The Legend of Zelda: Phantom Hourglass

Phantom HourglassEs el momento de que la Nintendo DS rinda homenaje a la mítica leyenda de Hyrule. Ya no es la hora de los remakes porque Nintendo se ha decidido por fin a presentar una aventura totalmente inédita y que justifica su existencia en la consola de doble pantalla a base de la utilización del stylus y las funcionalidades de la máquina.

Aunque se trate probablemente del título que tiene más ha dividido a los fans de la saga, justo después de The Adventure of Link y el audaz Wind Waker, que sirvió de material básico a Phantom Hourglass. La entrega para Nintendo DS se presenta como secuela directa del videojuego de GameCube, siendo preferible haber terminado este último antes de lanzarse a la búsqueda del reloj de arena fantasma. En compañía de Tetra comenzamos la aventura a bordo de un barco pirata, dispuestos a surcar mares que no aparecen en ninguna carta de navegación, aguas atormentadas por un barco fantasma que guarda en su interior un fabuloso tesoro. El amor al riesgo, la sed de riquezas pero sobre todo la desgracia van a demostrar a la tripulación que la leyenda no es una sarta de mentiras, y la sórdida nave se llevará a incluso Tetra como prueba de su paso. El valiente Link no vacilará ni un segundo, lanzándose en la busca de su gran amiga, justo antes de acabar inconsciente sobre la playa. De esta manera da comienzo una aventura épica.

zephds121.jpgHaciendo uso de la fórmula establecida en Wind Waker, Phantom Hourglass utiliza algunos elementos característicos de dicho título. Podemos empezar por el apartado gráfico al más puro estilo dibujo animado en un entorno 3D que la DS controla a la perfección. Como siempre, habrá personas a las que no les guste este tipo de estética, sin embargo, no podrán negarnos la eficacia en la realización de la propuesta. El ambiente de Wind Waker se mantiene en Phantom Hourglass a través de las composiciones más famosas del episodio de Gamecube e incluso aparecen personajes conocidos. ¿Os acordáis de Terry? Link deberá aguantar al capitán Linebeck, vago y codiciosa para utilizar su barco.

En este sentido se han superado algunas lagunas de aburrimiento que surgían en las fases de exploración. Desaparece la necesidad de estar controlando el viento para manejar el barco en la inmensidad del océano. Basta con marcar la ruta en la carta de navegación con el stylus y nuestro barco seguirá la ruta marcada con la posibilidad de parar la máquina en cualquier momento. La pantalla táctil permite un control muy intuitivo, incluso podemos girar la cámara para enviar las balas de cañón con precisión milimétrica. Desgraciadamente, el mapa es una diez veces más pequeño que en Wind Waker. Con el fin de reducir al máximo los trayectos en barco, también es posible utilizar un total de seis puntos de teletransporte.

ZeldaDebemos surcar los mares de manera minuciosa si queremos descubrir los numerosos tesoros que se ocultan en las profundidades oceánicas. El gancho del buque sirve para extraer los baúles hundidos. Habrá que tener mucha habilidad para que no golpeen sobre las minas y perdamos para siempre su contenido. Podemos encontrar incluso partes del barco que nos permitirán cambiar su apariencia en el astillero y así tener un barco único. Aunque parece que las misiones secundarias son limitadas al comienzo de la aventura, basta con avanzar un poco en el mismo para constatar su variedad. Además de la exploración marítima podemos buscar unas gemas con nos darán poderes. Es interesante encontrar todos los mapas del tesoro y pescar de vez en cuando, incluso se han incluido algunos minijuegos que compensan un mundo limitado si lo comparamos con el de otras ocasiones.

Phantom Hourglass De todas formas, resulta complicado lanzarse a tanta actividad antes del final de la aventura si no queremos que esta pierda ritmo. Siete templos nos esperan en Phantom Hourglass, con sus trampas, monstruos y enigmas. La mayoría se cruzan rápidamente y el nivel de dificultad tan simple lo facilita. Realmente, sólo el encuentro contra el jefe final y el templo del rey del mar ofrecen algo de desafío a los aventureros más talluditos. Guardado por fantasmas de caballeros que nos privarán de buena parte de nuestro tiempo, tendremos que avanzar sin alertarles de nuestra presencia. Este último templo deberá ser explorado en repetidas ocasiones, llegando cada vez un poco más lejos. Esto es algo que decepcionará a los fans de la saga.

Pese a haber introducido una cambio radical en su jugabilidad, el uso del stylus es una auténtica maravilla. Aunque poco numerosos y ya vistos en otras entregas, los objetos que hay nuevos en Phantom Hourglass suponen una agradable sorpresa a los que venimos siguiendo los diferentes Zelda’s. Los monstruos finales impresionan con el uso de la doble pantalla. A través de la conexión inalámbrica o de la Wi-Fi podemos reunir el máximo de gemas. Phantom Hourglas es una aventura digna del título que lleva y no hay ninguna razón para hacer ascos a este juegazo, posiblemente el más novedoso y rompedor en mucho tiempo.

Gráficos: 90/100
El estilo gráfico heredado de Wind Waker es soportado por la Nintendo DS a las mil maravillas. El resultado es francamente sorprendente, el resto es una cuestión de gustos personales y sensibilidad estética.

Sonido: 80/100
Tenemos las melodías remezcladas de Wind Waker. La BSO de Phantom Hourglass es un deleite para los aficionados a la música, combinando el carácter heroico con escenas cómicas.

Jugabilidad: 95/100
Ideas ya aplicadas en otras entregas y algunas sorpresas nuevas en la jugabilidad de The Legend of Zelda: Phantom Hourglass. Las anotaciones que podemos hacer con el stylus trazando un plan de exploración hacen del juego una experiencia muy agradable, utilizando las posibilidades de la máquina a la perfección. Las fases de navegación corrigen con destreza las lagunas de Wind Waker para GameCube.

Duración: 80/100
Phantom Houglass puede dar la impresión de ser un poco corto, es porque la aventura carece de tiempos muertos, aún así es necesario rejugarlo si queremos aprovechar todas las misiones secundarias. En gameover.es nos ha parecido demasiado fácil, el único desafio tiene que ver en el templo del reloj de arena y la lucha contra el jefe final. Gracias al modo Dual podemos alargar un poco la vida del cartucho de Nintendo DS.

Valoración General: 90/100
Nos vemos obligados a recompensar el riesgo y la frescura de la aventura con la que se ha atrevido Nintendo. Dentro de unos años, Phantom Hourglass permanecerá como seguramente de los episodios más innovadores y más destacados de la leyenda de Zelda. Combinando una jugabilidad irreprochable y un contenido que rinde homenaje a Wind Waker, este videojuego supone una reconciliación con aquellos a los que no les gustó el Zelda de Gamecube.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...