BMW Serie 5, haciendo mejor lo inmejorable

Si tuviéramos que buscarle un personaje análogo que representara toda la esencia de los vehículos de la marca BMW, puede que muchos coincidiéramos en apuntar hacia algún maestro de las artes clásicas… ¿quizás un compositor? Los publicitarios que se han encargado de la campaña del nuevo BMW Serie 5 no lo han dudo ni un segundo. Y es que, ¿quién mejor que Stravinsky, un maestro de la música clásica y del perfeccionismo para transmitirnos el objetivo de la firma alemana con la enésima revisión de uno de sus modelos estrella?



Video de promocion del BMW M5

En el spot que ya corre como espuma por la red y por las televisiones podemos asistir a una auténtica clase magistral sobre la obsesión de un genio por ir más allá. Cuando el resto ya estamos más que orgullosos de sentir las notas que entran por nuestros profanos oídos, el compositor ruso persigue algo más allá, en un claro ejemplo de lo que es ir un paso por delante. Un músico «del porvenir» para un coche también del mañana. El BMW Serie 5 ha sido un símbolo de diseño y tecnología inigualable desde que vio la luz el primer modelo hace ya casi cuarenta años. Tiempo suficiente para verlo evolucionar imparablemente hasta lo que se ha convertido hoy: un ingenio cuasi-futurista, en su interior; que conserva inalterable su elegancia exterior, del corte sobrio que siempre le ha caracterizado.

La suma resultante del binomio Stravinsky y BMW, además de un audiovisual de una belleza impagable, significa perfección en todos los sentidos. La voluntad de innovación constante que está grabada en el sello de BMW queda más que demostrada en el exclusivo sistema de tecnologías BMW Efficient Dynamics y, en concreto, en el BMW 520d. Este es el modelo referente del sector del automóvil en cuanto a elegancia, confort y deportividad. Estas tecnologías, además de garantizar una gran potencia (los nada desdeñables 184 CV), significan también una eficiencia insuperable en este tipo de berlinas. Y es que su consumo resulta increíble, fijándose en tan sólo 4,9 litros cada 100 km.

BMW, como el músico ruso, sigue trabajando en perfeccionar lo que para muchos ya roza lo excelso. «No está claro»… «mucho más»… «no, no está bien»… se queja Igor Stravinsky en medio de sus ensayos de alto nivel. Del mismo modo, en algun centro tecnológico alemán se encuentran concienzudos ingenieros renegando de su obra una y otra vez, hasta lograr hacerlo mejor… si es que algo se puede hacer mejor.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...