Los ancianos prueban Google Glass

Los ancianos han llevado a cabo un proceso de prueba de las gafas Google Glass, que se han convertido en la última tecnología del sector.

No seamos malos, no nos riamos de ello. Empieza a ser una tendencia la grabación de experimentos en vídeo en los que vemos cómo generaciones no acostumbradas a distintos dispositivos interactúan con ellos para que pasemos un buen rato. Hace poco tiempo se vio en la red un vídeo en el que un grupo de niños intentaba interactuar con dispositivos tecnológicos de los años 80. Los resultados eran muy graciosos, para qué vamos a negarlo.

Ahora lo que está triunfando en la red es un vídeo en el cual los ancianos son quienes interactúan con algo a lo cual no están acostumbrados. Dado que los ancianos cada vez están más acostumbrados a smartphones y tablets, lo que han hecho en este caso es realizar una prueba de Google Glass. El vídeo lo ha publicado el equipo de The Fine Bros, que siempre está dispuesto a encontrar una buena manera de captar nuevos espectadores para su canal de YouTube.

Como siempre en estos casos, lo que os recomendamos es dejar de leer y ver el vídeo que tenéis en el encabezado de la noticia. En él un grupo de ancianos os demostrarán que si el día que vuestros padres prueben Google Glass no lo terminan de entender, será con razón.

La confusión principal con la cual se encuentran los ancianos está relacionada con la manera en la cual se deben poner las gafas Google Glass. Uno se las pone como si fueran unos auriculares y otra se las pone al revés. Son confusiones normales, ni mucho menos nos deberíamos reír sobre ello. Pero es una circunstancia real que seguro que le ha ocurrido a numerosas personas, sean más o menos ancianas.

En el proceso de prueba se ha enseñado a los ancianos algunas de las características fundamentales del dispositivo de Google. Por ejemplo, han realizado el proceso de enviar correo electrónico y también han podido probar la forma en la que se graba vídeo. Esto último es uno de los factores que más polémica ha producido en la utilización de Google Glass en público, existiendo ya lugares, como bares, donde está prohibido usar las gafas. Cómo no, los ancianos, algunos, también han visitado páginas pornográficas, porque no hay que olvidar que para bien o para mal el mayor porcentaje de contenido en la red está dirigido a los adultos.

Lo más interesante es descubrir que algunos de los ancianos han quedado prendados con el dispositivo al nivel de estar interesados en comprarlo cuando se ponga a la venta de una manera más extendida.

Vía: YouTube

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...