Windows 10 ya no te volverá loco con las actualizaciones

Microsoft ha tomado la decisión de cambiar el sistema de actualizaciones de Windows 10 para que nos quedemos más tranquilos.

disponibilidad de una actualización

Microsoft suele ser una empresa de ideas locas. Locas porque se pasan de castaño oscuro y no aceptan críticas como para dar marcha atrás. Por suerte a veces sí lo hacen, aunque necesiten ochenta millones de correos electrónicos, 20 mil kilos de mensajes en foros y otras tantas cartas certificadas como para planteárselo. Y eso es justo lo que ha ocurrido con la terrible forma de meternos por el gaznate las actualizaciones automáticas de Windows 10.

«Que no, que no quiero actualizar y reiniciar, narices». Si alguna vez te has encontrado ante esa situación o ante esta otra «que no te reinicies copón, ahora noooo», te entendemos. Te entendemos con el corazón en la mano o la mano en el corazón (porque lo primero se dice más, pero tiene menos sentido) y te apoyamos. A nosotros también nos ha pasado. Pero como decimos, es posible que pronto nos deje de pasar.

Windows 10 no volverá a hacer lo que quiera y el reinicio del equipo «a su bola» ya no será una de las características del sistema operativo. Esto ocurrirá en primavera y podremos comenzar a decidir cuándo queremos actualizar.

Que sí, que sabemos lo que ocurrirá. El día 10 se nos informará de la disponibilidad de una actualización e iremos dándole largas hasta el día 15 o 20 como poco. Cuando se introduzca esta actualización y cambio en el sistema de gestión de los avisos y de las actualizaciones lo que nos encontraremos será un sistema muy distinto al actual. Estaremos a nuestro aire trabajando y aparecerá ante nosotros una pantalla completa en la que se nos dará una de tres opciones distintas. La primera de ellas será el reinicio, pero tendremos que aprobarlo nosotros. La segunda nos permitirá elegir la hora en la cual se realizará el reinicio. Y como tercera opción podremos dejar el ordenador en modo reposo hasta que tomemos una decisión.

Desde el modo reposo podremos aplazar la actualización del equipo un total de tres días. Y eso lo podremos hacer hasta que hayan pasado 35 días, lo que no está nada mal. Cuando lleguemos a los 35 días Windows ya no será tan majete con nosotros y solo nos dará dos opciones: reiniciar o recordar mañana. Si mañana no queremos actualizar podremos aplazarlo al día siguiente y así sucesivamente, pero solo de un día para otro. Con esto le diremos al ordenador que nos deje en paz, porque no queremos actualizar en ese momento. Cuando actualicemos ya será cosa nuestra.

Vía: BGR

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...