Hisense compra la empresa Sharp America

Hisense ha llevado a cabo la adquisición de Sharp America y se ha quedado con todas sus posesiones.

Televisión de Hisense

Si hace unos días os comentábamos que el sector de las televisiones estaba un poco inestable (a razón de los malos resultados de LG) era por un buen motivo: es una completa realidad. Los fabricantes están pasando por un momento de desconcierto. Se ha llegado a un tope molesto en el sector. La tecnología ha mejorado mucho con la incorporación de la resolución 4K y también se ha beneficiado de los diseños curvos. Pero si lo pensamos bien, no son cambios tan trascendentes como podamos llegar a imaginar. En realidad, se quedan cortos para el tiempo que ha pasado desde el último cambio significativo (el cual podríamos decir que fue el paso de pantallas de tubo a diseños planos).

Esto ha llevado a que se reduzcan las ventas y que se tengan que buscar otras ideas. Mientras Apple se piensa si lanzar su televisión propia, la cual decían las malas lenguas que podría haber significado esa revolución que se busca, los demás fabricantes se rompen la mollera intentando descubrir con qué atraer al público. Y todo ello lleva a que también se produzcan cambios corporativos. Algunos de ellos raros, como la venta de la división norteamericana de Sharp a la empresa china Hisense.

Sería más o menos comprensible si la compañía japonesa Sharp hubiera decidido vender todo su imperio. Pero no, lo único que ha hecho ha sido quitarse de encima la división Sharp America. Quizá porque no le reportaba suficientes beneficios.

La conclusión que se puede obtener de esta operación se encuentra en que Hisense es la nueva propietaria del negocio que Sharp había establecido tanto en Sudamérica como en Norte América. Tendrán a su disposición las fábricas, los componentes, las patentes, los diseños y todo lo demás que necesiten a la hora de dar continuidad al negocio. También se han llevado el derecho a utilizar el nombre de Sharp como marca de producto en esta zona del mundo. Es de imaginar que con el tiempo Hisense adopte su propio nombre para las televisiones, pero por ahora lo más rentable será seguir trabajando con la cuota de mercado que Sharp se ha ganado con el tiempo.

El precio de la operación ha sido de 23,7 millones de dólares, una cifra no demasiado elevada para lo que podría haber obtenido Sharp en otros casos. Pero la compañía japonesa, que lleva más de 100 años en activo, suponemos que quiere reconsiderar su presencia internacional.

Vía: PR Newswire

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...