Las Google Glass han sido prohibidas en un bar de Seattle

Las Google Glass se han encontrado con que un bar de Seattle las ha prohibido debido a la forma en la que se saltan la privacidad de sus clientes.

Problemas para las Google Glass

Las gafas Google Glass están en boca de todos desde tiempo atrás y se encuentran consideradas como uno de los avances más importantes en el sector tecnológico de los últimos años. Si funcionan de forma correcta y tienen éxito entre los usuarios cuando lleguen a las tiendas, estas gafas podrían revolucionar el día a día de las personas de muy distintas maneras.

Pero parece que estas gafas se van a encontrar con obstáculos por parte de personas que impedirán que su presencia sea elevada. De momento y aunque aún no se han puesto a la venta de manera completa y oficial, las gafas ya se han encontrado de tú a tú con el obstáculo de un bar de Seattle donde no se va a permitir su utilización. La noticia ha dado la vuelta a la red y le ha proporcionado al mencionado local un impulso extra de publicidad, lo que nunca está de más. Al mismo tiempo, ha servido para que los temas que enfrentan a las Google Glass y las leyes de privacidad vuelvan a ser muy hablados entre los usuarios.

El bar tiene el nombre de 5 Point y ha dejado claro que en sus instalaciones no se pueden usar las Google Glass, debido a que significaría la violación de la privacidad de sus clientes. El propietario del negocio, Dave Meinert, comenta que sus clientes no quieren ser reconocidos y que tampoco están interesados en ser grabados de forma secreta para aparecer de forma instantánea en internet.

Meinert menciona que su bar es un lugar que normalmente recibe mala fama y que resulta un poco sórdido, pero que no por ello va a permitir la grabación de vídeos que rompan la privacidad de los clientes. Esto es algo que ya se están planteando muchos profesionales y que posiblemente terminará llegando a manos de las autoridades en fechas próximas, dado que Google Glass podría suponer muchos cambios para la sociedad. Al fin y al cabo, no hay que olvidar que se pueden realizar grabaciones de manera anónima y prácticamente sin que nadie se de cuenta. Las posibilidades de la cámara en este aspecto son elevadas y su comodidad es notable en cuanto a compartir las grabaciones a través de internet.

La decisión de Meinert podría ser tomada en cuenta por otros propietarios de bares de los Estados Unidos, y lo más probable es que en cines, teatros y otros lugares similares también sean prohibidas por motivos obvios. La buena noticia para todos ellos es que las Google Glass tienen un precio de 1500 dólares norteamericanos, lo que resulta excesivo para la mayor parte de la población.

Vía: MyNorthWest

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...