BMW Serie 5, lo mejor va por dentro

El BMW Serie 5 es a todas luces de los mejores exponente de coches con aspecto ejecutivo y rendimiento fuera de serie, más aún cuando consideramos el hecho de que en esta oportunidad es un modelo de mejor tecnología que nos permite más rendimiento a un menor costo de combustible. La relación que han logrado los ingenieros de BMW es excelente, tanto así que el modelo anterior queda algo desvalido frente a las posibilidades que presenta el nuevo diseño de motor en esta versión moderna de la Serie 5 de los germanos.

Como siempre los alemanes de BMW ofrecen actualizaciones periódicas de sus productos estrellas, es por lo mismo que en esta oportunidad queremos hacer una referencia a lo que ha ocurrido con la conocida serie 5 de los alemanes, los que han sacado hace poco tiempo una actualización de sus coches propios de la serie mencionada con la intención de ir actualizando el material y los contenidos disponibles a usuarios.

Muchas de las alternativas que ofrece la nueva actualización de BMW en la Serie 5 pueden no parecer directamente útiles a los usuarios que utilizan el coche, pues no hablamos que en la práctica el coche adicione nuevos botones para nuevas funciones, sino que se han decidido por ir actualizando la calidad con que funciona el motor y el desempeño que éste tiene cuando se le comienza a exigir, debemos recordar que la serie 5 es un coche de apariencia ejecutiva pero con un desempeño que deja atrás a muchos deportivos.

Conforme lo mencionado hasta ahora en el artículo comenzamos por mostrar que han recibido alguna actualización ligera los focos delanteros, los cromados de la parrilla, tapicería, bolsa interna de las puertas, selector de cambios y el sistema iDrive. Pero lo que realmente importa para la gran mayoría de los usuarios es el hecho de que en esta oportunidad tendrán una mayor potencia por un menor consumo, es decir que si antes nuestro BMW serie 5 nos daba 200 kilómetros por hora a “x” cantidad de litros por cada 100 kilómetros recorridos, ahora nos dará más respecto a las mismas exigencias, y eso debe celebrarse puesto que no se cambia el estándar de calidad del modelo. Las nuevas potencias de los motores van desde los 190 caballos de potencia hasta los 367 caballos de potencia en las versiones a gasolina, mientras que en su versión Diesel comienza con los 163 caballos de potencia hasta los 286 caballos de potencia.


A pesar de que mencionamos de que esta actualización no se trataba precisamente de un cambio sustancial en el coche para los usuarios (al menos uno perceptible), si podrán encontrar un cambio mucho más deportivo que el que se incluía anteriormente y además levas al volante, algo que lo posiciona de inmediato como todo un coche deportivo con apariencia de ejecutivo reservado. Sin embargo una vez más se comienza a improvisar en el apartado técnico cuando vemos por ejemplo que los seis cambios que posee el coche además tienen un convertidor de par, una mejora en el sistema de tracción xDrive que por lo demás comparte información con el control electrónico de estabilidad DSC, todo sea para obtener la estabilidad deseada.

Para quienes conocen el coche ya en su versión anterior, sabrán que posee un sistema de velocidad crucero por radar, pues bien ahora además poseerá un sistema combinado para los frenos, el cual consiste en mantener una distancia constante con el coche que va delante de nosotros, así evitamos accidente y nos vanagloriamos de que el coche tiene un sensor de proximidad, algo sumamente excepcional pero no único en el mercado. Por si lo anterior fuera poco, se puede contar como otro elemento más el de alarma por cambio involuntario de carril, algo muy útil cuando vamos en carretera.

Continuando con la revisión del nuevo BMW Serie 5, hacemos referencia al hecho de que su equipamiento viene de serie en las versiones básicas con llantas de 16”, aunque de todas maneras podrá obtenerse en otras versiones hasta con llantas de 18”, lo cual entrega un punto más a favor de la distinción y de la deportividad del modelo.

Quisiéramos especificar aún más los motores que se encuentran disponibles para el modelo alemán, por lo que a continuación enunciaremos la lista de motorizaciones disponibles:

Modelos a Gasolina:

BMW 523i de motor 2.5 litros y 190 caballos de potencia;

BMW 525i de motor 3.0 litros y 218 caballos de potencia;

BMW 530i de motor 3.0 litros y 272 caballos de potencia;

BMW 540i de motor 4.0 litros, ocho cilindros y 306 caballos de potencia, y

BMW 550i de motor 5.0 litros, ocho cilindros y 367 caballos de potencia.

Modelos Diesel:

BMW 520d de motor 2.0 litros y 163 caballos de potencia;

BMW 525d de motor 3.0 litros y 197 caballos de potencia;

BMW 530d de motor 3.0 litros y 235 caballos de potencia, y

BMW 535d de motor 3.0 litros y 286 caballos de potencia.

Realizado entonces todos los comentarios mecánicos del modelo BMW Serie 5, haremos una referencia a la carrocería que le ha valido de puntos claves a la hora de tener una asombrosa llegada en el público europeo del resto del mundo, Observando la parte frontal del coche observamos como los focos delanteros esta hechos prácticamente a mano, como si un artista fuera el responsable de delinearlos y amoldarlos a una carrocería que poco a poco se fue transformando mas en un coche de atisbos deportivos que en el clásico coche poderoso de los alemanes.

La parrilla corporativa como se mencionaba más arriba tiene algunos cambios con respecto a la clásica conocida por los de BMW, sin embargo no es lo suficientemente innovadora como para no reconocer que es un coche de la marca germana. Impresiona de buena manera la forma en que han logrado dibujar un equilibrio perfecto entre el diseño del capo y el juego de las luces con el paragolpes delantero, es por esto que la sensación que da a primera vista el modelo es la de un serio vehículo que arrolla al viento y las carreteras con un motor que al destapar el coche vemos tiene hasta 5.0 litros de energía para sacar los impresionantes 367 caballos de potencia disponibles al pie del conductor.

Desde una perspectiva traerá será quizás la manera más fácil de reconocer que el coche es conservador, es decir no se entrega decididamente a una carrocería agresiva y decide darle toques deportivos para así de paso aumentar los clientes ejecutivos que siempre anhelan un dejo más de potencia y posibilidades de sacarle partido a su juguete. Los focos traseros son elegantes y grandes, vistosos quizás podría definirlos de mejor manera, algo que muchas veces hoy por hoy se ha cambiado por siluetas alargadas y finas que hacen recordar los ojos de un gato, pero en BMW eso no va.

El interior del coche es perfecto, posee todos los elementos que lo posicionan como un full equipo de excelencia, por ello es que las butacas aseguran posee una confortabilidad impresionante y la palanca de cambios, panel central, volante y medidores de velocidad y revoluciones la elegancia y distinción de la que han hecho alarde desde siempre los alemanes. Sin lugar a dudas el BMW Serie 5 moderno es el coche que por excelencia deben preferir los amantes de la deportividad y la elegancia en un segmento reñido entre Mercedes y Audi.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...