Si tienes un DeLorean no intentes viajar en el tiempo

El propietario de un DeLorean ha sido detenido en Reino Unido por superar la velocidad permitida.

coche DeLorean en la película

Ahora que ya existen los coches inteligentes que conducen sin que nosotros tengamos que poner la mano en el volante (lo extraño es que aún se incluyan volantes…) empezamos a pensar en lo siguiente. En teoría el próximo paso son los coches voladores. Pero en paralelo nosotros estamos pensando en los coches que puedan viajar en el tiempo. No pensamos mucho en ello, porque somos conscientes de que es absurdo (de momento), pero nuestro fan interior de Regreso al Futuro nos castigaría si no dejásemos cierta ventana a la imaginación cada vez que nos quedamos embobados escuchando la canción «The Power of Love».

El tema al que vamos es que si bien nosotros intentamos no pensar mucho en los viajes en el tiempo y en los DeLorean, parece que hay personas que no coinciden con este punto de vista. Es el caso de Nigel Mills, británico de 55 años que ha sido detenido hace unos días mientras estaba conduciendo su flamante DeLorean.

Él dice que no, que no estaba intentando viajar en el tiempo, pero nos da en la nariz que simplemente le ha dicho a la policía lo que quería oír. Porque está claro que si le decimos al agente «quería viajar en el tiempo porque ayer me perdí mi programa favorito de la tele y nadie lo ripea» nos va a mirar con cara rara y luego llamará a los loqueros.

Así que Mills dice que se le fue la castaña, simplemente. Conducía a 89 mph cuando fue detenido y hay que recordar que en la película el viaje en el tiempo se produce a 88 mph, así que podemos dar como comprobación científica de que este DeLorean no funciona. Nos atreveríamos a decir que no tenía condensador de fluzo (o condensador de flujo para quienes prefieran omitir la errata, aunque eso no mola) y que por eso no funcionó. Cuenta el conductor, un veterano padre de familia, que solo se monta en el coche dos veces al año, para preservar el estado del mismo, dado que se trata de un auténtico objeto de coleccionista.

En esta ocasión simplemente vio que la carretera estaba totalmente libre y aprovechó para aumentar la velocidad un poco más de la cuenta. Cuando apreció que había acelerado demasiado ya le estaban multando. Parece que al final todo quedó en un toque de atención y no hubo cargos hacia el conductor, que suele triunfar mucho entre las personas de su ciudad cada vez que saca el coche a la calle.

Vía: The Telegraph

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...