¿Cómo solucionar la pantalla negra de la muerte de Oculus Quest?

Si te has encontrado con el error de la pantalla negra de la muerte de Oculus Quest, te damos soluciones que lo arreglarán.

Oculus Quest es uno de los dispositivos de realidad virtual más avanzados, pero no por ello significa que no vaya a producir problemas. En especial, uno de los que más aterroriza a los usuarios es el de la pantalla negra de la muerte. Este error, que recuerda a los tiempos en los que ocurría algo similar con Xbox 360, se puede solucionar. No resulta rápido, pero hay una solución que puedes aplicar para intentar dejar atrás este problema y seguir usando tu dispositivo. A continuación, te explicaremos qué es lo que tienes que hacer para poder volver a tener tu Oculus Quest a pleno rendimiento.

Por otro lado, antes de comenzar, ten en cuenta que este error también puede ocurrirte con Oculus Quest 2. Por ello, si tienes la segunda encarnación del dispositivo, te recomendamos que guardes esta guía en tus marcadores por si llegases a necesitarla en algún momento.

¿He sufrido la pantalla negra de la muerte?

Si este error ocurre en tu dispositivo, lo sabrás de inmediato. Lo que ocurre es que, como el nombre coloquial del error indica, se queda la pantalla de color negro. Se puede dar una excepción, y es que la pantalla se quede iluminada, pero también sin mostrar ningún tipo de elemento. Si cuando conectas tu dispositivo Oculus llegas a ver el logo de la empresa ante ti justo antes de que entre la pantalla negra, la situación por la que estarás pasando será absolutamente la misma. Ahora que ya sabes que tienes el error de la pantalla negra, lo que tienes que hacer es poner en práctica las soluciones posibles que se pueden utilizar para solucionarlo.

¿Por qué aparece la pantalla negra en Oculus Quest?

Hay muchos motivos. Algunos son sencillos y fácilmente solucionables, mientras que otros pueden poner a tu dispositivo en una situación un poco más complicada. Por ejemplo, uno de los motivos es que simplemente la batería del terminal esté agotada. También puede ser un error de identificación con tu nombre de usuario y contraseña e incluso una posible explicación es que hayas apagado el terminal justo cuando estaba haciendo una actualización de firmware y se ha quedado colgado.

Soluciones para el error de la pantalla negra

Sigue leyendo y te explicaremos las distintas soluciones posibles cuyo uso dependerá de la causa que esté afectando a tu dispositivo (aunque, como esto es difícil saberlo, será mejor ir probando todas las soluciones).

Solución 1. Carga la batería

Comenzamos con la opción más sencilla y que, al mismo tiempo, es la que nos gustaría que fuera la elegida. Es posible que la batería no se encuentre cargada lo suficiente o que esté totalmente vacía. En ambos casos, lo que necesitas es poner a cargar el headset en un cargador USB que sea compatible. No tengas prisa. Como todos los dispositivos cuando vacían su batería al completo, va a necesitar dejarlo cargando un buen periodo de tiempo.

Intenta asegurarte, eso sí, que el headset se está cargando. Es posible que no estés usando un cargador compatible y que estés perdiendo el tiempo porque no se esté recuperando la batería.

Solución 2. Intenta entrar al menú principal de Oculus

El problema se podría solucionar de una manera de lo más sencilla. Lo que vas a probar, en este caso, es a entrar en el menú principal de Oculus. Para ello, utilizando el mando izquierdo del dispositivo, pulsa en el botón de menú y, al mismo tiempo, el botón de Oculus en el mando contrario. Cuando hagas la pulsación simultánea de estos dos botones, conseguirás entrar en el menú principal del dispositivo. ¿Has conseguido entrar en el menú de Oculus? En ese caso ya has hecho un progreso importante. Ahora lo que te recomendamos hacer es que cargues una aplicación cualquiera de tu biblioteca.

La carga de esa app podrá desbloquear el atasco que se haya producido en tu dispositivo. No es una solución definitiva al 100%, pero conviene que la pruebes.

Solución 3. Revisa el sensor del headset

Quizá no lo sepas, pero entre las dos lentes que tiene tu Oculus Quest, se incluye un sensor de proximidad de pequeño tamaño. Es posible que el problema de tu dispositivo lo esté provocando un error que está sufriendo el sensor. Por ello, vamos a intentar arreglarlo. Tienes que bloquear el sensor con la mano y comprobar si, al mismo tiempo, la pantalla negra desaparece. Si la pantalla se marcha, significa que hay un problema con el estado del dispositivo. Lo que está ocurriendo es que hay una vía, pequeña posiblemente, por la cual se está colando un haz de luz.

Echa un vistazo al estado en el que se encuentra el dispositivo. Uno de los errores habituales se encuentra en que el espaciador o la almohadilla de sujeción, tienen algún pequeño daño o agujero. Compruébalo y plantéate una forma de arreglarlo. Si cuando has tapado el sensor con la mano, la pantalla negra sigue en la imagen, te recomendamos una segunda prueba: limpiar el sensor con un trapo que esté seco.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...