Nintendo ha dominado la Navidad explosivamente en Japón

El mercado japonés se rinde ante el triunfo de Nintendo, que vuelve a dominar las ventas de videojuegos y consolas.

Sony y sus PlayStation han perdido la batalla en el mercado japonés. Desde que decidieran trasladar sus oficinas centrales a Estados Unidos y modificar su estrategia comercial en Japón, el público nipón les ha abandonado. Y eso es algo de lo que se ha visto beneficiada Nintendo, que domina la campaña de Navidad con mano de hierro. No hay nadie que detenga a la empresa de Super Mario, la cual ha conseguido, una semana más, que sus ventas no tengan rival. ¿Qué le espera a Sony con una situación como esta?

Las ventas de hardware de las últimas semanas han sido una masacre. La nueva Nintendo Switch OLED ha vendido 99195 unidades, seguida de la normal con 53752 unidades y la versión Lite con 49990 unidades. A esto hay que sumar que la olvidada New Nintendo 2DS LL ha vendido 423 copias. Una cifra que no sería relevante si no fuera porque tampoco está tan alejada de las ventas acumuladas esta semana por PlayStation 5. La consola de Sony ha vendido 1814 unidades de la versión normal y 105 de la Digital Edition. A eso sumemos 116 unidades vendidas de PlayStation 4 y queda, en total, una absoluta miseria. Son cifras como las que suma Microsoft con sus 454 Xbox Series S y sus 104 Xbox Series X. En el pasado, Sony miraba en Japón a Microsoft con desdén, pero hoy están en el mismo nivel.

Y eso es algo malísimo para el mercado. Japón es la cuna del videojuego y, por ello, siempre había recibido un trato especial. El volumen de ventas que se movía era inferior al europeo o norteamericano por la mera lógica de estar dirigiéndote únicamente a un país. Sony decidió cambiar las normas y reconducir su estrategia a Occidente, dejando su presencia en Japón al mínimo. Eso se vio en el software, desapareciendo esos juegos tan típicos exclusivos del mercado japonés que habían alimentado a los usuarios del país del sol naciente. A Sony ya no le salía tan rentable producir esos juegos, porque, a diferencia de los occidentales, solo estaban dirigidos a un país. ¿Qué volumen de ventas podía obtener de ello en comparación a un juego occidental que se vendiera en el mundo entero?

La teoría decía que la decisión era buena, pero el mundo del videojuego sabía que Sony estaba tomando una mala decisión. Eso se ha materializado ahora en la situación que hemos comentado. Nintendo se ha comido el mercado y ha hecho que su competencia desaparezca. En las tiendas japonesas, salvo en las especializadas en videojuegos, es prácticamente imposible ver algún juego que no sea de Nintendo Switch. Ni siquiera se da opción a que se pueda comprar una consola de Sony. Es como, por poner un ejemplo fácil de entender, si El Corte Inglés decidiera, a partir de ahora, solo vender Nintendo Switch. Eso haría que los usuarios, por ejemplo, tuvieran que irse a Game para hacer la compra de la consola o de los juegos de PlayStation.

Con el índice de ventas semanal de software ocurre exactamente lo mismo. Los 10 juegos más vendidos en Japón de la semana son de Nintendo Switch. La compañía obtiene unas buenas ventas de sus nuevos lanzamientos, como Big Brain Academy o Disney Magical World 2, y mantiene un excelente rendimiento de sus títulos más clásicos, como Mario Kart 8 Deluxe, que ya lleva más de 4 millones de copias vendidas. Otros juegos del top 10 incluyen el último Pokémon, Animal Crossing: New Horizons, Mario Party Superstars, Minecraft, Ring Fit Adventure o Super Smash Bros. Ultimate.

¿Cuál es el problema de Sony? El público japonés no solo le está dando la espalda debido al mal gesto que han tenido, ni tampoco únicamente porque se esté olvidando de cubrir sus gustos. Lo está haciendo, en otro aspecto, porque directamente la empresa se ha olvidado del país en lo referente al abastecimiento. Todavía es imposible encontrar consolas PlayStation 5 a la venta en Japón. Solo se puede obtener entrando en loterías en las tiendas y cruzando los dedos para que te toque la oportunidad de comprarla. Eso, al final, le resta cualquier tipo de interés a la adquisición de la consola, en especial teniendo en cuenta que sí es posible comprar una Switch de forma sencilla.

Pero, en cierto modo, Sony se lo ha ganado. Lo que está haciendo la compañía es redirigir la mayoría del stock de PlayStation 5 a Europa y Estados Unidos, dejando a Japón con pequeñas cantidades. Por lo tanto, es como si la empresa sacrificara a su país de origen porque piensan que, hoy por hoy, son más importantes las ventas que acumulen en Occidente que las que puedan sacar en tierras japonesas. Eso, a largo plazo, va a ser algo que va a darle muchos problemas a Sony, que en esta nueva generación está jugando sus cartas al estilo Microsoft, al menos en Japón. Y eso todos sabemos que nunca les ha dado un buen resultado.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...