Los Samsung Galaxy A demuestran el triunfo de la gama baja

El cambio de tendencias por el que pasa el mercado móvil ha llevado a que Samsung encuentre un nuevo sentido a los Galaxy económicos.

Desde hace un tiempo se está viendo que el mercado smartphone está perdiendo puntos de interés entre los usuarios y que cada vez se compran menos móviles de gama alta. Al público no le resulta natural invertir grandes cantidades de dinero en un móvil cuando el mundo está pasando por una situación tan complicada como la que ha generado la pandemia. Además, los terminales cada vez tienen menores novedades y se justifica menos que exista necesidad de cambiar el móvil una vez al año por un modelo superior que resulta muy caro y que no tiene tantas novedades como se podría imaginar.

Por esto, no sorprende que Samsung haya tomado la decisión de apostar por introducir en Estados Unidos la gama de dispositivos Samsung Galaxy A, la cual ofrece buen rendimiento a precio muy reducido. Entre 110 y 500 dólares, podemos tener entre las manos unos smartphones que nos proporcionen un nivel de calidad y eficacia de primera categoría.

Además, con esta maniobra lo que ha hecho Samsung ha sido buscar la manera de ser, de nuevo, los primeros y más destacados en un tipo de dispositivo muy específico: el modelo más económico con soporte 5G. Este se trata del Galaxy A32 5G, el cual se puede conseguir a un coste de 280 dólares. Hablando de una forma propia, no es que se trate del dispositivo más barato con 5G, pero sí uno de los que se encuentran en el mismo grupo, ya que por ese mismo precio también hay otras propuestas.

Esta gama de terminales económicos no desmerece en ninguno de sus modelos y, en realidad, ofrece grandes resultados en todos los dispositivos. Una de las propuestas que se realiza es el Samsung Galaxy A02S, que tiene soporte 4G y se puede conseguir por 110 dólares. Tampoco se queda de lado el más caro de la gama, el Galaxy A52 5G, que con un coste de 500 dólares también alcanza, por supuesto, cobertura 5G.

Dicen los análisis, que la tendencia actual del público es la de comprar este tipo de terminales y no invertir grandes cantidades de dinero en flagships de potencia extrema. Lo que buscan los usuarios son “las innovaciones correctas por el precio correcto”. Es una tendencia que se va a mantener y que está ayudando a que los terminales Galaxy A contabilicen la mayor parte de las ventas de Samsung en los últimos meses, situación que seguirá repitiéndose en el futuro y que incluso ganará en repercusión internacional.

Por supuesto, el problema es que Samsung gana menos dinero con la venta de estos móviles baratos. No hay forma de que hagan la misma caja que con los móviles que tienen un precio de 1000 dólares. Eso al final acabará pasando factura a las cuentas de resultados tal y como ha ocurrido en el caso de LG, que ha llegado a tomar la decisión de cerrar su división dedicada a la telefonía móvil. En su caso, el motivo era que acumulaban más pérdidas que ganancias, en parte porque no hace mucho tiempo decidieron hacer lo mismo que ha hecho Samsung y volcarse en los móviles de un precio más ajustado.

La lógica lleva a ese pensamiento y a imaginar que ocurrirá lo mismo a todas las empresas que intenten alterar la forma en la que hacen negocio. Hoy por hoy, eso sí, a Samsung le están saliendo bien las cosas y las cuentas son positivas, pero nunca se sabe qué es lo que llegará a pasar en un futuro en el cual los hábitos del mercado cambien más y se dejen de vender móviles de gama alta como hasta ahora se están vendiendo.

Quizá, como decíamos en otros casos, antes de que el sector del smartphone caiga hasta sus mínimos, haya alguien que innove con un nuevo terminal tan irresistible que haga que el público vuelva a gastar dinero a espuertas como en los mejores días de la gama alta. Eso sería lo que salvaría a las empresas que se encuentran en la posición de Samsung y que no dejan de esperar que llegue un momento en el que sus arcas y sus cuentas se recuperen hasta un punto más parecido al de hace unos años.

Hoy por hoy no podemos sino alegrarnos por la forma en la que los terminales de la gama Galaxy A están recibiendo apoyo y por la posibilidad de tener buena tecnología a un coste más que sugerente. A quienes ya hemos quedado un poco desencantados con lo que nos hemos encontrado en los terminales smartphone de gama más alta en los últimos años, nos parece verdaderamente positivo ver que este tipo de cambio se está produciendo. Y aunque sabemos que no será bueno para el sector del smartphone, también comprendemos que es la fase que toca pasar y que era necesario que ocurriera para que la forma de comunicarse de los usuarios vuelva a cambiar.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...