La IA y los robots contra la humanidad en 2020

La cuarta revolución industrial está previsto que comience en 2020 y llegará acompañada de robots e inteligencia artificial.

Robot Pepper

Ya hemos hablado en algunas ocasiones de lo que puede significar el futuro para la humanidad. Lo que ha sido denominado como «la cuarta revolución industrial» va a llegar pisando fuerte y causando una serie de daños en el sector laboral. Como ha ocurrido en las anteriores revoluciones, lo que más se notará será la manera en la que los últimos avances modificarán las necesidades que tendrán las empresas en la contratación de trabajadores. Muchas profesiones van a desaparecer, pero al mismo tiempo habrá otras que nacerán.

El problema es que no parece que la industria, la educación o que la sociedad en general estén siendo conscientes de este cambio que se aproxima a máxima velocidad. Se sigue partiendo de los mismos conceptos industriales y educativos que en los últimos años, cuando está claro que quienes ahora se están formando para algunas profesiones y trabajos van a encontrarse con cambios drásticos de aquí a unos pocos años. La previsión del World Economic Forum es dramática. Dicen que para el año 2020 más de 5 millones de puestos de trabajo ocupados ahora por personas pasarán a estar ocupados por sistemas automatizados, lo que significará un cambio drástico en el status quo del mundo. Esto afectará a un total de 15 países desarrollados donde posiblemente se producirá una situación compleja debido al crecimiento de la presencia de las máquinas.

El ejemplo pone países como Francia, Alemania, China, Italia, Reino Unido o Japón, y aunque no hemos leído el listado completo de las 15 naciones afectadas, no es difícil imaginar que España también se encontrará en ella (a la vista de su cercanía y similitud con algunos de los países que sí se han indicado). Esto nos colocará en un momento crucial que implicará la necesidad de tomar medidas instantáneas para poder combatir lo que vendrá. Leemos de ello en la prensa y aunque nos lo tomamos a la ligera en principio, entendemos que esta es una cuestión más grave de lo que podríamos imaginar. Se avecinan grandes cambios debido a los últimos progresos tecnológicos.

¿Amigo o enemigo?

Se trata de un pensamiento nocivo y nada progresista tachar el avance tecnológico de la industria como algo negativo y convertirlo en nuestro particular enemigo. Las revoluciones industriales han sido necesarias para que la humanidad progrese y alcance sus máximos niveles de potencial por mucho que se hayan producido «víctimas inocentes». Es importante que seamos conscientes de lo que significa el progreso tecnológico y que nos intentemos subir lo antes posible al tren de lo que acontecerá dentro de unos años.

Robot humanoide

Todo depende de la profesión en la que trabajemos, de los estudios que estemos haciendo o de lo que pensemos tener como ocupación laboral en los próximos años. Hay profesiones que, al menos de momento, no se van a ver resentidas por lo que ocurrirá a partir de 2020. Otras sí lo van a notar. Pero al mismo tiempo que una profesión queda apartada y alejada de la humanidad, posiblemente otra dará un paso adelante de forma vinculada al cambio que se ha producido. No obstante, vemos que lo que más potencial va a ser el trabajo técnico y científico que derive hacia la robótica, la inteligencia artificial y otros avances similares. Eso será algo a tener en cuenta por parte de quien, como decíamos, esté planteándose en estos momentos cuál debería ser la profesión que estudiara para introducirse en el mercado laboral a partir de 2020.

Profesiones que van y vienen

La estimación real que se realiza es que la pérdida de trabajos actuales será de 7,1 millones, pero que se verá contrarrestada por la creación de 2,1 millones de nuevos puestos de trabajo. Lo que se va a abandonar son aquellos trabajos que ahora mismo tienen algún tipo de oportunidad de automatización o que resultan demasiado redundantes como para que las siga teniendo que hacer una persona. Las máquinas se ocuparán de hacerse con estos trabajos, ahorrando costes y garantizando unos niveles de productividad lo más altos posibles, sin ningún tipo de altibajo. La inteligencia artificial será otro de los avances responsables de cambiarlo todo, puesto que será capaz de hacerse cargo de empleos y puestos en los que hasta ahora no se ha aprovechado el talento de las personas.

Al mismo tiempo, tal y como decíamos antes, de las pérdidas, de la caída laboral y de la situación de relajación ante la llegada de las máquinas, nacerán nuevos puestos de trabajo que requerirán conocimientos de ingeniería, matemáticas, informática y arquitectura. Profesiones que tienen una mayor complicación que los conocimientos y formación que requieren los trabajos que se van a perder, lo que nos da la sensación de que hará que la humanidad se perfeccione así misma a nivel de esfuerzo o que acabe perdida en el camino sin oportunidad de encontrar un trabajo.

Es la hora de la transición

Estamos en el año 2016 y la previsión es que la revolución industrial de la que hablamos comience en el año 2020. Es un margen de solo cuatro años, un periodo de tiempo excesivamente reducido si tenemos en cuenta la manera en la que el mercado avanza y evoluciona a máxima velocidad. Por eso no hay nadie que deba dormirse en los laureles, ni la propia sociedad, que desgraciadamente en algunos casos ni siquiera es consciente de lo que ocurre, ni los gobiernos o las propias empresas.

Robots en 2020

Desde el World Economic Forum avisan de que es necesario implementar medidas cuanto antes. Hay que preparar la transición que se producirá entre el presente laboral y el de la nueva revolución industrial, ajustar a las personas para que dispongan de nuevas habilidades y prepararlo todo con el objetivo de que no se produzca una situación caótica en el mundo. Nadie quiere que se repitan errores del pasado en los que se ha llegado a producir una mayor erosión entre las distintas clases de los países debido a que se han perdido millones de puestos de trabajo vinculados a la clase obrera. Para poner remedio a esto se habla sobre iniciar medidas que permitan preparar mejor a los empleados que ya están contratados en empresas y que por otro lado se forme mejor a los estudiantes.

Está claro que el cambio va a ser grande por mucho que haya comenzado con mucha lentitud. En la actualidad nos encontramos con un buen ejemplo en los supermercados, donde en muchos ya han adoptado zonas de cajas automáticas que no requieren la presencia de las cajeras. Esto ha llevado a la pérdida de puestos de trabajo, pero aún no se ha implementado la filosofía de una forma muy real por muchas causas, como la opinión pública o la intención de mantener un status en la línea de lo que la sociedad actual entiende como natural.

Pero cuando llegue 2020 y el sector industrial se vuelque con las máquinas y la inteligencia artificial de una forma mucho más completa, estas medidas que hasta ahora se han implementado de manera tímida no tenemos ninguna duda de que acabarán siendo una máxima con un mayor apoyo. Por ello hay que planificar y tener los ojos puestos en un futuro que podrá ser muy satisfactorio para la humanidad, pero que actuará como un arma de doble filo para aquellas personas que no se hayan preparado.

Vía: TechInsider

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...