Brave Search busca competir con la búsqueda de Google

Google encontrará un nuevo rival en Brave Search, un nuevo buscador independiente que llegará en el futuro con formato de suscripción.

Muchos lo han intentado, pero lograrlo no es fácil. Microsoft y su buscador Bing es, posiblemente, la alternativa más firme que existe a Google, y no se puede decir que sea demasiado utilizada. Atrás quedaron los tiempos en los que buscábamos en Yahoo!, ¿Los recordáis? Cuando Google no había monopolizado Internet. Ahora, otra empresa busca competir con Google. Se trata de Brave Search, el nuevo servicio lanzado por Brave, que hasta ahora ya estaba ofreciendo un navegador alternativo a Chrome con muy buenos resultados.

Hasta ahora, Brave había conseguido gran popularidad por crear un navegador sin publicidad cada vez más utilizado. Pero las aspiraciones de su empresa no se quedan ahí. Saben que crear un buscador que llegue a la capacidad de Google es difícil y, por ello, se lo toman con calma. Comienzan con una versión beta pública que tiene la intención de ir mostrando el buscador a los usuarios y poder perfeccionarlo con las opiniones que reciban y los ajustes que vean que tengan que hacer.

Uno de los compromisos de Brave para su buscador se encuentra en ofrecer algo más que el simple reflejo de lo que está dando Google. Porque ese, saben bien, que es uno de los principales errores que cometen todos los buscadores que tratan de competir con el gigante de Internet. Al fin y al cabo, no puedes competir con Google si lo que estás dándole a tus usuarios es, simplemente, Google con otro color.

Por ello, lo que se plantea Brave Search son dos cosas: no depender de la base de datos de Google y crear su propio repositorio de contenido online en el cual los resultados sean de calidad. Quizá, solo quizá, sea lo que se necesita para regresar a un tiempo en el que las búsquedas online daban mejores resultados de los que se dan en la actualidad.

Eso sí, para comenzar, Brave se relaja un poco. Lo primero, afirman que su buscador de imágenes es malo, y al menos lo reconocen. Por ello, han decidido integrar el buscador de Bing y que así les pueda ayudar. Además, también dan a los usuarios que activen una opción con la cual, en las búsquedas normales, se combinarán también los resultados de Google. Eso va totalmente en contra de lo que están ofreciendo, pero son conscientes de que, al principio, su propio índice de Internet no va a ser muy profundo. No obstante, se espera que en el futuro se pueda eliminar esta dependencia de Google para que el rendimiento del buscador pueda marcar la diferencia.

Una de las cosas más interesantes de Brave Search es que va a ser un buscador sin publicidad. Pero, como podéis imaginar, este tipo de servicio necesita ingresos. Por ello, aunque inicialmente todo será gratis y sin publicidad, en el futuro se ofrecerán distintas versiones del navegador. Habrá una que tendrá publicidad, como Google, y otra que dará la oportunidad de pagar una suscripción para poder hacer búsquedas ilimitadas sin ver ningún tipo de anuncio.

Lo cierto, es que esa dualidad de suscripción y versión con publicidad no nos acaba de ilusionar. ¿Pagar también por usar un buscador de Internet? Con todas las suscripciones a las que estamos abonados hoy día, resulta difícil imaginar que también vayamos a pagar por hacer búsquedas. Es solo una apreciación desde la lógica y de una manera objetiva a la vista de que ya pagamos por ver televisión, escuchar música, usar la nube, acceder a juegos, pedir comida a domicilio o tantas muchas otras opciones de suscripciones disponibles en estos momentos.

Pero no podemos negar que estamos encantados de que Google Search pueda tener un poco de publicidad, porque el gigante de Internet está muy cómodo al saber que casi todo el mundo, usa su servicio. Las estadísticas indican que un 92% de las búsquedas que se realizan en Internet están hechas con Google. Un 3% lo ocupan las búsquedas de Bing de Microsoft, y el resto queda en manos de buscadores secundarios que no tienen demasiado éxito. Con esta situación, se ve con mucha claridad que Google no tiene rival y que, además, juega con el monopolio de una manera en la que puede hacer lo que quiera y tal como le venga en gana.

Quizá no leamos la situación de forma adecuada, pero nos da la sensación de que Brave Search tampoco va a llegar a suponer un problema para Google. Le falta empuje, al menos a priori si no cambian las cosas. Si Microsoft, que se deja la piel con Bing para que todo el mundo lo use (y la mayoría los ignoramos), solo se ha llegado a una cobertura del 3%, nos da miedo imaginar cómo se puede quedar un buscador sin tanta popularidad y que además introduce el modelo de suscripción que, sin duda, generará bastante polémica entre los usuarios.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...