Review: Tinder, la mejor app para ligar

Si estás buscando pareja te alegrará saber que puedes confiar en Tinder para sacar partido a una gran serie de opciones.


Llega San Valentín, una de esas fechas en las que todo el mundo quiere tener alguien especial con quien celebrarlo. Pero por cuestiones de la vida esto no siempre es posible. Cada vez cambia más el panorama de los ligues y nos cuesta ajustarnos a las nuevas tendencias, sobre todo si llevamos un tiempo en el dique seco. Eso de ir a los bares y entrarle a las chicas que están bailando ha pasado de moda. Ahora lo que hay que hacer es ir al bar, ponerse en la barra con el móvil y usar Tinder para ver a quién nos podemos ligar desde el smartphone. Hay muchas apps y alternativas para esta función, pero no hay duda de que Tinder se ha convertido en la que está partiendo el bacalao.

Las estadísticas hablan por sí solas: ahora mismo Tinder tiene 50 millones de usuarios activos. Estos usuarios tienen la costumbre de pasarse una media de 90 minutos al día dentro de la app y la comprueban unas 11 veces. Deben ser personas exigentes, porque si con más de 1 hora mirando la app no encuentran alguien de su gusto es que algo falla… La realidad es que Tinder se ha convertido en un foco no solo para relaciones, sino también para encuentros esporádicos, lo que explica estas estadísticas de manera coherente.

Pero por mucho que haya personas que van a lo que van, Tinder se ha transformado en una app que sí hay personas que han usado para encontrar pareja de verdad. No hay que restar mérito a una aplicación que te permite navegar entre perfiles de candidatos de una manera rápida y en la cual hay completo control sobre a quién elegimos y quién descartamos.

Así te ayuda Tinder

El funcionamiento de Tinder es bastante sencillo y es consciente del mundo que nos rodea actualmente para que el proceso de registro sea más simple. Lo que hacemos es utilizar nuestro perfil de Facebook con la intención de proporcionar una gran cantidad de información personal al servicio. Os podéis quedar tranquilos, porque el sistema no es bidireccional. Es decir, la información pasa de Facebook a Tinder, pero no de Tinder a Facebook. Esto evitará que vuestros amigos, familiares y ex-parejas, descubran que estáis usando la aplicación para ligar (por si os da vergüenza o algo parecido). Con la información que se capta de Facebook se rellena la ficha de usuario de Tinder con la intención de aportar un punto de vista profundo al sistema.

A partir de ahí la aplicación genera un informe de posicionamiento y nos busca los candidatos ideales teniendo en cuenta el lugar en el que nos encontramos. La aplicación es inteligente y no quiere que entablemos conversación con personas que están a una distancia extrema de nosotros, por lo que en cierto modo no tenemos que sufrir mucho para comenzar a tener encuentros. En el momento en el cual la app caza nuestra posición comienza a poner ante nosotros los perfiles de posibles candidatos a que se conviertan en nuestra pareja.

App para ligar

Cuando veamos la foto de una persona que nos guste lo que tendremos que hacer será deslizar el dedo por la pantalla del móvil hacia la derecha. Con eso estaremos diciendo que nos gusta y que quizá puede nacer algo interesante del contacto con esa persona. Si deslizamos el dedo hacia la izquierda lo que haremos será justamente lo contrario: rechazar a esa persona y definir un patrón que impedirá que nos la volvamos a encontrar dentro del sistema. Si la otra persona también ha hecho el mismo movimiento de aprobación en la pantalla Tinder se ocupará de ponernos en contacto para que podamos empezar a hablar y ver qué sale de ahí.

Como veis, es un sistema bastante sencillo e inocente. No tiene los pasos más pesados de las páginas de contactos, donde se crea un problema por parte de los usuarios, que mandan mensajes y mensajes con la duda de si alguien les llegará a responder. Aquí el proceso es muy rápido y no se tarda en tener confirmación de si ha habido una coincidencia. Además, no tenemos ese momento de agobio en el que nos vemos obligados a rechazar mensajes de personas que quizá son muy simpáticas, pero que no nos atraen de una forma física.

La versión de pago

Cómo no, una aplicación de estas características tiene versión de pago. Lo curioso es que la función premium tiene precio distinto dependiendo de nuestra edad, lo cual nos parece un poco absurdo. Si eres mayor de 30 años vas a tener que pagar la friolera de 14,99 euros al mes, pero si eres joven podrás llevarte la suscripción por solo 1,99 euros. Podríamos debatir durante horas por lo mal pensado que está este sistema. Parece que se aprovechen de la desesperación de los usuarios para establecer las cuotas de suscripción. Por suerte, hay bastantes beneficios de tener el acceso premium. Lo principal es que no vamos a tener que soportar ningún tipo de anuncio publicitario ni nada por el estilo. Tendremos la app en su versión completa de forma natural, sin nada que moleste. Por otro lado, se nos proporcionan varias funciones añadidas.

Una de ellas da respuesta a ese momento en el que gritamos «¡¡¡Nooo, me he equivocado de lado!!!» cuando descartamos a una persona que sí nos gustaba. En la versión gratis de Tinder no hay nada que hacer y esa persona desaparecerá de nuestro punto de mira. Pero en la edición premium tenemos un sistema que nos permite rebobinar para poder retroceder y cambiar el movimiento que hayamos realizado en la foto en cuestión. Está claro que es una función sin la cual podemos vivir, pero que seguro que nos saca de un apuro cuando hemos cometido el error de descartar a alguien que encajaba totalmente con nuestros gustos.

Usar Tinder para citas

Otra de las funciones exclusivas nos permite echar un vistazo a la base de datos de Tinder en un lugar distinto al que nos encontramos. Normalmente Tinder es muy específica sobre cómo debe funcionar su aplicación. Si estás en un lugar determinado, será de ese lugar de donde veas otros perfiles. Pero con esta característica podemos cambiar el lugar del cual buscaremos pareja por si tenemos la intención de mudarnos pronto o de irnos de vacaciones. Para las personas que estén planificando un viaje puede ser una de las mejores opciones de la cuenta premium. Se nos da margen suficiente para organizar encuentros casuales, porque realmente no tiene mucha aplicación en la búsqueda de pareja fija (salvo que tengamos pensado mudarnos para una larga estancia).

¿Te quedan dudas?

Que dos personas coincidan en su interés no significa que todo esté hecho. En realidad vas a tener que currarte el primer mensaje, ser simpático y original. ¿Sabes cuántas coincidencias se pueden producir al día? Muchas. Hay personas que no tienen unos niveles de exigencia demasiado elevados y que le dan a todo «me gusta» para ver qué pasa luego. Así que te lo tendrás que currar bien. Por otro lado, asegúrate de que las fotos que introduces son variadas. No pongas seis fotos iguales, porque las opciones de triunfar van a ser mucho más reducidas. Y no te pases con los planos explícitos, salvo que lo que estés buscando sea simplemente una relación ocasional. Salvo eso, no tienes porqué complicarte, Tinder es muy fácil de usar.

Vía: Google Play

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...