Entendiendo la demanda de Nokia a Apple

Martillo de juez

Pocos días después de que Nokia demandase a Apple por violación de patentes, comenzamos a conocer un poco el contexto en el que se desarrolla el conflicto. Como intuíamos, la propia Nokia ha apuntado que, antes de optar por la vía judicial, realizó varias ofertas a Apple para finiquitar el asunto, ofreciendo a la compañía de la manzana pagar por las patentes que supuestamente ha violado con su iPhone.

Podemos asumir, pues, que el conflicto viene de lejos. A nadie se le escapa que los finlandeses podrían haber presentado la demanda antes, y puede resultar algo oportunista hacerlo ahora que Nokia ha cerrado el tercer trimestre de 2009 cayendo del 41% al 35% de cuota de mercado en las ventas de smartphones, mientras que el iPhone de Apple representa ya el 15%. Pero lo verdaderamente interesante del asunto está en ver las cartas de ambas empresas y atisbar cuál podría ser la solución final.

En su demanda, Nokia afirma que Apple ha empleado diez patentes cuya propiedad intelectual le pertenecen. Y son patentes relacionadas con asuntos muy elementales dentro de un telefono de las características del iPhone: conectividad GSM, UMTS y Wi-Fi. Supongamos por un momento que la firma finlandesa lleva razón en esto. La pregunta sería: ¿podría Apple haber desarrollado su teléfono táctil sin emplear dichas patentes?


iPhone 3G

Según Ben Wood, director de investigación de CCS Insight, la respuesta no sería sólo que no, sino que ninguna empresa podría hacerlo. «Es casi inconcebible que alguien pueda producir un teléfono móvil sin usar tecnologías patentadas por Nokia», afirma Wood. Los finlandeses forman parte del grupo de empresas veteranas del sector, junto a otras como Ericsson, Motorola o Qualcomm, las cuales tienen los derechos de propiedad intelectual de muchas tecnologías empleadas hoy en día por cualquier terminal de cualquier marca.

El juego que estos «peces gordos» del sector imponen con sus patentes supone, en palabras de Wood, «una significativa barrera de entrada para los recién llegados al campo de la telefonía móvil», como Apple. Una barrera que, según los analistas, puede suponer que las nuevas empresas destinen el 15% del precio de venta de sus terminales para pagar las licencias que manejan Nokia y compañía en el campo de la telefonía 3G.

Un clima que a Apple parece no gustarle. A este respecto, el analista de la firma Vaxa Inc, Steven Nathasingh, considera que la situación actual tiene bastantes puntos en común con el mayor conflicto legal que ha tenido Apple con su iPhone: la demanda de Cisco por el propio nombre del terminal. «Lo querían y lo necesitaban», razona Nathasingh refiriéndose al nombre iPhone, que ya había sido usado con anterioridad por Cisco, «de la misma forma en que necesitan las tecnologías de Nokia».

iPhone Cisco Apple

Aquel asunto terminò con un acuerdo entre ambas compañías para explotar de forma conjunta el mismo nombre comercial, además de una indemnización de Apple a Cisco, cuya cuantía no se rebeló. Y ojo, Nokia tampoco debuta en casos como éste. El pasado mes de febrero, después de años de disputa judicial, la firma finlandesa logró un acuerdo con Qualcomm para emplear sus procesadores en futuros terminales, adquiriendo una licencia de 15 años previo pago de 1.700 millones de dólares.

En el caso de llegar a una solución similar con Nokia, ¿de cuánto dinero estaríamos hablando? Neil Mawston, de la consultora Strategy Analytics, considera que Apple podría pagar entre 200 y 1.000 millones de dólares a Nokia en concepto de patentes, teniendo en cuenta que los de Cupertino han vendido ya 34 millones de iPhones en todo el mundo. A partir de aquí se abren distintas posibilidades para zanjar el asunto, pero podría haber una carta oculta en la mesa, como apunta el analista de UBS, Maynard Um.

Y es que Apple también sabe un rato de cómo explotar patentes. Y no sólo por los impuestos que impone a la hora de fabricar accesorios para sus productos, sino por algo tan distintivo del iPhone como la tecnología multitáctil de su pantalla. Si el resto de fabricantes de móviles han tardado tanto en acercarse a la excelencia de la pantalla del iPhone es, en parte, porque dicha tecnología está patentada por Apple. Y los de Cupertino nunca han sido muy proclives a compartir este tipo de ventajas competitivas (al menos no sin dinero de por medio).

iPhone multitouch

¿Estará usando Nokia la demanda como medida de presión para obtener un «acuerdo de licencias cruzadas»?  ¿O será que algunos analistas ven intenciones ocultas donde sólo hay un desacuerdo común entre grandes empresas? A día de hoy no podemos contestar con un «sí» rotundo a ninguna de las dos preguntas. Lo único claro es que nadie presenta una demanda de estas características yendo «de farol». Dejemos que el proceso judicial continúe, y en unos meses quizás sepamos algo más al respecto.

Imagen de cabecera: walknboston

Vía: Reuters

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...