Reproductores MP3, cómo elegir

Reproductores MP3 Navidad

Estamos preparando un Especial de Navidad analizando distintos reproductores MP3, para que sirva de guía para todos aquellos que estáis pensando en haceros con un nuevo cacharrito o pensando en regalar algunoestas navidades.

Antes de lanzar nuestras recomendaciones, nos gustaría hablar de qué es exactamente lo que debes valorar a la hora de hacer tu compra cuando se trata de reproductores MP3. La oferta es enorme y muchas veces sobrepasa al consumidor medio, que termina comprando siguiendo la moda del momento y no centrado en lo que realmente quiere o necesita, así que intentaremos guiaros en este proceso.

Reproductores MP3 ¿En qué debemos fijarnos?

La lista va, según nuestra opinión, de más importante a menos importante, aunque evidentemente el uso que hagáis como cliente potencial de estas opiniones ya es totalmente cosa vuestra. Ahí vamos:

  • Calidad de acabados. Tanto si estás considerando comprar una ganga china de marca desconocida como el reproductor rey de estas navidades, es muy importante que te fijes en los acabados del producto. ¿De que te sirve que sea bonito y tenga tropecientas gigas si se te rompe al primer golpe? Los materiales y el tipo de plástico así como la solidez del aparato es algo que se siente cuando lo tienes en la mano, y sin duda es una de las primeras premisas a tener en cuenta desde nuestro punto de vista.
  • Tipo y número de formatos de audio soportados. La mayoría de usuarios solamente usamos el MP3, pero depende el encoder que uses o de donde saques los discos, existen multitud de formatos posibles que puedes usar, todos a tener en cuenta en mayor o menor medida, una vez más, según como y con qué trabajes. Si además te preocupa la calidad del audio, sería ideal que el reproductor aceptara formatos de audio sin pérdidas, como el FLAC. Por lo general, si acepta MP3, WMA, WAV y OGG podríamos decir que es un reproductor bastante completo.
  • Calidad de audio. Personalmente para mi, es una de las premisas más importantes. No siempre podrás probar el reproductor en la tienda, pero tienes unos días en casa para probarlo con tranquilidad para testear si te da la respuesta que tu esperabas. Evidentemente, si pruebas el audio con unos auriculares de botón de 10 euros, no esperes gran cosa, pero en tal caso, este punto no debe importarte mucho, lo que sin duda es también totalmente válido.
  • Cantidad de memoria interna. De la cantidad de memoria interna dependerá la frecuencia con la que debas cambiar la música de tu reproductor. Si tienes 120 GB de espacio, seguramente te despreocupes del problema, si tienes 2 GB seguramente cada tres o cuatro semanas quieras cambiar los discos que llevas encima. Sea como sea, también es algo muy personal. Por otro lado, se tiene que tener en cuenta que algunos reproductores con memoria interna limitada llevan ranura para tarjetas SD, lo que te permitirá ampliar la memoria a posteriori si te quedas corto.
  • Forma de recarga de la batería. Una vez más, se trata de una cuestión personal. A mi personalmente me molesta tener que tener el ordenador encendido para cargar el reproductor si solamente admite carga por USB, por lo que valoro los más los reproductores que incorporan la posibilidad de usar cargadores externos para la corriente eléctrica normal. Por otro lado también puedes considerar como positivo que use pilas recargables, pero hoy en día creo que esta es una opción a la baja.
  • Distribución, respuesta y facilidad de uso de los botones de control y reproducción. Seguramente piensas que te da igual, pero a la larga, querrás controlar el reproductor de una forma fácil e intuitiva, a poder ser sin tener que sacarlo del bolsillo o tener que dedicarle una mirada. Este en concreto es un punto donde los diferentes reproductores difieren mucho y donde una vez más, cada uno debe valorar por su cuenta la comodidad de los botones por si mismo.
  • Autonomía. Los reproductores actuales raramente bajan de las 24 horas de reproducción ininterrumpidas, variable de la que dependerá la frecuencia con la que tienes que dejar el reproductor en casa un ratito para que se cargue. 24 horas nos parece una buena cifra, si el reproductor que estás considerando baja de las 18 horas de reproducción continuas, quizas debas reconsiderar la compra.

Seguramente nos hemos dejado algun tema, así que no dudéis en comentar algunas de las cosas que vosotros tenéis en cuenta a la hora de hacer este tipo de compras.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...