Conducción bajo la lluvia

Una de las situaciones más complicadas en la conducción y que produce más accidentes es la lluvia. Tal es así que, según un estudio realizado por el Real Automóvil Club de España (RACE) y Goodyear, y los datos de la DGT, el 69% de los accidentes de tráfico con consecuencias mortales y bajo condiciones meteorológicas desfavorables se producen en la primera fase de lluvia o llovizna.

Conducción bajo la lluvia

Por este motivo desde la DGT se quiere concienciar a los conductores para que extremen las precauciones en caso de lluvia y sobre todo para que tengan el vehículo en condiciones para poder afrontar estas situaciones climatológicas adversas. Desde la DGT nos ofrecen una serie de consejos de conducción en los que se distinguen 3 elementos esenciales a la hora de conducir en estas situaciones:

Neumáticos

Al ser el elemento con el cual el coche hace contacto con el suelo, resultan de vital importancia sobre todo en estas condiciones donde la adherencia es limitada. Por ello siempre debemos tener en cuenta 3 puntos básicos de nuestros neumáticos:

  • Llevar-los a la presión adecuada y en unas condiciones de desgaste no superiores a lo permitido para que tengan el dibujo suficiente para poder evacuar bien el agua de la carretera.
  • Tener las ruedas con el equilibrado y el paralelo a punto.
  • Extremar la precaución con las primeras gotas ya que se juntan con la suciedad de la carretera (polvo y grasa) y crean una película deslizante que provoca una mínima adherencia

Visibilidad

Cuando llueve a parte de reducirse la visibilidad debido a la falta de luz y a la intensidad que tenga la lluvia, hay que tener en cuenta 3 elementos del vehículo que nos ayudaran a ver mejor y lo que también es muy importante, a ser vistos:

  • Es imprescindible poner la luz de corto alcance para mejorar nuestra visibilidad de la carretera y para que los vehículos que vayan detrás de nosotros nos puedan ver mejor. Siempre hay que mantener un control sobre la funcionalidad de nuestros focos para no vernos perjudicados en estas condiciones.
  • Activar los limpiaparabrisas para quitar el agua que se acumula en el cristal y llevar un mantenimiento periódico de las escobillas para tenerlas en buen estado cuando nos enfrentemos a estas condiciones. Las escobillas, aunque no se utilicen y pensemos que están nuevas, también se desgastan con el tiempo y por los efectos del frio, del calor y del sol.
  • Cuando llueve, suele aparecer en el parabrisas vaho interior que nos dificulta la visibilidad, por ello hemos de utilizar la ventilación del vehículo orientándola hacia el parabrisas para eliminarlo.

Conducción

El tercer punto importante a la hora de conducir nuestro vehículo en condiciones adversas de lluvia es nuestro estilo de conducción, por ello hemos de prestar atención a estos cuatro aspectos que nos ayudarán a realizar una conducción más adecuada a estas condiciones:

  • Utilizar los frenos con suavidad y a intervalos cortos con tal de secar la humedad de las pastillas de freno y de no bloquear la dirección.
  • Con la calzada mojada, la distancia de frenado aumenta y por ello debemos aumentar la distancia de seguridad con el vehículo que nos precede. Además con ello evitaremos que el agua despedida por el vehículo que va delante vaya a parar a nuestro parabrisas y empeore así nuestra visibilidad.
  • En caso de lluvia, y debido a la falta de adherencia que comporta, es aconsejable reducir nuestra velocidad alrededor de un 20%.
  • Por último, en caso de lluvia muy intensa, la posibilidad de que se creen charcos en la carretera o pequeños ríos de agua que atraviesen la calzada es alta, por ello se han de extremar las precauciones para que el vehículo no realice el temido aquaplaning

Fuente: DGT

Foto: Daquella manera

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...