La tecnología 4G acelera nuestra vida

La inmediatez y el adiós al efecto loading se materializan con el estreno de la red 4G, que promete grandes sensaciones y un alto rendimiento.

En el mundo que nos rodea tener un rápido acceso a internet se ha convertido en un factor fundamental para que podamos beneficiarnos en el día a día de muchas posibilidades. La conexión 3G no es una obligación, pero se ha transformado en una necesidad, una que nos permite tener acceso en todo momento a una gran serie de posibilidades, ya sea con nuestro smartphone o con un tablet. Sin importar si estamos en casa o no, este tipo de conectividad pone a disposición del usuario todo lo que necesita a la hora de encontrarse comunicado y con acceso a la enorme serie de posibilidades que significa la red.

Pero la conexión 3G nunca se ha caracterizado por ser especialmente rápida y no proporciona un acceso a internet tan instantáneo como nos gustaría. Al rescate de los usuarios llega una innovación, la red 4G, uno de los últimos grandes avances e innovaciones del sector, que se pretende convertir en uno de los logros más sólidos de este año 2013 en cuanto a posibilidades vinculadas con la tecnología. Su expansión y disponibilidad es progresiva. Por ejemplo, los usuarios de Orange le podrán echar el guante a partir del día 8 de julio, fecha que la operadora está promocionando a bombo y platillo.

Estamos acostumbrados, con el 3G, que cualquier acción que realicemos con el dispositivo esté secundada de un tiempo de espera. Los tiempos de carga, las malditas pantallas de loading, están desapareciendo cada vez más y en territorio doméstico son ya solo un mal recuerdo de la época en la que los usuarios no tenían ni ADSLs de gran velocidad, ni fibra o cable y similares. Con el terreno de la telefonía móvil la implantación del 4G pretende tener el mismo efecto. No es que aumente la velocidad de 3G a 4G, que indudablemente lo hace, sino que lo que se garantiza al usuario es inmediatez. Se elimina, por lo tanto, el conocido como efecto loading, que viene a ser ese tiempo que como indicábamos, nos tenemos que quedar esperando mirando al dispositivo, como en tiempos pasados esperábamos ante una televisión mientras navegábamos entre los canales del Teletexto. Eso ha cambiado y se ha dejado atrás y también se va a olvidar en cuanto a dispositivos móviles.

Los usuarios que utilizan su smartphone o tablet de una manera activa y completa, es decir, quienes no solo lo tienen para realizar llamadas, tienen necesidad de contar con un soporte de velocidad que se encuentre a la altura de sus exigencias y necesidades. Si queremos visualizar un vídeo, descargar un juego o sintonizar la televisión a través del terminal móvil, requerimos tener una buena conexión, y eso es algo que normalmente el 3G actual no se permite el lujo de proporcionar. Por simple que parezca, todavía estamos lejos, con el 3G tradicional, de poder sentir que disfrutamos de un mundo de streaming sólido, sin interrupciones y de garantías.

La seguridad que echamos de menos es lo que nos proporcionará la llegada del 4G y con ella también comenzaremos a incorporar nuevos hábitos en nuestras vidas y en la manera en la que nos beneficiamos de tener un dispositivo avanzado con potencia suficiente para realizar todo tipo de tareas. Es posible que estemos cansados de encontrarnos con que cuando queremos compartir uno de nuestros vídeos, tengamos que pasarlo desde el móvil al ordenador o esperar a llegar a casa para hacerlo aprovechándonos de la conexión que tengamos allí. Con el 4G no tenemos preocupaciones, podemos subir el vídeo a la red social que más nos guste tras grabarlo, de forma casi instantánea. Así podremos compartir nuestros momentos más especiales justo cuando ocurren.

Si somos aficionados a los videojuegos también lo vamos a tener mucho más fácil. Nuestro primer problema con el 3G se encuentra en el peso de algunos juegos disponibles para descarga. Ocupan tanto que es prácticamente imposible bajarlos con 3G salvo que tengamos muchísima paciencia. Con el uso de la conexión 4G la velocidad de navegación aumenta de manera exponencial y tenemos la posibilidad de estar jugando más pronto de lo que podamos llegar a imaginar. Es la magia de lo instantáneo, de una alta eficiencia y de, como decíamos antes, la desaparición definitiva del temido efecto loading.

El segundo problema del 3G y los juegos para móviles se encuentra en aquellos que requieren conexión permanente, por tratarse de títulos de género MMO en los que compartimos la aventura en vivo con otros usuarios, al puro estilo del internacionalmente conocido World of Warcraft de PC. ¿Qué ocurre si la conexión no rinde al nivel que esperamos en el móvil?, nos terminamos quedando rezagados, los enemigos nos derrotan por no poder responder a sus ataques y en general la experiencia resulta injugable. La llegada del 4G viene a cambiar todo eso y a convertirse en uno de los nuevos avances sin el que posiblemente no podremos seguir usando nuestros dispositivos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...