Los wearables desaparecen del CES

La presencia de los wearables en el CES no será algo demasiado apreciable a la vista de su bajada de interés.

Relojes de Apple

Ya os hemos comentado que el CES es el primer gran evento del año para los aficionados a la tecnología. Lo que se presenta en el CES marca el desarrollo de los primeros meses del año. Así que un tipo de dispositivo no tiene mucha presencia en el CES es porque ese tipo de terminal ya no cuenta con mucha popularidad. Y eso es justo lo que va a ocurrir con los wearables. Para bien o para mal, este tipo de producto ha pasado a segundo plano.

De todas formas, lo veíamos venir. Los wearables empezaron con relativa fuerza, pero el sector parecía que no estaba preparado para este tipo de tecnología. Por un lado parecía muy útil, pero por otro había cosas que debería hacer, pero no hacía. Los wearable parecían un quiero y no puedo, una forma de expandir el mercado de los móviles, aunque sin éxito. La situación con este tipo de producto era volátil y al final tenía que terminar explotando.

Apple, Google, Samsung… todos los fabricantes principales del mercado se pusieron las pilas para trabajar en sus propios dispositivos. No obstante, ninguno terminó por conseguir un triunfo masivo. ¿Fue un problema de los terminales o de los fabricantes? Ninguna de las dos cosas: el problema fue de los wearables.

No tenían el gancho que necesitaban para ser un producto masificado como los smartphones y los tablets. Las ventas no eran altas y no había una gran demanda. Todo ello produjo que los fabricantes frenaran y comenzaran a crear menos dispositivos. De manera inevitable esto ha conducido a que la presencia de los wearables en el CES sea inferior a la del pasado y esto es algo que se manifiesta de manera completa en el CES de 2017. Es posible que veamos algo de Garmin, alguna actualización de dispositivos ya conocidos, pero poco más.

Además, a la organización del CES le viene muy bien que este tipo de producto no haya despegado para poder ir concentrando sus exposiciones en un tipo de terminal menos propio del Mobile World Congress. Parece como si las cúpulas organizativas de ambos eventos se hayan puesto de acuerdo para no solaparse en exceso, dado que al fin y al cabo la feria dedicada a los móviles se celebrará dentro de muy poco tiempo. Si los wearables, los pocos que se estén desarrollando, se aplazan al Mobile World Congress, el CES quedará liberado de este tipo de producto y podrá centrarse en otros inventos. En conclusión: no esperemos muchos wearables en el CES.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...