Preview: Nintendo Classic Mini NES, recuperando nuestra infancia

La consola Nintendo Classic Mini NES llega en 2016 con 30 juegos clásicos cargados en su memoria para disfrute de los amantes del retro.

Nintendo Classic Mini NES

Si estás en nuestro club, el de gente ya un poco crecidita que ha vivido rodeada de dispositivos tecnológicos, seguro que recuerdas la NES. Se trata de la consola de Nintendo de 8 bits, su primera máquina de sobremesa, una máquina de videojuegos que llegó en los 80 y que se apoderó de nuestro tiempo libre de forma irremediable. Hasta entonces nuestro hogar se había alimentado de varias fuentes de diversión, como las consolas de Atari o los ordenadores de cinta, pero la NES fue algo diferente que lo cambió todo.

Comenzamos a tener en nuestra consola algunos de los grandes títulos de las recreativas y nos lo pasamos en grande con un fontanero y su hermano, que siempre estaban rescatando a una princesa. Incluso quienes habían decidido dar toda su confianza a Sega, que tenía la Master System en el mercado, tuvieron que reconocer a regañadientes que Nintendo era una bestia a la que resultaba difícil detener con tanto juego exclusivo de gran calidad. Nuestros padres pagaban miles de pesetas por los cartuchos, que venían en cajas de cartón que siempre tratábamos con amor, pero que no por ello se veían menos dañadas. Por suerte, los cartuchos traían su funda negra interior para protegerlos del polvo y que siempre los pudiéramos tener fuera de la caja. El invento molaba.

El segundo mando fue necesario para algunos juegos en los que compartíamos la diversión con nuestros padres o hermanos, nadie se quería perder el momentazo de empezar su propia partida cuando estábamos jugando por turnos. Y el momento en el cual disputábamos las grandes finales en Soccer, uno de los títulos «baratos» de la consola era superior.

Hoy día hasta los juegos que tenían un menor precio, aquellos que venían presentados en cajitas cuadradas más pequeñas que las normales, valen un dineral. Quienes tengáis por casa juegos de NES guardados acumulando polvo que sepáis que algunos se han revalorizado mucho y que no debéis venderlos en un Cash Converters por cuatro duros. Iros a eBay y les sacaréis más partido. Porque ahora mismo comprar una NES en buen estado con juegos puede resultar un proceso posible solo para unos pocos. Y eso es algo que Nintendo sabe bien, motivo por el cual en este año 2016 llega la Nintendo Classic Mini NES.

Una versión mini de nuestra NES

Por si os lo estáis preguntando, la Nintendo Classic Mini NES es exactamente eso: una versión reducida de la consola que tanta diversión nos dio. Si lo recordáis, la máquina original tenía un tamaño respetable y era un poco aparatosa. En realidad, no es que estuviera muy cargada de chips, circuitos y piezas, pero como los cartuchos eran muy grandes necesitaba un espacio considerable para que pudieran entrar de manera natural. Por eso el primer aspecto que se ha tenido en cuenta para el relanzamiento de la consola ha sido el tamaño. Se ha reducido y el resultado es que ahora la consola nos entra en la palma de la mano, manteniendo el diseño original, incluso con las entradas para los dos mandos. Si lo decimos de otra manera afirmamos simplemente que «es una cucada».

¿Para qué una NES mini? Es una buena pregunta en cierto modo. Nintendo sabe del interés que hay por lo retro, conoce la revalorización de sus productos y quiere sacarles tajada. Por ahora hemos visto cómo muchos de sus juegos antiguos llegaban a la Consola Virtual para que lo disfrutásemos en Nintendo 3DS, Wii U o Wii y han funcionado bien a nivel de ventas. Ahora la compañía los coloca en otro soporte a fin de seguir sacándoles provecho. También simplifica esa tarea de comprar una NES que antes decíamos era absolutamente imposible. Esta consola no tiene puerto para cartucho porque todos los juegos vienen en la memoria, pero es poco probable que necesites la entrada, puesto que incluye 30 clásicos totalmente imprescindibles.

