Formatear el disco duro

Formatear el disco es una tarea sencilla y rápida, pero conlleva mucha responsabilidad e implica haber dado muchos pasos previos. Es importante revisar el disco para que no perdamos nada y es recomendable crear una partición del disco para el sistema operativo y otra para los archivos.

El disco duro es una de los componentes más importantes del ordenador. En él se almacena toda la información y se encuentra sometido a una constante actividad de escritura y lectura. Cuando nuestro ordenador va lento, no funciona bien (porque se cuelga muy a menudo) o da muchos problemas de configuración, o simplemente porque queremos instalar un nuevo sistema operativo la mejor opción es hacerle un formateo al disco. Con esto dejaremos el disco aparentemente como lo compramos (aunque realmente la información seguirá grabada en él si no hemos hecho un formateo de bajo nivel).

Formatear el disco es el último recurso y el más efectivo

Existen muchos programas en el mercado que realizan el formateo del disco duro, pero nuestra recomendación es que utilices la herramienta del sistema operativo que vayas a instalar. Antes de empezar una operación de este tipo, asegúrate de que el disco o dispositivo desde el que vas a instalar funciona correctamente y sigue las recomendaciones que te hacemos a continuación.

Si tienes previsto formatear tu disco duro, antes de hacerlo es imprescindible revisar todas las carpetas y hacer una copia de seguridad de todo aquello que quieras guardar. Este primer paso es evidente, porque al formatear todo se va a perder, pero lo recordamos porque es muy común que nos olvidemos de algunas carpetas que a la postre resultan importantes. Aparte de los documentos, imágenes, vídeos y archivos descargados que tengamos, es recomendable hacer una copia de los marcadores de los navegadores, del correo (si utilizamos un gestor de correo como Thunderbird, Outoolk o similares) y tener a mano todos los controladores (para la siguiente instalación). En cualquier caso, si hacemos un formateo rápido y no de bajo nivel, es posible recuperar gran parte de los contenidos del disco con programas de recuperación de archivos. Si nos vemos obligados a formatear porque no podemos acceder al disco, primero sería conveniente instalarlo en otro ordenador para tratar de extraer la información.

A la hora de volver a formatear el disco es recomendable crear dos particiones. Esto nos permitirá en el futuro no tener que borrar todo el disco para volver a instalar el sistema operativo. Lo recomendable es crear una partición principal para el sistema operativo, de unas 10 GB como mínimo si hablamos de Windows 7, en la que se van a instalar todos los archivos que harán funcionar el ordenador. En una partición secundaria de gran volumen será donde, una vez instalado el sistema operativo, almacenaremos todos los ficheros, las descargas y donde instalaremos los nuevos programas (para dejar la partición pequeña toda para el sistema operativo y su funcionamiento).

Actualmente se están utilizando cada vez más los discos SSD (Solid State Disk) para instalar el sistema operativo. Estos discos tienen menos capacidad que los convencionales, pero son mucho más rápidos y estables, con lo que la velocidad del ordenador se verá aumentada considerablemente.

Foto | Alpha six en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...