¿Cómo formatear un Mac?

Los ordenadores Mac se pueden formatear con facilidad gracias al sistema interno habilitado por Apple para ello.

Logo de Apple

Uno de los pasos fundamentales que todos los usuarios han aprendido a realizar en sus ordenadores en el momento en el que estos dejan de funcionar de forma óptima es el formateo. Este proceso permite poner a punto el ordenador al «reiniciarlo» por completo. Y cuando decimos por completo nos referimos a un reiniciado total, que incluye también los elementos que haya almacenados en la memoria interna del dispositivo.

¿Cuándo es recomendable?

Formatear Mac es un proceso que resulta muy viable en los momentos en los que comenzamos a comprobar que nuestro equipo ya no funciona como debería. Quizá haya pasado demasiado tiempo desde el último formateo y se hayan acumulado demasiadas cosas en el mismo. Los procesos de rendimiento se pueden ver afectados por mil y un factores que no entraremos a detallar, por lo que en estos casos la mejor solución suele ser hacer formateo y «comenzar de nuevo». Pensemos en ello que es un proceso similar al que tendríamos si fuéramos a la tienda, devolviéramos el ordenador y nos dieran un Mac nuevo. Quizá notemos una bajada en el rendimiento en algunos aspectos incluso después del formateo, pero ahí ya dependerá de lo que hayan sufrido los componentes hasta ese momento.

Antes de hacer el formateo tienes que asegurarte de mantener todos los archivos de valor que tengas y otros elementos relacionados a buen recaudo. En el entorno de Mac tenemos la nube de Apple y todo lo que la rodea es maravilloso, así que en ese sentido no vas a tener muchos problemas.

Para las aplicaciones, como todo lo que hayas descargado queda en el registro de tu perfil, te recomendamos que simplemente no hagas copias de estas apps, sino que luego las vuelvas a bajar. Lo que quizá si tengas que almacenar sean los archivos vinculados a los programas. Y quizá te interese tomar nota de las apps que usas en la actualidad, para no perderte luego cuando accedas al historial de Apple y veas todo lo que has descargado a lo largo del tiempo que has pasado con la plataforma.

El momento de la verdad

Entra en el apartado de opciones y busca la opción Reiniciar. Cuando el proceso esté en marcha, antes de que todo el proceso de iniciado del equipo de lugar, pulsa la combinación de teclas «CMD» y «R». A continuación te encontrarás con OS X Utilities, la herramienta de la que Apple dispone para este tipo de ocasiones. Lo que verás a continuación serán diferentes parámetros, pero el que nos interesa en este caso es el que hace referencia al disco duro. Una vez entremos veremos un icono representativo de nuestro disco duro (Apple SSD).

Lo seleccionamos y luego pulsamos en la opción «Borrar» que veréis en la parte derecha de la pantalla, al lado de opciones como «Partición» o «Restaurar». Ahora tendrás que esperar dependiendo del volumen de espacio almacenado que haya en tu disco duro. No obstante, no es un proceso excesivamente lento, así que no tendrás problemas con ello. Espera hasta que se complete el borrado de datos.

Mac de sobremesa

¿Recuerdas el menú OS X Utilities del que hablamos antes? Ahora te tienes que asegurar de volver a él. Para ello repite lo que ya hiciste anteriormente y que seguro que recuerdas (sino, tienes la guía unos párrafos más arriba). Como ya no tenemos que hacer nada en el disco duro, la opción que elegiremos en este caso será Reinstall OS X (Reinstalar OS X). Una vez seleccionado este parámetro ya solo tendrás que esperar el tiempo que le cueste a tu equipo reinstalar el sistema operativo para volver a disfrutar de una experiencia completa. Y así queda resuelta tu duda sobre cómo formatear Mac, fácil y directo, para que cualquier usuario de los ordenadores de Apple pueda hacerlo sin dificultades.

Recomendaciones

Cuando vuelvas a iniciar tu ordenador con la nueva instalación del sistema operativo OS X, descubrirás que el rendimiento ha mejorado y que ha recuperado la gloria de la que hizo gala en el pasado. Es la ventaja de hacer «borrón y cuenta nueva» con el equipo, algo a lo que se le da menos importancia de la que realmente tiene para asegurar la eficiencia de los equipos. La ventaja de Mac respecto a otras plataformas es que realmente aporta mucha sencillez en el uso del proceso de formateo, lo cual es digno de aplauso.

En el momento en el que ya tengamos la nueva instalación hecha recomendamos recuperar los archivos que hubiéramos dejado almacenados en nube o en un disco externo. Es importante que lo hagamos pronto, porque sino es posible que nunca lo hagamos (ya sabemos que cuando lo vamos dejando y dejando, al final se olvida). Lo mismo decimos de los programas, siendo recomendable ponerlos a descargar cuanto antes para que a nivel de funciones el Mac siga teniendo todo lo que necesitamos a la hora de responder al día a día.

¿Cuándo deberías repetir el proceso de formateo? No hay unos plazos estipulados y realmente es un proceso que debería responder a las necesidades de cada usuario. De todas formas, es poco probable que vuelvas a necesitar hacer un formateo hasta dentro de un tiempo, dado que los Mac tienen muy a raya los contenidos nocivos y su nivel de seguridad es alto. Sería raro que tuvieras necesidad de formatear de nuevo en poco tiempo, así que en ese sentido te puedes quedar tranquilo.

La próxima vez que hagas format en tu ordenador, por otro lado, asegúrate de si es posible acceder a una nueva versión del sistema operativo del Mac. En el entorno de Apple es importante estar actualizados a la última para disfrutar de todas sus ventajas. Por otro lado, recordamos algo básico que no habíamos dicho antes: en todos los procesos de format es importante que tengas el equipo conectado a la electricidad y que esté conectado también a Internet. De esta manera evitarás encontrarte con impedimentos a lo largo del proceso de formateo y de instalación del sistema operativo.

Foto: Rudolf SchubaMaurizio Pesce

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...