Estrategia Integral de la Carretera Convencional 2015–2020

Según un informe de PONS Seguridad Vial, es necesario incluir en el próximo Reglamento de Circulación un límite de 90 km/h en las carreteras secundarias, en el marco de una Estrategia Integral de la Carretera Convencional 2015–2020.

Velocidad límite en carreteras convencionales

La consultora PONS Seguridad Vial ha dado a conocer un informe en el que se concluye que para lograr reducir la siniestralidad en las carreteras convencionales, es necesario poner en marcha la Estrategia Integral de la Carretera Convencional 2015–2020. La consultora asegura que se podría reducir el número de víctimas mortales por un accidente de tráfico en un 20%, si se bajara el límite de velocidad de las carreteras convencionales a 90 km/h.

Los resultados de este informe se obtienen a partir del análisis realizado sobre las cifras de siniestralidad vial que se registraron el año pasado. PONS Seguridad Vial explica que mientras en las grandes vías, como autovías o autopistas, se mantiene una línea de reducción del número de fallecidos por accidente de tráfico, en las carreteras convencionales no deja de incrementarse el número de muertes.

La consultora facilita las cifras de los dos últimos años, en el año 2013 de los 1.134 fallecidos, 272 se produjeron en autopistas y autovías y 862 en carreteras convencionales. En el año 2014 la cifra de víctimas en autopistas y autovías se redujo a 237, lo que supone un 13% menos que en el año 2013. En cambio en las carreteras se produjo un incremento del 4% llegando hasta los 894 fallecidos.

Estos resultados obligan a adoptar como punto de partida para reducir la siniestralidad en vías secundarias, incluir en el próximo Reglamento de Circulación de un límite a nivel nacional de 90 km/h para este tipo de vías. Según PONS, además de reducir la mortalidad se obtendrían otras ventajas, en el caso de accidente las consecuencias serían menores, algo lógico teniendo en cuenta que la velocidad es un condicionante de peso en la gravedad. También se lograría tener un mayor control del vehículo en el caso de sufrir algún problema en la carretera.

Para la consultora, el límite de 100 km/h es una anomalía que se produce en España y en la Unión Europea, es una excepción con la que hay que acabar si se desea que nuestro país siga liderando el ranking mundial en seguridad vial. De los países comunitarios, Austria y Alemania tienen un límite de velocidad en carreteras secundarias establecido en 100 km/h. En cambio en la mayoría de los países europeos los límites se sitúan entre los 80 y 90 km/h. Hay que destacar que de los cuatro países con mejor índice de siniestralidad vial, Suecia tiene un límite de 70km/h, Dinamarca y Holanda de 80 km/h y Reino Unidos de 96km/h, lo que prueba que bajar de tres a dos dígitos la velocidad máxima en carreteras secundarias es beneficioso.

En otros países como Italia, Francia, Grecia, Eslovaquia, Bulgaria, Croacia, República Checa, Hungría, Luxemburgo, Rumanía, Polonia y Bélgica han impuesto un límite de 90 km/h. En países como Chipre, Finlandia, Macedonia, Malta, Noruega, Bosnia e Irlanda el límite es de 80 km/h. Quizá se tenga en cuenta ese Plan Integral de la Carretera Convencional 2015–2020 para intentar reducir la siniestralidad. A través de este enlace (Pdf) podréis conocer el informe al completo.

Foto | srgpicker

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...