Elegir navegador preferido en 2012

Repasamos la situación actual de los navegadores de Internet y concluimos que en la actualidad, elegir entre Firefox, Chrome o Internet Explorer 9 es más una cuestión de gustos que de prestaciones, ya que a grandes rasgos las tres opciones son igual de válidas.

Elegir con qué navegador de internet vamos a surfear por la red es algo muchas veces personal y que no responde a ninguna prioridad técnica o de calidad, como pudiera ser la velocidad, las prestaciones o los complementos que se pueden instalar. De hecho, para quienes utilizan mucho el ordenador o para quienes se dedican profesionalmente resulta prácticamente imprescindible tener instalados al menos dos o tres programas diferentes. Por propia experiencia, los tres grandes navegadores actualmente, Firefox, Internet Explorer y Chrome, se complementan y lo que no te da uno, te lo da el otro.

Google Chrome está en uno de los puestos destacados en cuanto a navegadores

Existen otros navegadores, como el Opera, el Safari (imprescindible en los aparatos de Apple), pero son los tres que hemos mencionado anteriormente los que se reparte el mercado en mayor porcentaje. La posición históricamente dominante de Internet Explorer, fundamentada en su presencia en los sistemas operativos de Microsoft (lo cual les ha valido algunas multas y denuncias por los mecanismos reguladores de la competencia). Sin embargo, cada vez son más los usuarios que se han pasado a Chrome de Google o Firefox de Mozilla. Una razón de este traspaso de usuarios puede estar en las versiones 7 y 8 de Internet Explorer, que no fueron todo lo buenas que se esperaba, y se encontraron con el nacimiento de navegadores mucho más modernos, prácticos y rápidos. Internet Explorer 9 parece haber retomado la senda del éxito y junto con Windows 7 ofrecen una buena experiencia de navegación.

Los tres grandes de los que hablábamos no se diferencian apenas en cuanto a velocidad de renderizado (el tiempo que tarda el navegador en mostrar la página en pantalla), por lo que este concepto no debería ser el único condicionante para nuestra elección. Hay que tener en cuenta que la cantidad de complementos, barras o addons que hayamos instalado en nuestro navegador sí puede afectar a la velocidad, pero eso ya es un tema que depende de nuestra elección. En cuestión de complementos, Firefox se lleva la palma, ya que dispone de un arsenal de utilidades, algunas de ellas muy prácticas, que crece día a día gracias a los desarrolladores que se dedican a ello. Estos complementos permiten, entre otras cosas, descargar los vídeos de las páginas que visitamos, interactuar con Twitter o Facebook, bloquear páginas, depurar el código, etc.

En cuestiones de seguridad, la práctica totalidad de los navegadores en sus versiones más recientes incorporan mecanismos de protección de datos. Esto es muy útil cuando no queremos dejar rastro de nuestra navegación por Internet y sobre todo cuando usamos ordenadores públicos (ordenadores que utiliza más de una persona). Por último, en cuanto a HTML5, el nuevo estándar para páginas web, Chrome y Firefox son los que más alta nota sacan en cuanto a compatibilidad y aprovechamiento de todas sus posibilidades, mientras que Internet Explorer 9 queda muy por debajo.

Foto | icimasa en Flickr

Fuente | Techradar

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...