Características modernas

Lo que ha hecho Nintendo ha sido adaptar la experiencia para que podamos disfrutar de la consola cómodamente en la actualidad. Eso implica que esta Nintendo Classic Mini NES incluye cable HDMI para conectarla a las televisiones modernas y que, por otro lado, se incluye adaptador USB de enchufe, al cual nosotros tenemos que poner un transformador AC. Al margen de esto se ha incorporado un mando que emula el original de NES, pero que tiene una ventaja que ya ha provocado que en algunas tiendas se agoten las primeras unidades de reserva: es compatible con Wii y Wii U. Esto significa que si lo conectamos a un Wiimote, podremos disfrutar de los juegos de NES que tengamos descargados en estas dos consolas de una forma muy sencilla.

Por otro lado, la consola incorpora función para que podamos guardar partida con facilidad en cualquier momento, así que ya no es necesario que nos sometamos al uso de las contraseñas o que dejemos la consola encendida durante horas para poder terminar alguno de los juegos del tirón.

Una dosis de Super Mario

Agarraros, porque vienen curvas. La Nintendo Classic Mini NES incluye un total de 30 clásicos, por eso decíamos que es difícil que necesitéis incorporar ningún otro cartucho (hablando de forma general, porque seguro que se ha quedado en el tintero algún título que os interesaba). De la franquicia del fontanero, amo y señor de Nintendo, están las tres entregas principales de la saga: Super Mario Bros., Super Mario Bros. 2 y Super Mario Bros. 3. Esta es una gran noticia, puesto que todas ellas son imprescindibles. El primer título es el que todo el mundo recuerda cuando se hace referencia a una consola de 8 bits. Fue en el cual aprendimos a comer setas para hacernos grandes y en el que adoptamos la costumbre de chafar a nuestros enemigos (aunque ya lo habíamos hecho en la Atari con el primer Mario, pero esa es otra historia).

La secuela, Super Mario Bros. 2, resultó un poco rara. Nos sorprendió porque permitía jugar con cuatro personajes distintos: Mario, Luigi, Peach y Toad. Cada uno tenía su propia habilidad especial y el entorno visual era un poco extraño y muy distinto a lo que debería haber sido para mantener la línea de la entrega anterior. Esta variedad se debió a que Super Mario Bros 2. fue, en Japón, un juego distinto, al que se le cambiaron los gráficos para su salida en Occidente. Eran ese tipo de cosas que se hacían en los 80. Pero hay que reconocer que fue un exitazo y que la diversión con él estaba más que garantizada.

Y Super Mario Bros. 3 se confirmó como el mejor Mario de todos en la época (porque luego llegó Super Mario World y…), un juego que retomaba las bases de Super Mario Bros. y que era simplemente espectacular en todos los sentidos. Podíamos transformarnos, había un montón de mundos y nuevos objetos, los niveles eran muy enrevesados y había zonas del juego absolutamente épicas. Su desarrollo con el mapa y el acceso a bonus también pasó a la historia.

De la saga del fontanero en la consola también se incluye Dr. Mario, un juego de puzles donde vamos combinando cápsulas y que ofrece una jugabilidad muy adictiva. No es el mejor título del género en la consola, pero la aparición del personaje de Mario doctor en él es sin duda importante a nivel histórico. Y no nos olvidemos de Mario Bros., el juego al que antes hacíamos referencia, que también se incluye para que el público recuerde que antes de ser aventurero Mario ya luchaba contra enemigos en las alcantarillas. En este juego comparte aventura con su hermano y tienen que atravesar nivel tras nivel en pantallas cerradas donde van apareciendo enemigos sin descanso a los que deben derrotar.

Dos The Legend of Zelda

Dos títulos que están dentro del recopilatorio son The Legend of Zelda y Zelda II: The Adventure of Link, o dicho de otra forma: las dos primeras entregas de la saga Zelda. Hoy día Zelda despierta pasiones entre todo tipo de jugadores y es un auténtico negociazo para Nintendo. En el pasado también triunfó de forma notable, pero su elevado nivel de dificultad convertía estos juegos en propuestas más complejas y solo para usuarios un poco más preparados. El primer episodio es absolutamente formidable y merece la pena que lo disfrutemos hoy día también tanto como en los 80. Su música, ambientación y el buen ritmo que tiene os harán partícipes de una de las mejores aventuras roleras de la historia de Nintendo.

