Cuidado de la batería del coche

Ya sea que tu vehículo cuenta con un tipo de batería sellada o no sellada, existen algunos cuidados que debemos tener presentes para su mantenimiento. La principal diferencia entre ambas es que en una tendremos que agregarle periódicamente agua, mientras que en la otra no hará falta. ¿No sabes de qué estoy hablando? A continuación un post que te sacará todas las dudas.

Generalmente ignoramos su presencia, creyendo que no requiere mantenimiento alguno. Sin embargo, un buen día nos levantamos a la mañana, intentamos encender el coche y, vaya sorpresa, este no quiere arrancar. Esta muerto. Ahí es cuando nos acordamos de que tiene una batería y de que hace mucho tiempo no le damos una revisada. ¡Gran error!

Cuidados en la bateria del coche

Todos los coches tienen una batería, y existen algunas cuestiones de mantenimiento que debemos tener presente, a pesar de que las nuevas tecnologías de hoy en día le permiten a la batería casi autoabastecerse.

Lo primero es asegurarse de que está completa y totalmente sellada. Si no lo está, entonces tendrás que añadir agua de forma regular. ¿Cómo hacemos para identificar si la batería está o no sellada? Sencillo, aquellas que no van selladas tienen pequeñas aberturas con tapones en la parte superior las cuales se pueden abrir. Es allí donde periódicamente debemos incorporarle agua destilada para mantener los niveles de agua, y más aun en los meses de verano ya que el agua tiende a evaporarse rápidamente. Dejar a la batería de nuestro coche sin agua puede dejarla inutilizable. En cambio, si la batería es de la variedad sellada, no tendremos que incorporarle agua.

Ya sea que nuestro coche cuente con un tipo de batería sellada o no sellada, en cualquiera de los casos existen algunos cuidados que debemos realizar para que la misma funcione correctamente.

Limpiar los cables. Lo que debemos hacer es desconectar cada uno de los cables de la batería y posteriormente limpiarlos con un líquido formado por agua y bicarbonato de potasio, con la utilización de un cepillo de alambre especialmente diseñado para este trabajo. También limpiaremos la parte superior de la batería, utilizando una brocha pequeña para los lugares más difíciles de arribar.

Lubricar los conectores. Para lubricar los conectores se pueden usar dos tipos de productos: vaselina industrial o grasa para engrasar las conexiones. Esto es importante para evitar futuras corrosiones.

Revisar las sujeciones. Esto es importante para que la batería no se mueva de su lugar.

Como podrán observar, mantener una batería no es tarea difícil. Tan solo 2 o 3 veces al año debemos realizar este trabajo, y veremos cómo no tendremos problemas con la batería.

Fuente: Marca de coche
Foto: Bateria de coche por Glopezfer en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...