El Galaxy S8 podría lanzarse el 14 de abril

Ya sabemos que el Galaxy S8 se perderá el Mobile World Congress, pero ahora se dice que llegará a las tiendas en abril.

Samsung Galaxy S7

El drama del Galaxy Note 7 ya ha quedado olvidado y ahora todo el mundo está pensando en el lanzamiento del Galaxy S8, que por lo que pinta va a ser la gran referencia del mercado en 2017. Pero en las últimas semanas se ha comentado que el dispositivo no estaría a la venta en la fecha en la que se esperaba inicialmente, lo que ha dejado a más de un usuario un poco triste. Claro que, si eso sirve para evitar explosiones… será estupendo.

Lo último que ha dicho Forbes es que el sucesor del Galaxy S7 (que se lanzó en marzo del pasado año 2016 con gran éxito de crítica) llegará el 14 de abril. Es una afirmación bastante consecuente y fundamentada en fuentes anónimas de confianza, por lo que deberíamos darla por válida y casi casi como oficial.

Con esta fecha de lanzamiento lo que ya está confirmado es que el S8 no estará presente en el MWC de Barcelona, quedando un importante hueco en la feria que seguro que se ocupan de rellenar los muchos rivales que van a hacerle la competencia a Samsung en este 2017. Eso significa que ZTE, Huawei e incluso la nueva Nokia, podrán intentar acaparar los focos de las cámaras aprovechando que Samsung está en segundo plano.

¿Por qué tanto retraso en la llegada del próximo Galaxy S? La respuesta obvia es una sola palabra: precaución. El Galaxy S nunca ha tenido los problemas que sufrió el Note 7, pero en Samsung ya se han quedado tan tocados por lo ocurrido que no quieren que algo parecido pueda ocurrir. ¿A quién se le ocurriría que uno de sus móviles iba a ser prohibido en los aviones? Si lo imaginamos es algo bastante duro de lo cual solo se puede recuperar una marca de primera línea, como Samsung, Apple o pocas otras. Por eso Samsung lo que necesita es que algo así no ocurra de nuevo. Y para eso tienen que trabajar, revisar, trabajar y volver a revisar, asegurándose de que todo está en orden.

Además, se tienen que asegurar de que el Galaxy S8 mantiene la progresión y la mejora de potencia a la cual nos tiene acostumbrados el fabricante. Si no lo hacen sí que podrían garantizar que el móvil no da problemas, pero estarían quedándose por detrás de sus rivales. Así que la situación en las oficinas de Samsung es cuanto menos delicada, llevando a que la compañía tenga que asegurarse de que todo sale a pedir de boca.

Vía: Forbes

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...