Los robots repartirán pedidos en Estados Unidos

Los robots repartidores se ocuparán de llevar pedidos online que se realicen en radios de 3 kilómetros en media hora de tiempo máximo.

Pedidos repartidos con robots

Hasta hace poco tiempo todos pensábamos en los drones como nuevo sistema para repartir pedidos realizados en tiendas online u otros comercios que necesiten este tipo de servicio (pizzerías, por ejemplo). Pero poco a poco se ha ido dejando de hablar de los drones. Uno de los problemas con los que se encuentran es la regulación aérea, que está dando quebraderos de cabeza a los responsables de esta tecnología porque ven que no les aprueban sus proyectos.

Como hay tantos problemas para el vuelo de los drones… ¿por qué no probar a derivar el reparto de compras de una forma distinta? Los repartidores y mensajeros que pensaban que su competencia había terminado con el «ocaso» de los drones, tienen ahora un nuevo enemigo: los robots-repartidores. Su creación corre de cuenta de la empresa Starship Technologies, una startup creada por dos de los fundadores de Skype.

Lo que propone esta compañía es tener unos pequeños robots que se muevan por la calle y que repartan productos comprados online (o entregas a domicilio) en un rango de unos tres kilómetros. Principalmente se piensa en este servicio robótico como una gran idea para supermercados, tiendas de comida preparada y mensajería.

El objetivo final es que los pedidos sean entregados en un plazo máximo de 30 minutos después de haberse realizado el pedido, aunque dependiendo de la distancia se podría acortar a la mitad. A esto ayudará que la distancia sea la indicada de tres kilómetros, lo que también asegurará tener control sobre el trayecto del robot. El reparto robótico será económico, de 1 euro por entrega, mientras que los clientes podrán tener controlada la posición del envío gracias al uso de una aplicación que instalarán directamente en su móvil.

Como estará acordada la entrega en un breve espacio de tiempo lo que harán estos robots será entregar la mercancía directamente al cliente. Eso implica que no podrán simplemente dejarla en la puerta de la dirección a la cual tengan que ir. Lo más posible es que el cliente tenga algún tipo de contraseña que le identificará para recibir el producto y que así evitará que alguna persona con malas intenciones se lleve la compra mientras el robot está de camino al punto de entrega.

Así mismo, hay que destacar que estos robots tendrán una capacidad para cargar con un máximo de nueve kilos, lo que no está nada mal teniendo en mente cuáles serán sus principales usos. Por ahora es un programa en fase de pruebas, pero la idea suena muy interesante.

Vía: Japan Today

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...