Una rueda creará las bicicletas del futuro

La presencia de una batería que carga energía es el elemento más representativo de una rueda que acaba de ser presentada para dar forma a las bicicletas del futuro.

Superpedestrian presenta una rueda revolucionaria

Observamos que en el mundo de los coches se están realizando muchos avances. Los vehículos eléctricos son el futuro, de eso no nos cabe duda. Y es algo que se está plasmando en cada vez más coches, que apuestan por este tipo de tecnología para apoyar al medio ambiente e intentar que el ahorro de los conductores sea mayor en lo vinculado con el consumo.

¿Pero y las bicicletas? Hace mucho que no se habla de novedades en este sector que también se ha decantado por apuestas ecológicas, aunque sin alcanzar ninguna idea que se convierta en un estándar. Y sabiendo que las bicis se utilizan en todo el mundo, incluso en algunos países como medio de transporte fundamental, es raro ver que no se llevan a cabo auténticos avances. Quizá en parte porque en lugares determinados, como China, están satisfechos con lo que tienen y no aspiran a nada más avanzado.

Por suerte, siempre hay alguien interesado en hacer algo más. De la mano de la startup Superpedestrian se ha comenzado a promocionar la rueda Copenhagen, que se coloca en la parte de atrás de la bicicleta para que los usuarios tengan la oportunidad de sacar partido a ideas que proceden originariamente del mundo de los coches eléctricos.

Cuando colocamos esta rueda especial en la bici lo que hacemos es convertir la energía de dos momentos puntuales: el descenso y el frenado en una carga de batería que se utiliza en las subidas o cuando estamos avanzando en superficies rectas a través de las que queramos avanzar con mayor velocidad. Se recomienda, al menos de momento, para bicicletas mountain bike o para las de tipo road bike, si bien es muy probable que se comercialicen otros modelos en el futuro. La primera tirada será de 1000 unidades y se espera que estén disponibles en el primer trimestre del próximo año 2014 a un precio de 699 dólares norteamericanos.

El sistema es muy avanzado, y tal como dicen sus creadores, la sensación de pilotar la bicicleta es totalmente normal, con el usuario pedaleando y el motor actuando de manera automática. La rueda que le ponemos a la bicicleta aprende de lo que está sucediendo a su alrededor y va mejorando la forma en la que administra la energía, sabiendo cuándo el piloto necesita un apoyo extra a la hora de seguir adelante con el pedaleo. Cómo no, siguiendo la tendencia, la rueda tiene una aplicación con la cual podemos administrar mejor todo lo relacionado con este avanzado sistema.

Vía: Superpedestrian

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...