MacBook Air de Apple

MacBook Air

El MacBook Air de Apple es muy delgado, vanguardista e innovador. Nos gusta la pantalla de 13,3 pulgadas, los discos SSD de 64 GB y que prescinda del lector de DVD, pero no todo es perfecto.

En los pros del MacBook Air no encontraremos procesadores de bajo voltaje. No señor. El Apple Macbook Air monta procesadores Intel Core 2 Duo a 1,6 GHz que nos entregan toda la potencia que hemos disfrutado en los MacBook y MacBook Pro. Y para los que necesitan más potencia también existe la opción de un Core 2 Duo a 1,8 GHz.

Seguimos por dentro y nos encontramos con la tarjeta gráfica integrada Intel GMA X3100, que no es santo de mi devoción, pero que es la mejor alternativa dada las escuetas dimensiones del ultraportátil de Apple. Como sabéis, estas tarjetas gráficas utilizarán los 2 GB de memoria RAM (soldados en placa y no ampliables) para ejecutar sus funciones.

La pantalla también es otro punto fuerte del MacBook Air. Donde otros ultraportátiles optan por diagonales de 11,1 o 12,1 pulgadas, el portátil de Apple apuesta, aprovechando su extrema delgadez, por una pantalla de 13,3 pulgadas con resolución de 1.280 x 80 pí­xeles y retroiluminación LED, que ofrece colores más vivos, ahorra baterí­a, es más ecológica y está coronada por una webcam integrada con micrófono.

El almacenamiento podrí­a ser unos de los puntos débiles, pero desde nuestro punto de vista no lo es. Hay que recordad que el MacBook Air no está pensado como máquina principal, así­ que el disco duro PATA de 80 GB o el disco SSD de 64 GB ofrecen capacidad más que suficiente para cualquier usuario.

Apple MacBook Air

Ambos son de 1,8 pulgadas y si elegimos el disco SDD (de precio prohibitivo) podremos arañar algunos minutos más a la baterí­a con 5 horas de autonomí­a que monta el MacBook Air, y que se recarga con el ya famoso conector MagSafe. El disco SDD al carecer de partes móviles también es más seguro, resistente y fiable.

El teclado retroiluminado, controlado por un sensor de luz ambiental, es otro de los puntos fuertes. La disposición de las teclas es la misma que la del MacBook o el teclado Bluetooth de Apple, pero tiene la ventaja de que podemos trabajar a oscuras con él. Nada más verlo, no nos gustaba el color negro de las teclas, pero ahora, cuanto más lo miramos más babeamos.

El trackpad multi-touch también es un adelanto. Nos preguntamos si utilizará tecnologí­a de Synaptics o será propia de Apple, pero de lo que no hay duda es que hacer zoom como en el iPod Touch, rotar imágenes y pasar páginas solamente utilizando gestos sobre superficie atraerá tantas o más miradas que la frí­a y seductora carcasa de aluminio del portátil.

No tiene unidad óptica. Para algunos será una ventaja y para otros un inconveniente. Personalmente, creo que es todo un acierto para este tipo de portátiles. Además, gracias a la conectividad WiFi 802.11a/b/g/n y a la nueva función Disco remoto, podemos acceder a las unidades ópticas de otros ordenadores ya funcionen con Mac OS X o Windows.

Si de verdad necesitas una unidad óptica, Apple ha lanzado la SuperDrive para el MacBook Air, una grabadora de DVD externa a 8x que se conecta por USB y cuesta 89 euros. Pero ya hemos dicho muchas cosas buenas del MacBook Air, digamos algunas malas comenzando por los puertos de expansión.

MacBook Air de Apple

Un puerto USB, una salida de audio y una salida de ví­deo Micro-DVI nos parece algo escaso. La ausencia de Gigabit Ethernet se puede justificar con el adaptador USB a Ethernet que han puesto a la venta, pero un sólo puerto USB es de escándalo. ¿De verdad hubiera costado tanto poner otro puerto USB al lado del conector de alimentación?

Muchos dirán que no hacen falta más puertos USB en un ultraportátil, pero creemos que se equivocan. Falta algo esencial en el Apple Macbook Air: un módem 3G integrado. Sí­, tenemos el Bluetooth 2.1 con EDR para utilizar el móvil como módem, pero entonces tendrí­amos que sacrificar autonomí­a y llevar más cargadores con nosotros. De ahí­ la necesidad de otro puerto USB para utilizar un módem 3G USB y seguir utilizando otro tipo de accesorios, como pueden ser un ratón para portátiles o un disco duro externo.

Está claro que el FireWire y la ranura ExpressCard eran prescindibles, pero hubiéramos preferido algún milí­metro más de grosor a cambio de incluir un segundo puerto USB o, aún mejor, el módem 3G.

Llegamos al final. A la hora de pasar por caja. El MacBook Air «básico» cuesta 1.649 euros y vale cada uno de los euros que tenemos que pagar por él. Sus competidores, con el Sony Vaio TZ a la cabeza, son más caros, más gruesos y tienen pantallas y autonomí­a inferiores, pero en algunas ocasiones serán más versátiles y ofrecen más capacidad de almacenamiento y más formas de expansión. Creo, como usuario de Mac, que Mac OS X termina de inclinar la balanza a favor del MacBook Air.

¿Merece la pena pagar 2.798 euros por el disco SDD y el Core 2 Duo a 1,8 GHz? Hasta que no veamos el aumento de autonomí­a que ofrece el disco SDD, que seguramente será marginal (unos pocos minutos), creemos que no. Sin embargo, la opción de pagar 270 euros por el Core 2 Duo a 1,8 GHz si resulta más atractiva.

Más información: MacBook Air en Apple

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...