La secuela cambió la fórmula y digamos que el resultado no fue tan bueno, dado que Zelda II: The Adventure of Link no es precisamente lo que podríamos decir un imprescindible. Aún así, es fundamental para tener en nuestras manos la colección definitiva de NES y de juegos de Nintendo de éxito de la época.

El mono Donkey Kong

Otra saga bien representada en la consola es la del mono de Nintendo: Donkey Kong. Se incluyen sus dos primeros juegos Donkey Kong y Donkey Kong Jr., con los que la diversión está asegurada por medio de la mecánica más arcade que podáis imaginar. Esta es otra saga que debía estar representada, puesto que ambos juegos son muy adictivos. Una gran parte del público se decantará por la versión junior al elegir su preferida, pero hay que reconocer que con ambas ediciones tenemos horas y horas de entretenimiento.

Los globos de Ballon Fight

Balloon Fight es otro de los clásicos incluidos. Fomenta mucho el multijugador y es uno de los primeros juegos que tuvo NES, razón de más para tenerlo presente. Los protagonistas son arriesgados hombres «voladores» que deben combatir uno contra otro para ver quién aguanta más con los globos que le mantienen en el aire. Es muy divertido a dobles, así que seguro que con él le sacáis un buen uso al segundo mando.

Motos en Excitebike

Excitebike representa una de las mejores propuestas de conducción que tiene NES, porque es fácil de controlar y sencillo, aunque intrincado si queremos ser realmente buenos. En él manejamos un moto de motocross para participar en carreras y desafíos de obstáculos en los que habrá que ser muy habilidosos para que no terminemos dando una vuelta y cayendo al suelo. Es un juego que ha perdurado en la mente de muchos jugadores porque también fue de la primera hornada de NES.

Ice Climber, esquimales escalando

La consola también incluye Ice Climber, con el que Nintendo sigue siendo fiel a la primera generación de títulos de 8 bits. En este caso se trata de un juego de plataformas en el cual dos esquimales tienen que ir trepando, ascendiendo gracias al uso de sus martillos que les permiten romper el hielo y enfrentarse con los enemigos que aparecen. Si no escalan la pantalla les come y acaba la partida. Los riesgos también están en los muchos pinchos que hay con los que nos podemos matar, algo que suele ocurrir cuando, por ejemplo, pisamos suelo de hielo, dado que nos resbalamos. A dos jugadores es una gran experiencia.

Kid Icarus, un ángel aventurero

Es curioso, porque el juego original de Kid Icarus vendió bien, pero no tuvo ese tipo de fama que acompañó a otros de los clásicos de Nintendo. La gran mayoría de la audiencia conoce al personaje por su presencia en la saga Smash Bros., así como por el juego que tuvo en Nintendo 3DS, con el cual se estrenó una amplia colección de tarjetas coleccionables. Pero hay que decir que su juego de NES tiene de todo y que se trata de una aventura de plataformas que merece mucho la pena.

Kirby’s Adventure

¿Quién no recuerda a la bola rosa de Nintendo? Seguro que hay quien piensa que Kirby es un personaje moderno, que hace poco que debutó en las consolas. Pero no, este pedazo de héroe lleva desde los tiempos de la primera Game Boy y de la NES. Lo dio todo desde el primer juego, el cual ya ha sido recuperado en tiempos recientes con versiones remake. Con su versión de NES disfrutaréis de un plataformas encantador e ideal en su categoría, con grandes colores y el estupendo manejo de control que ha ofrecido siempre este particular héroe.

Metroid

Como le ocurrió a The Legend of Zelda, en la época Metroid fue un juego sesudo, que requería de una concentración y capacidad especial. Los más pequeños no sentían demasiado interés hacia él, pero quienes ya tenían unos pocos años descubrían en las aventuras de Samus un excelente título de ciencia ficción al que no le faltaba de nada. Este fue el momento en el que todo comenzó como con las demás sagas más importantes de la compañía.

Punch-Out!! Featuring Mr. Dream

Esta es la versión que todos conocemos por lo general de Punch-Out!! y la que sirve para diferenciar que el personaje de Mike Tyson no aparece como rival al final del juego. Es uno de los juegos de boxeo más intrépidos de su género, en el cual luchábamos lanzando golpes y esquivando como auténticos campeones. En un tiempo en el que las películas de Rocky eran ley, el juego logró complacer a miles de jugadores incluso si el boxeo no era su deporte favorito.

