La policía de Nueva York despide al perro robot

La policía de Nueva York se ha visto obligada a prescindir de los servicios que les proporcionaba el perro robot de Boston Dynamics.

El perro robot que hace unos meses se había integrado en las filas del Departamento de Policía de Nueva York ha perdido su trabajo. Se ha quedado en el paro. Se llama Digidog, y se ha convertido en los últimos meses en el objeto de las críticas vertidas por distintos cargos políticos contra la ciudad y la forma en la que esta invierte sus recursos económicos.

La llegada del robot se produjo en 2020, momento en el cual la empresa Boston Dynamics quiso ver en acción al perro para ver si podía encajar en las necesidades del cuerpo de policía. Ahí comenzó el periplo de un robot que ha resultado ser más útil de lo que se podría imaginar. Su presencia en el cuerpo le ha permitido, por ejemplo, ser utilizado en situaciones críticas.

En una ocasión le usaron para enviar comida a un grupo de rehenes a los que los delincuentes tenían capturados. En otros casos su trabajo ha sido patrullar, permitiendo que, desde la distancia, los policías puedan ver qué es lo que ocurre en zonas peligrosas de Estados Unidos, como el Bronx. Los cargos políticos que han criticado al perro lo han hecho a sabiendas de que está siendo utilizado solo en determinados lugares donde reside una mayor cantidad de personas de la minoría.

Los agentes argumentan que se usaba en los lugares más peligrosos, donde la presencia de un robot podía significar llegar a descubrir un incidente, pero sin exponer la vida de los agentes. En otros casos, el perro ha servido para otras tareas, desde acciones muy sencillas como hacer la colada, hasta encargos más peligrosos, incluidas situaciones con bombas y artificieros.

Los problemas recientes que ha tenido el perro robot han incluido haber sido utilizado en una situación policial en un domicilio de Manhattan y el haberse desvelado que el precio que se está pagando por el programa de Boston Dynamics alcanza un coste de 94.000 dólares. No obstante, aunque ya se ha cancelado el contrato con la firma de robótica, las autoridades de Nueva York afirman que llevan trabajando con robots desde la década de los 70 y que los presupuestos que se dedican a ello no están concentrados únicamente, ni mucho menos, en el uso del perro robot.

Lo que demandan quienes critican al perro es que ese dinero que se ha invertido en él se gaste en algo más productivo, como apoyo a las escuelas de zonas pobres de Nueva York. De momento, el perro robot tendrá que esperar una próxima oportunidad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...