Coche autónomo a 305 kilómetros por hora

Audi sigue trabajando intensamente en la conducción autónoma, ahora ha realizado una prueba en la que dos Audi RS7 han competido en un circuito de carreras, uno pilotado y otro autónomo, este último ganó la prueba.

Audi RS7 autónomo

Audi ha puesto a prueba su tecnología para coches autónomos en una pista de carreras alemana, compitieron dos Audi RS7, uno con conductor y otro sin conductor, el resultado fue que el coche autónomo ganó sacando cinco segundos de ventaja al coche conducido por un piloto.

Audi trata de perfeccionar su tecnología de conducción autónoma, una de las pruebas es forzar al máximo la velocidad y ver la capacidad de reacción y las decisiones que toman los sistemas de los vehículos a la hora de tomar una curva, acelerar, frenar, etc. El Audi RS7 no tripulado alcanzó los 305 kilómetros por hora, toda una prueba de fuego para constatar la efectividad de la tecnología.

Poner un coche autónomo a 305 kilómetros por hora, tener un control perfecto sobre la conducción y ganar a un coche tripulado, es una prueba de que Audi avanza en esta tecnología. El Audi RS7 no tripulado y bautizado con el nombre de Bobby, tenía acceso a poca información sobre la pista, la idea es ver como el ordenador tomaba las decisiones más adecuadas para ganar la carrera.

Como ya sabemos, actualmente la tecnología permite que el coche aparque de forma autónoma, o tome el control en momentos puntuales del tráfico, por ejemplo en atascos o en una caravana, pero con esta prueba de Audi se demuestra que los ordenadores son capaces de llegar límites extremos y complejos como los que se dan en una pista de carreras. Audi quiere demostrar a los reguladores y legisladores que esta tecnología se puede aplicar sin problemas en el mundo real, fuera de una pista de carreras.

Según ha comentado el jefe de desarrollo de Audi, Ulrich Hackenberg, durante la presentación de la tecnología autónoma desarrollada por la marca, si las autoridades aprueban la conducción autónoma, los primeros coches con sistema de conducción automática llegarían a los mercados en pocos años, además se le augura un gran porvenir económico, se calcula que este tipo de vehículos se convertirían en un mercado valorado en 87.000 millones de dólares para el año 2030.

Recordemos que Audi recibió el primer permiso de conducción autónoma en California el mes pasado, las pruebas realizadas en las carreteras estadounidenses son cruciales ya que las condiciones no son las mismas que las de las carreteras europeas, semáforos en el lado opuesto a una intersección, autopistas con ocho carriles, etc. Audi quiere dar pasos de gigante, si se posiciona en esta nueva tecnología, los beneficios económicos serían muy significativos, siempre y cuando los reguladores aprobarán los sistemas.

Para Audi, pruebas como la realizada en el circuito, son clave para lograr alcanzar la meta de una conducción sin accidentes. La carrera tecnológica del desarrollo de la conducción autónoma se recrudece, sin embargo, no basta con probar la efectividad en condiciones como las que se dan en un circuito de carreras, son muchas las pruebas que se han de realizar todavía en situaciones de conducción real. Podéis conocer más detalles de la noticia a través de este artículo publicado en Bloomberg.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...