10 consejos de seguridad para conducir en invierno

El invierno trae condiciones climatologías desfavorables para la conducción, por ello es interesante tener en cuenta esta serie de consejos de seguridad para reducir el riesgo de sufrir un accidente o al menos minimizar las consecuencias.

Seguridad al volante en invierno

El invierno es una estación del año complicada para la conducción, las condiciones meteorológicas son la principal causa. Bajas temperaturas, lluvia, hielo, viento, granizo, nieve… deben contribuir a que nuestro nivel de alerta durante la conducción sea máximo, aunque hay que decir que debería predominar todo el año, independientemente de la estación.

Hoy quiero proporcionaros 10 consejos de seguridad para conducir en invierno, en un posterior post hablaré de consejos para mantener en buen estado el coche durante esta época del año, pero creo que es más importante centrarse en la seguridad, y más sabiendo que en breve las vacaciones de Navidad provocarán millones de desplazamientos.

A continuación podéis leer los consejos de seguridad para la conducción en esta época del año.

1) Algo fundamental en invierno, y durante el resto del año, es la revisión del coche, debemos salir a la carretera con una puesta a punto básica que comprenda la revisión de todos aquellos elementos que nos permitirán realizar una conducción adecuada.

2) Los neumáticos deben estar en perfecto estado. Salir con neumáticos desgastados o con la presión incorrecta eleva el riesgo de que podamos tener un accidente. Dependiendo del lugar al que vayamos, tenemos que tener en cuenta que una nevada puede truncar nuestro viaje, por ello es indispensable llevar las cadenas o las fundas especiales para poder circular en carreteras nevadas.

3) Los frenos deben estar en perfecto estado, por lo que es recomendable llevar el coche al taller o si se es manitas y lo sabe hacer uno mismo, comprobar si se encuentran 100% operativos. También será interesante dar un vistazo a los niveles del líquido anticongelante, al funcionamiento de las luces del coche y especialmente las luces antiniebla, al funcionamiento del parabrisas, etc. Algunos elementos están asociados de forma indirecta a la seguridad.

4) Comprobar que llevamos en el coche todos aquellos elementos obligatorios como los triángulos de señalización o los chalecos para el coche, como ya sabéis, resultan de gran utilidad en el caso de sufrir una avería en carretera.

5) Ya en carretera debemos tener presente que las condiciones climáticas nos obligan a ser mucho más prudentes, respetar la distancia de seguridad con respecto al coche que circula delante nuestro es muy importante, ya que tendremos más margen de maniobra en el caso de que se produzca algún incidente. El firme puede estar mojado o congelado, lo que provoca que la distancia de frenada sea mucho mayor de lo habitual.

6) Podemos encontrarnos con zonas de fuertes vientos, seguro que más de uno ha visto como un camión se ha volcado por una ráfaga de viento. Para reducir el riesgo de que el coche realice desplazamientos laterales bruscos por la acción del viento, hay que procurar conducir a una velocidad moderada y evitar en la medida de lo posible los adelantamientos a grandes camiones. Cuando se adelanta a un camión nos podemos encontrar con una fuerte ráfaga que desestabilizará la dirección aumentando el riesgo de sufrir un accidente.

7) De repente puede empezar a llover con intensidad, el agua que se concentra sobre el firme puede provocar que el coche haga aquaplaning, es decir, cuando atravesamos una zona de carretera con la superficie cubierta de agua y hace que las ruedas pierdan tracción, y por tanto podemos perder el control del vehículo. El resultado es que el coche se convierte en una especie de trineo que no se puede controlar. En este caso merece la pena tener en cuenta el consejo número 2.

8) En muchas zonas de nuestro país la niebla hace acto de presencia, es necesario poner las luces antiniebla y moderar la velocidad para aumentar el margen de maniobra y seguridad. Siempre pensamos en lo que vemos delante, pero hay que tener en cuenta que también es muy importante que los que circulan detrás de nosotros nos puedan ver, por lo que hay que asegurarse de que las luces antiniebla traseras funcionan correctamente.

9) Tener paciencia es también muy importante, el invierno es una de las épocas que conjuga la mala situación del firme con las retenciones, por lo que salir con tiempo suficiente para llegar puntuales a nuestro destino será lo más recomendable. Ir con prisas porque no llegamos a tiempo para una celebración es un factor de riesgo muy elevado.

10) Este es un consejo que se ha repetido en varias ocasiones, es necesario en todo momento moderar la velocidad. Quizá el día es soleado, pero podemos atravesar una zona de la carretera donde no toca el sol, el riesgo de sufrir un patinazo por una placa de hielo es elevado, a menor velocidad, menores serán las consecuencias.

Aunque aquí veis 10 consejos, la realidad es que se pueden proporcionar muchos más, todo influye a la hora de conducir. Algunos factores que no tienen que ver con la mecánica del coche también incrementan el riesgo de que podamos sufrir un accidente, de ellos hablaré próximamente.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...