos. Solo se le estaba dando un poco de movimiento a una imagen, por lo que podría no estar tan lejos de lo que hubiera hecho ese individuo durante su periodo de vida. No estaba mal. Pero ahora la situación es más preocupante y, para nosotros, habría que comenzar a establecer unos límites que pongan control sobre lo que se puede hacer con estas aplicaciones y filtros de vídeo.

Robots femeninos en Futurama

Vemos que la evolución de Deep Nostalgia y MyHeritage podría acabar siendo la creación de robots a imagen y semejanza de personas fallecidas. ¿Recordáis el episodio “Salí con una robot” de la serie de televisión Futurama? Trataba sobre eso. El protagonista acababa teniendo una relación sentimental con un robot que tenía exactamente el mismo aspecto que la actriz Lucy Liu, cuya versión robótica “revivía” a la original, la cual se encontraba solo “viva” con la conservación de su cabeza en un tarro de formol.

Si Los Simpson han pronosticado muchos de los sucesos de los tiempos actuales, nadie nos dice que Futurama, una serie de su mismo creador, no pueda ser la ficción que pronosticará lo que ocurrirá en el futuro. Visto lo que está ocurriendo con el servicio de MyHeritage, tenemos bastante seguridad al decir que acabará llegando el día en el que podamos crear robots o entidades presenciales con el aspecto de personas fallecidas. Lo único que esperamos es que no acaben teniendo cuerpos tan reales como los de los robots de Futurama, porque eso supondría aún más inquietudes y dolores de cabeza.

El único consuelo es que el servicio MyHeritage cuesta un pastón y que la prueba gratuita está tan limitada que no da tiempo a nada, por lo que no se va a convertir en algo muy extendido.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...