Microsoft jubila la fuente Calibri después de 14 años

Microsoft dará a sus usuarios cinco fuentes posibles para elegir una que ocupará el puesto en el que ha estado Calibri durante años.

En Microsoft no quieren convertirse en uno de esos fósiles corporativos que no evolucionan al mismo tiempo que lo hacen sus usuarios. Por ello, han tomado la decisión de abandonar el uso de la fuente Calibri después de que pasen 19 años desde su creación y 14 años desde que se lanzara de manera oficial. A lo largo de ese tiempo, se ha transformado en una de las tipos más usadas del mundo, sobre todo porque ha sido la elegida para la mayor parte del software de la compañía de Windows.

Tiempo atrás, Microsoft decidió crear Calibri como forma de quitarse de encima las fuentes que habían usado sus grandes programas hasta ese momento. Por ejemplo, Word usaba Times New Roman, mientras que otras herramientas como Excel, Outlook o PowerPoint, utilizaban Arial. En Microsoft, en su tiempo, se quiso que su entorno de software tuviera una fuente dominante que, además, estuviera creada por ellos mismos. Así fue como nació Calibri.

Su creador, Luc(as) de Groot, habló de ella como una fuente de la familia TheSans, pero con una personalidad más cálida y agradable que la de otras tipos similares. Su éxito no tardó en llegar y se convirtió en una referencia. Al fin y al cabo, era la fuente predeterminada de la mayoría de programas de Microsoft, así que resultaba inevitable que fuera a tener éxito.

¿Y el futuro cercano? Esa es la pregunta que se hacen todos los amantes de la informática y la escritura digital. Lo que ha pensado Microsoft es hacer una votación para llegar a una conclusión sobre cuál es la nueva fuente que deberían utilizar para sus herramientas. Así, dan a elegir entre otras cinco fuentes que ellos mismos han diseñado y que responden a la necesidad de actualizarse y mantenerse en activo. Sus nombres son Grandview, Bierstadt, Tenorite, Seaford y Skeena. Todas ellas entran dentro de la categoría sans serif, que es el estilo que más le gusta a Microsoft por mucho que estén en proceso de renovarse.

Durante un periodo de varios meses, Microsoft quiere que sus usuarios den votos a la fuente que más les guste para que puedan llegar a la conclusión de cuál debe convertirse en la sucesora oficial de Calibri. No obstante, aunque una de ellas será la sucesora oficial, las demás estarán disponibles desde el menú de personalización de sus herramientas. Lo mismo ocurrirá con Calibri, que seguirá presente para que la usen los usuarios nostálgicos que no quieran un cambio.

La historia de Calibri ha estado cargada de éxitos, anécdotas, críticas y todo tipo de detalles curiosos. Por ejemplo, la fuente tuvo presencia en el suceso de los Papeles de Panamá en un documento que sus responsables afirmaban que estaban fechados en el año 2006. Pero, lo curioso, era que ese documento en cuestión se encontraba redactado con el uso de Calibri. ¿Cómo había sido posible? ¿Habían viajado en el tiempo para poder hacerse con la fuente y elaborar el documento? Por supuesto que no. En relación a este incidente, el creador de la fuente mencionó que no había ningún tipo de posibilidad de que ese documento fuera auténtico.

Un aspecto polémico de la fuente siempre ha sido la forma en la que se parecían la letra “l” minúscula y la “I” mayúscula, algo que no ocurre solo precisamente con Calibri, pero que sí ha sido crítica recurrente entre quienes no han terminado de sacarle el gusto a este tipo de letra. Es posible que, con la nueva elección de Microsoft, se solucione este problema y que la tipo llegue a satisfacer a todos los usuarios. No obstante, todavía es pronto para saber cuál va a ser el impacto que tenga la fuente en el entorno de las herramientas de Microsoft.

Por supuesto, que una fuente como esta caiga en segundo plano no es, ni mucho menos, algo que nos tenga que preocupar de manera dramática. Calibri seguirá existiendo y estando disponible. Solo va a perder su papel protagonista en la suite de aplicaciones y programas de Microsoft. Lo que sí tenemos curiosidad es por saber cómo van a ser esas fuentes alternativas a las que Microsoft está dando la oportunidad de llegar a tener el papel protagonista en la próxima interpretación de las fuentes de la compañía.

Para terminar, hablemos de Carlito, la propuesta que diseñó Google y que llegó con la intención de tener una fuente compatible métricamente con Calibri. Esta fuente se lanzó en 2013 y demostró cómo Calibri había tenido influencia en Google hasta el punto de llevarles a desarrollar una fuente propia de distribución libre que pudiera ponerse de tú a tú a su lado. Gracias a Carlito, se garantizaba la máxima compatibilidad trabajando con ChromeOS y documentos que estuvieran elaborados originariamente con el uso de Calibri, algo que anteriormente había generado algunos problemas, sobre todo en el entorno profesional.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...