El BYOD es un arma de doble filo para las empresas ya que el 90% de los usuarios no se preocupa lo suficiente por la seguridad

El BYOD (Bring your own device) surgió como una propuesta para abaratar los costos de las compañías, pero lo despreocupado del uso por parte de los usuarios la vuelve peligrosa para la integridad de los datos corporativos.

byod bring your own device

Entre las empresas hay una cuestión que hace algunos años comenzó como algo apenas aprovechado y que en los últimos tiempos ha llegado a convertirse en toda una tendencia, y es la del llamado «Bring Your Own Device» (BYOD, Trae tu propio dispositivo) que consiste en que los empleados incorporen sus dispositivos personales, como notebooks, smartphones o tablets, para su trabajo.

Para las compañías el BYOD implica un ahorro importante en la adquisición de dispositivos (o en su leasing, que es más económico pero igual implica grandes erogaciones) y para los empleados está la cuestión de trabajar más a gusto puesto que utilizan dispositivos con los que ya tienen un cierto conocimiento adquirido. Pero no todas son rosas, y es que para los administradores de sistemas o los directores de TI es un verdadero sufrimiento el tener que ofrecer soporte para una gama muy amplia y variada de dispositivos, eso sin dejar de lado una cuestión muy importante como la de la seguridad.

Y es que este uso dual de dispositivos no siempre es lo más recomendable en cuestiones de seguridad y es viable siempre y cuando éstos estén debidamente protegidos. Pero sobre todo, cuando los usuarios están bien informados del uso que deben hacer de los dispositivos para garantizar la integridad de los datos, y cuando tienen bien claro cuales son las potenciales consecuencias de un uso irresponsable.

Es que de acuerdo a un estudio realizado por O+K Research para Kaspersky, el 49,7 por ciento de los usuarios españoles utiliza sus dispositivos personales o de empresa tanto para el ocio como para el trabajo, y como tal la línea entre ambos usos se va volviendo cada vez más borrosa. Así, por ejemplo, hasta un 17 por ciento de los españoles almacena las contraseñas del correo electrónico de trabajo en sus dispositivos móviles y un 11% almacena allí los nombres de usuario y contraseñas para acceso remoto a la VPN.

Pero sin dudas el dato más destacado de este trabajo es el que muestra que a más del 90 por ciento no le preocupa en absoluto perder los datos de su empresa, y si tenemos en cuenta que apenas el 36 por ciento de los encuestados ha asegurado tener instalado algún antivirus la cuestión adquiere un tono mucho más delicado. Y debiera llevar a muchas compañías a volver a evaluar costos y determinar en forma más clara si lo que ahorran en la adquisición de dispositivos no puede llegar a salirles mucho más caro.

Via SocialeTic

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...