StarTropics

Desconocido por el gran público, pero amado por una gran parte de los jugadores que tuvieron la oportunidad de probarlo. Este juego de rol nunca se lanzó en Japón, pero estuvo dirigido por un importante desarrollador nipón: Genyo Takeda. Sigue los pasos de The Legend of Zelda y aunque lo imita en muchos elementos también es capaz de sorprender en otros. Merece la pena que lo juguemos si no lo conocemos.

Bubble Bobble

Con el juego de los dragones (¿o eran dinosuarios?) comenzamos a repasar el catálogo de los juegos de third parties que se incluyen en esta consola de Nintendo. Si os habéis quedado impresionados por los títulos producidos por la propia Nintendo os recomendamos que no perdáis ojo de los que vamos a hablar a continuación, porque la selección podemos decir que es perfecta.

En el caso de Bubble Bobble es el clásico arcade plataformero de Taito, donde tenemos que controlar a dos dragones, Bub y Bob, que van a rescatar a sus novias después de que les hayan transformado en estas criaturas. Su arma son las burbujas que lanzan, con las que pueden envolver a sus enemigos para derrotarles. Si os decimos que causa adicción hasta límites insospechados es poco, dado que cada nuevo nivel al que nos introducimos es más genial que el anterior. A dobles resulta de lo mejorcito del conjunto de 30 juegos.

Castlevania

Konami, la de antes, era una compañía increíble. Muchos hemos llorado por ver lo que ha pasado en los últimos años con la empresa, porque en su catálogo tenían excelentes sagas. La serie de Drácula, Castlevania, siempre fue una de las mejores. Su primer juego de NES, aunque no el mejor de la historia de la franquicia, nos trasladó al épico enfrentamiento de los Belmont con el vampiro de una manera impactante, completa y adictiva. Era un juego de acción y plataformas muy retador, que requería grandes dosis de paciencia para superar determinados tramos del camino. Agradeceréis poder salvar partida en cualquier momento.

Y también se incluye en la consola Castlevania II: Simon’s Quest, que muchos de nosotros consideramos como una de las joyas del universo de los Belmont. No era solo un juego de acción, sino que apostaba más por una mecánica rolera, profunda, que requería explorar, dibujar mapas y pasar por duros aprietos para progresar en la aventura. Con el tiempo algunos de sus ingredientes se mantuvieron en la saga y fueron explotando esta aventura de Simon Belmont que dio mucho de lo que hablar (y cuyo cartucho ahora cuesta un buen dinero).

Double Dragon II: The Revenge

Esta es una de las incorporaciones que ha producido más discusiones. ¿Por qué la secuela cuando se podría haber incluido el primer juego clásico? Es una buena pregunta que esperemos nos responda Nintendo algún día. La realidad es que ambos juegos son perfectos referentes de los beat’m up, pero puestos a buscarle una explicación nos decantamos por imaginar que la secuela es una propuesta mucho más fresca y menos manida. El primer juego ha sido recuperado en tantísimas ocasiones que ya no tiene la misma chispa de antaño y puestos a seleccionar solo los mejores, la venganza de los gemelos dragón nos parece una excelente elección.

Final Fantasy

Inédito en Europa, pero sí disponible en Estados Unidos en su época (y obviamente en Japón), el primer Final Fantasy fue una espectacular producción rolera que asentó la marca que hoy día todavía seguimos recibiendo con los brazos abiertos. Este primer episodio fue épico, dado que con los medios que había en la época consiguió introducirnos en una historia que aún hoy recordamos. Si dudáis de si esta consola os va a dar horas de diversión solo tenéis que pensar en que el primer Final Fantasy está entre los juegos incluidos. Con eso os lo hemos dicho todo.

Galaga

Hay juegos de arcade que no faltaron en consolas de los 8 bits porque eran imprescindibles. NES tuvo muchos de ellos gracias a su buena relación con las desarrolladoras. De Bandai Namco hay clásicos que se incluyen y que os van a dar casi tantas horas de diversión como Final Fantasy. ¿Porque a quién no le apetece matar marcianitos en Galaga? El clásico juego de naves fue junto a Galaxian uno de los más importantes arcades de aquellos tiempos y también lo disfrutamos mucho en nuestra casa.

