Los cirujanos de Stanford ya utilizan Google Glass

El mundo de la medicina da la bienvenida con los brazos abiertos a la utilización de Google Glass, que puede ser una herramienta muy útil para los estudiantes.

Google Glass azul

No es la primera vez que la tecnología que proporcionan las gafas Google Glass se introducen en un quirófano. Otras noticias a lo largo de los últimos tiempos nos han mostrado los beneficios de que los cirujanos utilicen este recurso creado por Google. Si bien las fas están mal vistas en algunos lugares (hace pocos días fueron prohibidas en determinadas zonas de la Comic-Con, por ejemplo), lo cierto es que aplicadas a situaciones específicas pueden ser muy útiles.

En esta ocasión han sido los cirujanos de la Universidad Médica de Stanford los que han convertido Google Glass en su nuevo aliado para realizar las operaciones más exitosas. Confían en esta herramienta como una forma de beneficiar a los cirujanos especializados en operaciones cardiotorácicas, donde toda ayuda es bienvenida para llegar a salvar a los pacientes con precisión.

Lo que han hecho desde la Universidad es utilizar Google Glass en colaboración con la tecnología que ha proporcionado la empresa CrowdOptic. Esta se especializa en proporcionar a los especialistas la oportunidad de realizar una emisión de streaming en vivo de alta calidad que se puede visualizar desde distintos lugares. En este caso la retransmisión es de lo que está viendo el propio ojo del cirujano, algo que puede dar lugar a un importante apoyo para que los profesores demuestren cómo se trabaja en vivo y en los momentos más delicados.

En principio, el uso que le ven en la Universidad de Stanford es de servir como punto de apoyo en la práctica y el aprendizaje de los alumnos. Si los alumnos, pongamos una clase entera, puede ver una operación en vivo y en directo con una perspectiva absolutamente real, estarán mucho más preparados para cuando tengan esa visión con sus propios ojos realicen un trabajo mucho más eficiente. También puede servir para detectar errores en vivo o realizar aportaciones a las operaciones. En este sentido nos imaginamos cómo se beneficiaría un cirujano especializado que tuviera buena vista de ver a sus compañeros actuando, sobre todo a la hora de supervisar a sus alumnos todavía inexpertos.

Los datos de la emisión se protegen y no hay ningún riesgo de que se produzcan filtraciones o que acceda al stream de vídeo en vivo alguien que no esté autorizado para ello. Los cirujanos lo ven como uno de los avances más prometedores del sector y algo que posiblemente marcará diferencias de aquí en adelante.

Vía: Computer World

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...