La guerra de los clones

Una estrategia común en la industria, y en muchos otros negocios consiste en apuntarse al “yo también”. En los últimos meses, nuestro amigo Manuel Polvillo nos ponía las cosas bastante claras con los 1080p de Xbox 360. Por otro lado, mientras que el “copieteo” de géneros e ideas ha sido la tendencia habitual en grandes lanzamientos desde la noche de los tiempos, actualmente estamos asistiendo a la propagación de la moda en títulos que podríamos denominar casuales. Algo inconcebible hace algunos años.

xpuzz_loop.jpgEn los videojuegos casuales, basarse en una compañía líder para desarrollar un videojuego puede tener como resultado un éxito aún mayor que el de la pionera. No hay mejor ejemplo para ilustrar el fenómeno del que estamos hablando que el de los juegos independientes: hay compañías que invierten poco dinero en el desarrollo de un juego, obtienen un resultado que podría pasar por una réplica del juego en el que se basa y económicamente pueden tener mejores resultados que la compañía que ha sido objeto del “pillaje”.

Un ejemplo de esto es los videojuegos del estilo de “Conecta 3”. Una moda que empezó con Bejeweled, pero que ha sido acompañado de videojuegos como Jewel Quest, 7 Wonders, Atlantis Quest y una larga lista de títulos que suponen ligeras modificaciones sobre el código original. Algunas de ellas han sido auténticos éxitos de ventas y han generado sustanciosos beneficios si lo comparamos con el poco desarrollo que ha supuesto crear estos videojuegos: nuevos gráficos y algún pequeño cambio en la mecánica de juego. Otro ejemplo los supuso la “novedad” de Zuma, un juego que ha alcanzado gran popularidad, liderando una auténtica avalancha de títulos similares. Aunque una buena parte del pastel se la ha llevado Zuma, también es cierto que los múltiples clones que han aparecido en los últimos meses han hecho, en general, buena caja.

zuma_screen.jpgTeniendo en cuenta el bajo coste que le supone a una compañía realizar un clon y que en la mayor parte de las ocasiones el público no es consciente de si está comprando el original o el clon, el negocio es sencillo. Además, la idea se refuerza para algunos pequeños grupos de programación porque la mayoría de las nuevas ideas que se proponen no son aceptadas por un mercado que prefiere repetir fórmulas conocidas. Mientras que la innovación sea una palabra prohibida en la industria del entretenimiento electrónico la tendencia será la de repetir de manera continua fórmulas de éxito. Solamente hay que echar un vistazo a los lanzamientos tan “revolucionarios” que han acompañado a la Playstation 3.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...