Nissan Maxima: La séptima generación

Una de las marcas fundamentales de la Nissan se encuentra en un momento particularmente difícil de su historia. El sedan de cuatro puertas Maxima – que nació como una de las variaciones del clásico modelo Datsun 810 – está luchando por mantener su prestigio en el mercado de los autos ejecutivos semi-lujosos frente a marcas hermanas recientemente lanzadas por Nissan. Tiene lo necesario para lograr el éxito en esta difícil competencia.

La industria automotriz japonesa siempre se destacó de la europea y la norteamericana por sus modelos especialmente diseñados para satisfacer las necesidades básicas de sus usuarios al menor costo posible. Con el paso de los años, las principales fábricas de automóviles japoneses han demostrado estar permanentemente a la vanguardia de la industria con productos familiares de fácil acceso, maniobrabilidad y mínimo consumo, además de conservar los más altos estándares con relación a la tecnología, diseño, aerodinamismo y ergonomía. 

Heredero de uno de los modelos más representativos de la época dorada de la línea conocida como Datsun, el Nissan Maxima ofrece en su más reciente versión un auto familiar de prestaciones lujosas, una combinación mágica que fusiona las comodidades del sedan de cuatro puertas con las características formales de cualquier auto deportivo. A pesar de esto su situación es incierta debido a la aparición de nuevos productos de Nissan como el Altima, el Murano y más recientemente, la línea de autos de lujo Infiniti.

Los orígenes del Maxima se ubican a finales de la década de los 70s, con la aparición del Datsun 810, una extensión actualizada del clásico modelo Bluebird, uno de los productos bandera de la Nissan en los años 50s y 60s. El Datsun 810 atravesó diversas modificaciones tanto a nivel externo como interno, para ir adecuándose a las exigencias del cada vez más atractivo mercado automotor norteamericano. 

Compitiendo con populares modelos estadounidenses como el Ford Maverick, el Dodge Mart o el Chevrolet Nova en sus primeros años, el Datsun 810 alcanzó los primeros lugares en ventas y en preferencias como lo demuestran las extensas columnas que alaban sus prestaciones en prestigiosas revistas especializadas de la época como Car & Driver o Road & Tracks. Hasta 1981, el Datsun 810 – cuyo motor de 2.4 litros causó sensación en aquel entonces – estaba disponible en dos variaciones: Deluxe y Maxima. 

Esta última estaba destinada a un público más exigente con acabados estilizados y características afines al espíritu libre y deportivo de los consumidores del país del Tío Sam. En esa ocasión el Datsun 810-Maxima sorprendió a los comentaristas y usuarios con un novedoso truco: un sistema de alarma propio de las películas de ciencias ficción en esos dorados años 80s: si el conductor bajaba de su auto y dejaba sus luces encendidas se activaba una grabación que decía con voz susurrante “Please, turn out the lights”. 

A partir de esta generación los sedanes y station wagons conocidos como Datsun 810 pasaron a llamarse simplemente Maxima, debido al éxito comercial de la marca y con el tiempo se convertiría en uno de los productos más representativos de Nissan hasta la actualidad.

Desde entonces el Nissan Maxima ha atravesado múltiples transformaciones y mejoras siempre dándole prioridad a sus ventas en los EE.UU. Es uno de los autos ejecutivos preferidos por los sectores económicos medio-altos y cada generación ha demostrado la enorme capacidad de los japoneses para actualizar sus diseños y sentar precedentes en cuanto a tendencias y estilos. 

En los 90s, el Nissan Maxima volvió a marcar la pauta con su modelo de motor VQ30DE de 3.o litros. Este V6 de 4 válvulas por cilindro hacía que el sedan alcanzara una aceleración de 0 a 100km/h de hasta 7.4 segundos, una marca excelente para esta clase de autos de uso urbano. 

A finales de la década el Maxima ya había establecido su propia personalidad, dejando atrás su pasado ochenteno y podía ser adquirido hasta en tres versiones: el diseño básico Maxima SE, el deportivo Maxima GXE y el lujoso GLE. Así las cosas, Nissan ingresó al nuevo siglo dispuesta a solidificar el prestigio de su marca Maxima.

En el 2001, el Nissan Maxima celebró su vigésimo aniversario de existencia con el lanzamiento de una edición especial del modelo SE. Esta edición limitada presentaba algunas características exclusivas tanto en el interior como en el exterior. Por ejemplo, la insignia conmemorativa que además venía impresa en los paneles y pisos. 

Asimismo algunos cambios como el material de los frenos y pedales (aluminio) y un ligero aumento de poder en el motor con mayor capacidad de aceleración. Desde el año 2003 un Maxima ligeramente más pequeño viene siendo comercializado en la región del Asia Pacífico y en Australia, sobre la base de la plataforma del Nissan Teana. En algunos mercados es conocido también como Nissan Cefiro. 

Actualmente el Nissan Maxima ya lanzó al mercado su séptima generación y mantiene su privilegiada posición en el mercado ejecutivo aunque sus variaciones de lujo o salón han perdido un poco de espacio debido a otros productos Nissan como el Altima, el Murano o su división Infiniti, que cada vez gana más adeptos en la industria de automóviles de lujo. 

Durante el International Auto Show de este año llevado a cabo en New York, Nissan presentó el modelo programado para el 2009, denominado A36, el cual comparte algunas características en la carrocería con la cuarta generación del Altima y la segunda del Murano. 

Mientras que a nivel de exteriores conserva sus formas originales – con cierto parecido a los lujosos Infiniti G e Infiniti M – y algunas prestaciones de última tecnología como la interfaz de navegación y el sistema de audio con iPod opcional que puede ser controlado desde el volante, el nuevo Nissan Maxima viene equipado con una versión revisada del motor VQ30DE de 6 cilindros, capaz de producir hasta 290 caballos de fuerza. Asimismo, en esta ocasión sólo esta disponible la transmisión automática (controlada por el sistema Xtronic CVT – Continously Variable Transmission). 

Según la experta Nelly Toepke la experiencia de manejo del nuevo Maxima es muy cómoda en cuanto a su calidad de respuesta y maniobrabilidad. Esto se debe al sistema de control electrónico de la suspensión que permite un desplazamiento seguro sobre cualquier tipo de superficie. A pesar de estas innovaciones es un misterio cuál será la direccion que tomará el cada vez más reducido mercado del Maxima y si será capaz de superar sus retos actuales. A juzgar por su historia parece que sí lo hará.

Créditos: todas las imágenes han sido obtenidas de la Web oficial de Nissan Maxima.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...