Ghosts’n Goblins

El niño que recibió por su cumpleaños el juego Ghosts’n Goblins de Capcom fue un niño un poco triste. No porque se tratase de un mal juego, porque era uno de los mejores de aquellos tiempos, sino por su endiablado nivel de dificultad. Los desarrolladores se volvieron absolutamente locos a la hora de crear los niveles de esta adaptación de los arcades en la cual no parábamos de perder vidas. El caballero Sir Arthur se convirtió en uno de nuestros mejores amigos, pero también en un enemigo al que le deseábamos lo peor cada vez que se nos acababan las vidas. Con la función de guardado es la hora de terminarlo.

Gradius

Antes hablábamos de Galaga como exponente de los matamarcianos. Pero mientras el estilo clásico en formato vertical había llegado a sus topes en las consolas, una compañía, Konami, deslumbró con un juego del género que cambiaba al estilo horizontal. Se trataba de Gradius, que también hizo gala de una alta dificultad, pero cuya adicción era a prueba de bombas. Su éxito sería seguido por otros grandes clásicos de la compañía, como Parodius.

Mega Man 2

Nintendo tendría que haber hecho hueco extra si quería introducir todos los juegos de la saga Mega Man en esta consola para fans, así que lo que ha hecho ha sido seleccionar el que está considerado como el mejor de todos: la segunda parte. La primera entrega era mucho menos potente aunque también destilara genialidad y fue Mega Man 2 el juego que puso la saga en rumbo, así como el que más alcance todo a la hora de atraer nuevos jugadores. Se trataba de otra de las bestias de los 8 bits en cuanto a dificultad indiscriminada, pero eso nos encantaba.

Ninja Gaiden

Y por seguir con eso de los juegos difíciles llegamos a Ninja Gaiden. Los tiempos de las aventuras en 2D de Ryu Hayabusa no se han olvidado con facilidad. Los juegos del ninja eran rápidos y muy potentes, pero tenían el problema de que resultaban casi imposibles. Teníamos que invertir horas y horas en memorizar patrones y ajustar nuestras habilidades de salto. El primero fue, eso sí, el más jugado, que en aquellos tiempos le hacía la competencia al Shinobi de Sega.

Pac-Man

No podía faltar el comecocos. El héroe por excelencia del mundo de los videojuegos, con permiso de Mario y compañía, tuvo en NES una muy eficiente adaptación del clásico arcade. Es el juego perfecto con el que matar horas de tiempo comiéndonos bolitas amarillas y tragándonos a los fantasmas que intenten comernos a nosotros.

Super C

Juego que seguro que conocéis más como Super Contra, un título de acción run and gun que tenía el sello de Konami y que forma parte de una de las sagas más legendarias de la compañía japonesa. Era la segunda parte, con un ritmo de acción trepidante en el que no parábamos de disparar y de cambiar entre todo tipo de armamento de gran calibre.

Tecmo Bowl

Y terminamos con un juego que así, de primeras, nos deja un poco fríos, porque es de fútbol americano y no ha sido nunca el deporte más extendido en Europa. Está justificado porque la consola se lanza también en Estados Unidos y allí será muy bien recibido, pero podríamos haber prescindido de él. Eso sí, hay que reconocer que su jugabilidad es muy divertida, así que si os aprendéis las reglas quizá estéis pasándolo en grande y no podáis dejar de competir con vuestros amigos. Nosotros lo habríamos cambiado por Soccer o algún otro juego de fútbol entre los muchos que tuvieron fama en estos tiempos, pero qué le vamos a hacer.

¿Habrá continuidad?

Muchos usuarios ya sueñan con que después de la Nintendo Classic Mini NES llegue una versión mini de Super Nintendo y que también se produzca una de Nintendo 64. No decimos que no sea viable, al menos en el primero de los casos. Habrá que ver si Nintendo obtiene unos buenos beneficios por la idea y si al final le sale rentable o si las impresiones del público y la prensa son malas. Nosotros vemos claramente que va a triunfar, así que en 2017 quizá nos encontremos con la versión mini de la consola de 16 bits, ¡dedos cruzados!

Vía: Nintendo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...