La industria automotriz se levanta ante la crisis y sostiene a la economía española

Con todos sus problemas, la actividad ligada al sector automotor tiene un papel vital para mantener con vida a una economía aquejada por la crisis.

Industria automotriz

La inestabilidad económica europea ha puesto a los fabricantes de autos en una situación muy compleja: hace muchos años que las ventas no bajaban de esta manera y que se debían entonces reducir los salarios y los costes de fabricación de los productos para no perderlo todo. En estos momentos de crisis, las empresas deben utilizar el ingenio para sobrevivir en España y sostenerse en el tiempo.

No es la primera vez que deben hacerlo, y saben que la industria automotriz es uno de los ejes de la economía española. Por supuesto que las consecuencias de la crisis son profundas y evidentes, ya que la industria ha perdido en total alrededor del 23 por ciento del empleo, aunque si nos enfocamos en las fábricas españolas sólo se ha visto afectado el 8 por ciento.

Precisamente las factorías españolas tienen como propósito que la crisis arroje las menores consecuencias negativas posibles, y que cuando la tormenta pase la fábrica se encuentre en una buena situación, con el dinero para afrontar nuevos desafíos y sin situaciones dramáticas que sobrellevar. Esto lo consiguen principalmente gracias a los contratos de producción, que permiten garantizar la entrada de dinero y la generación de nuevos puestos de trabajo.

De esta manera se van asegurando una determinada cantidad de trabajo para cubrirse ante cualquier eventualidad y para tener mayores certezas en el futuro cercano. Una de las empresas que ha realizado un acuerdo de este tipo fue Renault España, que concretó un plan industrial con una duración de dos años –hasta el 2014- con el que conseguirá más de mil nuevos puestos de trabajo en todas sus fábricas en el país.

Lo mismo ha hecho la planta de Almussafes que pertenece a Ford y también Iveco, que consiguió una inversión de más de 500 millones de euros que le permitirá continuar produciendo en los próximos cuatro años, además de contratar también más de mil nuevos empleados.

Este esquema ha sido la salida que la industria automotriz en España ha encontrado para sobrellevar la crisis y para asegurarse la producción y el trabajo en los años entrantes. Es así que se enmarca en un proceso de reindustrialización, un plan de grandes objetivos gracias al cual se intentarán producir más de tres millones de automóviles en las fábricas españolas. Así harán crecer el empleo del país, el PIB nacional y el buen posicionamiento de la industria en el mercado mundial.

Vía | finanzas.com

Imagen | OsvaldoGago en Wikimedia Commons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...