Yakuza 2, la Playstation 2 resiste con la mafia japonesa

La verdad es que ya no esperábamos la llegada de Yakuza 2 casi dos años después de su salida en Japón. Es necesario comprarlo evidentemente, al fin y al cabo la Playstation 2 resite el paso del tiempo con uñas y dientes

La verdad es que ya no esperábamos la llegada de Yakuza 2 casi dos años después de su salida en Japón. Es necesario comprarlo evidentemente, al fin y al cabo la Playstation 2 resite el paso del tiempo con uñas y dientes: Kiryû Kazuma está de regreso sobre nuestras tierras y va a deber hacer frente a su trágico destino. Homenaje de pixeles a toda una franja de polars japoneses de las que Takeshi Kitano y Takashi Miike son los principales estandartes.

Reanudando más o menos la historia donde la primera entrega había puesto el punto y seguido, Yakuza 2 está plagado de de viejos fantasmas del armario que no han resuelto su pasado.

De hecho, a través de un hábil intermedio, sinónimo de escena desarrollándose en un cementerio, los desarrolladores nos ofrecen una vuelta de tuerca a la historia. De paso tenemos un primer tutorial con el que enfrentarnos a los primeros. Y la verdad es que los yakuzas pegan ostias como panes

Lo que más nos ha gustado de Yakuza 2 es el parecido que hay con la anterior entrega. De hecho parece un copia y pega de su hermano mayor, una expansión de lujo que consigue integrar a los personajes de la mitología mafiosa que ya hemos visto pasear por la Playstation 3.

Yakuza 2 se divide en dieciséis capítulos y distintas misiones que se articulan en torno a una historia principal suficientemente trabajada. De nuevo tendremos la posibilidad de ligar con las escort girls (unas de verdad, no esas de la telebasura), de divertirnos en salas de máquinas de Sega, de jugar al golf… Yakuza 2 hace honor al título que lleva, aunque no muestra nada nuevo tampoco.

Al hablar de objetos, la semilibertad ofrecida por el título nos permite pasear libremente por las calles de Tokio y Osaka. En los dos casos, encontraremos una multitud de tiendas, del vendedor de ramens al konbini pasando por un cabaret, un bar, un burger… Además del lado turístico del juego, estas pequeñas visitas en estos establecimientos nos permitirán comprar comida y otros objetos que podremos utilizar posteriormente.

Algunas compras incluso sirven para aumentar nuestra experiencia, aunque para eso nada mejor que una buena pelea callejera. En la mayor parte de los casos, no podremos evitar la confrontación, que se desarrollará en una arena cerrada dónde será posible utilizar objetos.

Muy similar a los de Yakuza, los golpes especiales se realiza cuando tenemos la capacidad de furia llena. Una vez llena, bastará entonces con agarrar a nuestro enemigo (esta acción que puede a veces ser aburrida), acercarlo a un poste, una tabla o una pared y pulsar en el momento oportuno el Triángulo para que Kiryû rompa cabezas a cámara lenta.

Estas técnicas también se aprovecharán para acabar con un jefe, el movimiento es ligeramente diferente para este caso. Estos final moves son bastante parecidos entre sí, la novedad consiste en poder utilizar varias armas (katana, cuchillos, hacha…). Una valla publicitaria, un cono de indicación, un cubo de basura, todo es bueno para partirle las piernas a nuestros enemigos yakuza.

La verdad es que no tengo mucho que decir de Yakuza 2. Hay un montón de cinemáticas interesantes que contribuyen a la intriga del juego. Algunas malas jugadas de la cámara y algunas debilidades en el ritmo de la aventura no nos impiden disfrutar del viaje al país de la mafia japonesa, con un aire que recuerda al mítico Shenmue.

En definitiva, se trata de una buena manera de esperar la llegada del increíble Yakuza 3 para Playstation 3, sobre todo porque el precio es económico. Merece la pena probarlo.

Gráficos: 70/100
Una más que correcta modelización de los tenderetes y el eclecticismo de las tiendas nos permite visitar bares en los que conocer a chicas muy amables, salas de máquinas, restaurantes, cabarettes, etc Además, las calles cambian de fisionomía en función del momento del día, es agradable pasear en estos barrios abarrotados de gente cada tanto tiempo. Lo peor son algunas inestabilidades en las cámaras.

Sonido: 75/100
Los textos en castellano y las voces en japonés como está “mandao”. Se pierde por un lado pero se gana por otra, a pesar de todo, es preferible oír a los yakuzas hablar en japonés que tragarse un patético doblaje USA. Las músicas pasan un poquito discretas, pero están dentro de lo esperable.

Jugabilidad: 70/100
Si se excluye una cinemática un poco larga, una libertad relativa y ángulos de cámara no siempre óptimos, la jugabildiad de Yakuza 2 es un copia/pega de la de su hermano mayor con unos bríos renovados. Un pena que no hayan añadido doscientos gramos de originalidad, tanto en los minijuegos como en las misiones adjuntas. Al menos podemos hacer evolucionar a nuestro personaje con puntos de experiencia.

Duración: 70/100
Dieciséis capítulos constituyen la aventura principal que incluye por otra parte varias misiones extra. Además, nada te impide luchar más para ganar experiencia o ir recogiendo todos los objetos. Por cierto, que lo mejor es optar por el nivel Normal de dificultad desde el principio para encontrar un poquito de desafío.

Valoración General: 75/100
Pocas cosas o ninguna evolución para este Yakuza 2 que reanuda la fórmula del anterior episodio. Sin embargo, y a pesar de los mismos defectos que la primera entrega, resulta difícil descolgar una vez te metes en la aventura. Además, es inútil de hacerse seppuku con respecto a un precio demasiado excesivo, porque el juego cuesta treinta euros. Resulta difícil no repartir ostias en un Japón controlado por el honor, la venganza y la sangre.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...